lunes, 29 de septiembre de 2014

Lo importante es la melodía





Repertorio 1.


Mi soledad es un animal de compañía de tamaño mediano. Me mira y parece comprender. Mueve el rabo, se tumba a mi lado a comer moscas, rosas, restos de alas. Gruñe a veces. Le huele el aliento a padre podrido a veces.
Es hermosa mi soledad pero no desea que la posean (hay hombres que no te desean, te codician, le he dicho), sólo un plato fiel al final del día, una caricia en el lomo, cuando los lobos.
Pues claro que espera encontrar a otra soledad mi soledad- le jour où moi aussi- y follar como perros en celo en el fin de la noche.
Pero advierte, no toques su comida, no trates de herirla, porque se convertirá en una bestia salvaje, se comerá tu corazón y se alojará en el hueco que dejó, en silencio.

5 comentarios:

Microalgo dijo...

Iba a decir la carajotada de que "la soledad bien entendida empieza por uno mismo", pero voy a dejarlo estar, que todavía es martes (muy pronto en la semana) para andar así de flipao.

Mi soledad y yo anduvimos a las vueltas cinco años, más o menos, y nos hicimos muy buenos amigos. Tanto que cuando sonó la trompeta, en lugar de tirarla por la ventana (habría sido de desagradecidos), me la comí y la llevo dentro.

Sin problemas, además.

Un besote.

Anónimo dijo...

Es esto un anuncio en clasificados?

Bárbara dijo...

Buen provecho, MICRO, seguro que alimenta. Besos a los dos.

Sí, pero con estilo, anónimo sin clasificar.

NáN dijo...

Un perro de tamaño mediano (abstenerse los de menos de 25 kilos) es una excelente compañía. Más todavía si es una parte de ti. A veces da disgustos a los que le rodean, pero también ofrece compensaciones.

Podríamos definirlo como la Contradicción Romántica.

Desgraciadamente, veo por lo de Micro que ya no es martes todavía, lo que quiere decir que ayer me olvidé de que tenía médico.

Bárbara dijo...

NÁN, todo tiene ventajas e inconvenientes, hasta morirse tiene ventajas. Pero ve al médico cuando toque, leche!