viernes, 6 de febrero de 2015

Sarita















Si pudiera recordar cada hora vivida desde que estoy aquí
sería ese monstruo que te mira desde todos los ojos
si pudiera tener amarrados uno tras otro los días y sus noches
fabricaría furtivamente una bomba de fragmentación
a punto de reeditar el big bang
si pudiera resolver la suma exacta de los días
hallar un número físico, real, humano…
pero el otro día estuve veinte minutos intentando recordar
si Sara Montiel estaba viva o muerta
y no fui capaz.

4 comentarios:

t minúsculo dijo...

Me parece recordar que fue con Abel Matutes, éramos un grupo de amigos en casa de Jaime y nos preguntábamos si Abel estaba vivo o muerto … en ese tiempo funcionaba un servicio telefónico de un operador incipiente en el mercado de las comunicaciones y anunciaba “todo tipo de información a golpe de llamada” . El mismo Jaime llamó y le confirmaron lo que para nosotros era una idea vaga, un rumor, generado de un nosequé …

He tenido la tentación de pasarte el enlace de Sálvame, (el de Luxe) e incluso el de la revista “Hola” para despejar tú recuerdo Sara Montiel, pero solo era una tentación …no vaya a ser que esa idea vaga que ronda sin tener el ruido del rumor, te impida escribir poesía …

¿Has probado el anafabeltismo?, el otro día pensaba que aún en dosis temporales puede ser del todo inspirador…

Anónimo dijo...

Francis black : EN Barcelona hay un bar dedicado a Sara Montiel. A mi lo que me sorprende es que la hija de carolina de Mónaco vaya a tener hijos, hace nada tenía diez años.

El primo del chicodelaconsuelo dijo...

Sara montiel
es como jesús Gil y Elvis
que el 5% de la población
seguimos pensando
que están vivos.

Bárbara dijo...

t, ¿has leído El pan a secas, de Mohamed Chukri? es acojonante, un escritor que fue analfabeto hasta los 18 años, que se contaba las historias sin saber aún leer ni escribir, hay pureza en eso, ¿no?

Es muy fuerte lo de la hija de Carolina, Francis, dentro de nada Paquirrín se pone a tener hijos también...

Puede que sí, primeo, al fin y al cabo, nadie sabe en qué consiste exactamente eso de estar muerto