miércoles, 7 de enero de 2015

Día D





















Día 3 sin fumar. Me gusta escribir diarios que nadie sabe dónde empezaron ni dónde acabarán. Diarios de un día, punto. Diarios abiertos en canal. No hace falta mucho más para saber exactamente en qué consiste todo esto, el sentido exacto de la vida. O la falta exacta de sentido. A mi teclado se le ha hundido la d y me hace sevillana. Me escribe sentio e la via, o falta e sentio, se ríe de mí y de mis esgracias, el muy cabrón. He de corregirlo con seriedad, enderezarle la ironía, apretar bien la d para que deje la huella que de ella se espera.
Dia 3 sin fumar. Dia D. Hacen tanta compañía las adicciones. Me gusta además cómo introducen los cigarrillos el tema de la muerte de forma cotidiana, entre las abuelas que salen de la iglesia, entre los padres que salen del trabajo, entre los noctámbulos que salen del sueño, el humo traspasando nuestro más tupido tabú. (Y al poner cigarrillo me estoy acordando de un escritor, no recuerdo cuál -estoy sin nicotina-,  al que le preguntaron cuál creía él que era el problema de nuestra literatura, y respondía sin dudarlo que el cigarrillo, que escribíamos cigarrillo cuando ya nadie dice cigarrillo. Parece una tontería pero ahí se resume nuestro drama: ese desfase entre lo que se escribe y lo que se dice, ese cigarrillo que sin querer se nos vuelve puro al ser escrito).  
Día 3 sin fumar. ¿A qué me voy a dedicar ahora si no es a matarme? ¿Dónde voy a ir sin cigarros o cigarrillos? Al fin y al cabo, era la opción fácil, me digo, seguir la moda, aprovechar la corriente río abajo que nos lleva a todos al mismo mar, me digo, la inercia.
Resistirse, ¿qué es resistirse, cuando sabes que la corriente siempre vencerá?

Absurdo, exacta y precisamente absurdo, como esta via, vida, miera, mierda. 

8 comentarios:

Francis Black dijo...

y almorzar, no conozco a nadie que diga, he quedado para almorzar. Todo el mundo queda para comer. Luego en los libros los personajes almuerzan.

NáN dijo...

Siempre nos abandonan los mejores.

Isabel dijo...

Pues yo me alegro, Bárbara, que dejes de fumar porque es un sacar dinero y meter enfermedad.
Tú vas a escribir siempre bien con o sin cigarillos.
Abrazos.

aryh884 aryh884 dijo...

????,????,??,???,???,??,???
???,???,????,??? ,??,???,?????
???,???,?,???,??,???,???
?,???,???,???,????
??,??,???,?,?,??
??,????,???,??,??,?
???,??,????
?

jota dijo...

Yo lo dejé exactamente el 4 de octubre del 2010. Después de cenar me fumé el último pensando que sería imposible. Los días siguientes me entristecía porque pensaba que me perdía algo de la vida (siempre el tabaco va junto a buenas compañías y buenos ratos) pero no fue así. Enseguida me olvidé de fumar y nunca lo he echado de menos.
Suerte.

Bárbara dijo...

Jejeje, es verdad, FRANCIS. Hablando almorzar es bocata calamares o tortilla de patatas, escribiendo es una frugal comida inglesa.

Me parto, Nán.

Eso me digo, ISABEL, soy una fumadora fatal, siempre culpable. Gracias por los ánimos. Besitos.

Tuviste suerte, JOTA. Siempre repito aquella frase: dejar de fumar es fácil, yo lo he dejado un montón de veces. A ver qué pasa ésta.

Bárbara dijo...

Jejeje, es verdad, FRANCIS. Hablando almorzar es bocata calamares o tortilla de patatas, escribiendo es una frugal comida inglesa.

Me parto, Nán.

Eso me digo, ISABEL, soy una fumadora fatal, siempre culpable. Gracias por los ánimos. Besitos.

Tuviste suerte, JOTA. Siempre repito aquella frase: dejar de fumar es fácil, yo lo he dejado un montón de veces. A ver qué pasa ésta.

Josep Vilaplana dijo...

Como el dejar de vivir, lo peor es la primera semana.