lunes, 26 de enero de 2015

No se me ocurre nada más














De noche, aguanto la respiración, como un pájaro enamorado, para oír silbar otras alas.

3 comentarios:

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

Bárbara está en un estupendo entorno poético.

NáN dijo...

Hermoso poema, certero en nuestra desconexión de lo real. ¡Y sin necesidad de darle al Intro!

(Qué solos somos, pienso al leerlo).

Bárbara dijo...

¿y esa quién es? el entorno sí, el entorno lo es todo, Emilio.

Me encanta lo de qué solos somos, no se puede expresar con mayor exactitud, Nán. En eso los guiris podían equivocarse más a la hora de usar el ser y el estar.