miércoles, 24 de julio de 2013

Matate, España














Yo estoy con Rajoy. Duele tanto ser español. Como una banderilla avinagrada sobre la piel de toro. Como la modernidad aplastada por una rueda de carro, como un grandioso complejo de inferioridad hecho performance. Como una herida en el centro mismo de la conciencia, que no cauteriza.

Duele ser tan macho, duele ser hembrita en España.

Yo estoy con Rajoy. Él sabe de nuestro dolor español. Él es un visionario, un revolucionario, un quincuagenario, y quiere acabar con ese dolor, quiere acabar con todo el sufrimiento que cabe dentro de eso llamado España.
Con la decadencia del imperio, con el recuerdo del esplendor, con Fernando VII, con el fracaso de la república, con los ominosos, con los exiliados, con los defraudadores de Hacienda, con los defraudadores de la Seguridad Social, con los caciques, con las aguerridas republicanas, con la defraudadora Hacienda, con la defraudadora Seguridad Social, con el siglo de oro. Con todas las contradicciones de esta, de esa, de aquella España, España, ña, ña, ña.

Otorguémosle poderes absolutos a Rajoy, mi rey, mi sol, que cada palabra que digas sea un absoluto. Con tu lengua de trapo, con tu barba de mesías, con tu mano blanda por fuera, dura por dentro-¿qué es?- conduce a este absurdo país al borde mismo de la lógica y despéñalo sin miedo.
Descalabra la ciencia, descalabra la salud, descalabra la educación, descalabra la igualdad hasta que España sea solo una mancha, un borrón en el mapa del recuerdo.

No nos resistamos. Yo no me resisto ya. Haz de mi España lo que quieras. Matame, amor, como ese hermoso y brutal título de la grandísima Ariana Harwicz.
Viólala, saquéala, véndela a los alemanes, véndela a los árabes, véndela a los americanos, véndela a las mafias del juego, a las mafias de la religión, vende a España, por Dios Santo y por la Virgen. Y con el dinero que saques, constrúyete un lujoso mausoleo, más blanco que el Taj Mahal, donde poder vigilar decúbito supino la posteridad.

Hazlo para que podamos soñar de nuevo con una madre, bondadosa y patria.


5 comentarios:

Francis Black dijo...

Esto de los paises no ha funcionado tampoco, es un concepto raro, son poco funcionales y de origen sospechoso, sangre o semen y encima hay que quererlos.

Bárbara dijo...

Como a los hombres, FRANCIAS, como a los hombres ;)

Bárbara dijo...

Sorry, FRANCIS

PACO SÁNCHEZ dijo...

Fantástico...!!!
Enhorabuena...!!!
te leere en breve....!!!

Carlos de la Parra dijo...

Has arrasado a Rajoy, lo hiciste rebanaditas, picadillo. lo que quieras; pero lo peor es que te obedece a lo que aquí le pides.
El clásico politico que al no ser capaz de resolver,cobra.