lunes, 21 de enero de 2013

Buscando la fórmula















Me he dado cuenta de que mis conversaciones con F. han pasado de ser puramente literarias, o impuramente literarias, a ser puramente sentimentales. Pero con el mismo espíritu analítico, echando mano del mismo aparataje teórico con el que nos enfrentamos a los textos o al hecho de escribir, abordamos los sentimientos, y en concreto el amor en todas sus formas. (Tal vez no ha habido tal traslocación y el amor en todas sus variantes sea el único tema de la literatura y el único tema de la vida y blablabla).

El caso es que yo sigo buscando la fórmula del amor, con mentalidad científica, aplicando el método observación, hipótesis, experimentación y teoría. A veces la experimentación me deja flojita porque uso mis propios sentimientos como ratas de laboratorio (siempre con guantes de silicona) pero creo que la fórmula anda cerca. Me he puesto gafas. Y una bata muy blanca sexy. No desespero.

Ya probé otras fórmulas sin resultado:

Deseo x oportunidad
-------------------------
soledad

Pasión + seguridad
------------------------
libertad

Soledad : deseo
-----------------------
afecto

No sé si debería incluir la palabra correspondencia.
El otro día pensaba si el amor no sería una cadena Mercedes quiere a Alfonso, Alfonso quiere a Eva, Eva quiere a Andrés, Andrés quiere a Clara, Clara quiere a Pierre, Pierre quiere a Mary, Mary quiere a Mohamed, Mohamed quiere a Alfonso- y así hasta dar la vuelta al mundo tres veces, no una ni dos sino tres- una cadena que necesita de esa falta de límite para extenderse, para propagarse cual polen al viento.
Si darse la vuelta y amar a quien te ama sea romper esa cadena, agotar el amor entre dos cuerpos, acabar con la propagación, convertirnos en el último eslabón.
Si ser continuidad o fin. Si principio o fin.

Decía Juarroz que el amor es simplemente eso:
la forma del comienzo
tercamente escondida
detrás de los finales.

Yo sigo investigando.

11 comentarios:

Gemma dijo...

En menudos jardines te metes, Bárbara.

Mucha suerte (otro ingrediente imprescindible, creo) con tu búsqueda. Besos

Araceli Esteves dijo...

Querida, qué búsqueda la tuya. No dejes de informarnos de todos los avances.

Hammett dijo...

Como le decía un mono viejo a Taylor en cierta película: "No vayas más allá, Taylor, quizás no te guste lo que encuentres"
A pesar de la cita cinéfila, creo que la búsqueda merece la pena, quizás sea lo único que merece la pena de todo ese lío extraño que es el Amor.

Francis Black dijo...

Hay una peli bastante buena :Atrapada entre dos hombres, es del hijo de Cassavetes pero el guion es del padre.

http://www.filmaffinity.com/es/reviews/1/692696.html

Juan Carlos Garrido dijo...

Siguiendo con el símil matemático, el amor es casi siempre unívoco y casi nunca biyectivo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Vicent dijo:

Dicen que el amor no se busca, se encuentra. Lo que ocurres es que a veces se busca y no se encuentra y otras no se busca y tampoco se encuentra.

Es simplemente casualidad, como los accidentes de tráfico. Esa simple pregunta que todos nos hacemos: ¿Y si hubiera salido de casa solo 5 minutos antes? o 5 minutos después? Da igual, la misma pregunta se hace el otro implicado.

NáN dijo...

¡Caray! Para empezar, qué bueno releer la historia de los primeros ardores de Bruno (con la facilidad de sustitución del objeto del deseo) y la de la belleza por eliminación.

La facilidad de Bruno me lleva a pensar que la fórmula es de imposible desarrollo, porque la planteamos falsamente al referirnos al Sujeto y el Objeto. Solo existe el sujeto deseante y lo demás es circunstancial.

Me gustaría ser capaz, con un pie ya en el estribo de pagar 11 euros por la tarjeta mensual de transporte público, de poder cantar como B Dylan:

I've forgotten more than you'll ever known (about love).

Pero mentiría como un perro. Y como perro, lo que me gusta es morder.

Así que, arrastrándome por el suelo (¡pero ¿es que nadie limpia nunca el suelo de este puñetero mundo, carajo?!, confieso que durante toda la vida mi lema amatorio han sido estos versos de M. Hernández:

Mas eludiendo con ello el mal presagio
de que ni en ti siquiera habré seguro
voy, entre pena y pena, sonriendo.

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
ecos
de
la
tarde
callada
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


COMPARTIENDO ILUSION
BARBARA

CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...




ESPERO SEAN DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE
MASTER AND COMMANDER, LEYENDAS DE PASIÓN, BAILANDO CON LOBOS,
THE ARTIST, TITANIC SIÉNTEME DE CRIADAS Y SEÑORAS,
ENEMIGOS PUBLICOS HÁLITO DESAYUNO CON DIAMANTES TIFÓN
PULP FICTION, ESTALLIDO MAMMA MIA, JEAN EYRE, TOQUE DE CANELA Y
STAR WARS...y más.

José
Ramón..

Josep Vilaplana dijo...

Tal vez el amor, como la nieve de ahora mismo, sea una respuesta a la que no le sientan bien las preguntas.

Cuando salimos un ratito para amar y esas cosas, más nos valdría salir con lo justo, sin más esperanzas que lo puesto, dejando diccionario y tal vez en el cajoncito de abajo del neceser.

Un beso desde el recuerdo de mi añorado Camping Desolación.



Bárbara dijo...


La suerte está infravalorada en este mundo, GEMMA, incluiremos la variable aunque desconozcamos su valor. besos.

Te mantendré puntualmente informada de los avances, ARACELI, y si no hay avances, disfrutaremos de la experimentación ;)

Yo siempre prefiero ir más allá, si sé que hay un más allá, no puedo evitarlo HAMMETT. Creo que merece la pena, llamémoslo como lo llamemos.

Me encanta esa peli, FRANCIS, es buenísima, y define perfectamente las dos pulsiones contradictorias del amor. La vi hace muchos años y me impactó, he de recuperarla.

Bueno, JUAN CARLOS, en trío tal vez sí consiga ser biyectivo... saludos, científico.

Bárbara dijo...

Sobre todo Picasso, VICENT, que decía que él no buscaba, que encontraba, y vaya si encontró...

El amor más hermoso es el que no tiene r al final, perro NÁN, estamos de acuerdo en eso. Y con Miguel Hernández, ¿cómo no estar de acuerdo si es de la terreta? Sigue mordiendo y sonriendo. Guau.

Gracias por la visita, JOSÉ RAMÓN. Saludos.

A ninguna respuesta le sientan bien las preguntas, a nadie le gusta que le recuerden sus humildes orígenes, JOSEP. Y ya no tendrás que volver al camping desolación, aunque se puede ir de visita, a pasar el día, sib lo extrañas. Un beso expectante.