lunes, 12 de enero de 2015

A ratos inmortal


















A ratos soy inmortal, como Bowie cuando dice can you hear…

en ese hear se vuelve inmortal

entre la paz negra del universo y la ingrávida soledad


me gusta beber con gente a ratos inmortal

capaz de trascender la barra, el gin tonic o la absenta

aunque no el traspiés a la salida del baño

aunque no la resaca

los perros a ratos inmortales en ese gesto tristísimo

de tumbarse a mis pies

el brillo de labios inmortal que se sabe mancha

en el cuello de una camisa extraña


soy lo suficientemente estúpida como para creer en esa clase de inmortalidad

para creer que los que fueron inmortales a ratos, cuando vivos

serán mortales a ratos, una vez muertos


mientras, besémonos póstumamente, bebámonos la eternidad

muramos en cada barra.

2 comentarios:

Microalgo dijo...

Pienso ser inmortal hasta que la casque. Eso se lo aseguro.

Por otra parte, como decía Woody Allen, no es que me dé miedo mi muerte, es que no quiero estar aquí cuando ocurra.

Bárbara dijo...

Y olvido contestar los comentarios Don Micro, pero no olvidaría su cara, por borracha que estuviera.