jueves, 4 de diciembre de 2014

Blanco












Mamá, la nieve está cuajando fuera
la casa se ha hecho árbol y el árbol poste
el suelo cielo y el cielo suelo
se zamparon un horizonte
a la luz de las velas.
Se enamoraron, mamá
se fundieron en uno
tornando blanca la mirada.

Dejé las pesadillas fuera, mamá, como dijiste
pero hube de salir a por leña.

Hoy la nieve se ha derretido
y ya todo es río,
la hierba es río, las flores río,
el cielo río
que corre en todos los sentidos
ya puedes salir, mamá
a ver el reflejo florecido
de tu cuerpo sin vida.

4 comentarios:

el chico de la consuelo dijo...

niveo,triste,precioso

Bárbara dijo...

;)

mónica pía dijo...

cuando el duelo se hace parto, porque finalmente algo nuevo ha de nacer...

bellísima manera de expresarlo!

cariños,

Bárbara dijo...

Así, es Mónica. Gracias y cariñitos para ti