jueves, 26 de enero de 2012

Menos por menos es Camps


Hace tiempo que sabemos que la justicia es un estado pasajero del alma, un instante de comunión con esa idea de mundo que nos rodea, una percepción sensorial más que una realidad objetiva, externa e inamovible. Sobre todo aquí, en Valencia city, esa provincia hermanada con Sicilia, Las Vegas, el salvaje oeste y todas las repúblicas bananeras del mundo mundial. Che.

A veces olvidamos y esperamos justicia, así con el corazón, como si el estamento judicial no fuera ya de por sí un estamento carca, amén de politizado, masculinizado y viejuno. Sin comprender que la operación de buscar justicia en la justicia, además de ingenuamente redundante, a menudo arroja un resultado claramente injusto y a priori contradictorio, como esa regla matemática por la que menos por menos da más (cómo me costó entender eso, ¿cómo, pero cómo podía ser que al multiplicar dos números negativos saliera uno positivo? ¿De dónde no culpable, de qué??????)

El problema es endémico, qué se puede esperar de un país caciquista que nunca renovó sus estructuras, de esa modélica transición de chicha y nabo (nabo que nos metieron por detrás y que aún nos escuece).
Esto: políticos que roban como una costumbre, por no parecer estúpidos, que endeudan a los ciudadanos con tal de cobrar sus comisiones, por costumbre, ciudadanos que estafan al estado por costumbre, por no parecer estúpidos, que tratan de evadir impuestos, de cobrar el paro mientras trabajan en negro, por costumbre.

Desconfiar es el verbo que más se conjuga aquí. Yo desconfío, tú desconfías, él desconfía. ¿Para qué voy a pagar mis impuestos si el cabrón que los gestiona va a costruirse un chalet en la costa con ellos, para qué voy a gestionar con honradez los impuestos si cualquier ciudadano que estuviera en mi lugar no lo haría, si el próximo que venga no lo hará? Estructuras podriditas por la falta de ventilación prolongada en el tiempo.
Nadie quiere parecer estúpido, eso ya se lo dejamos a España así en conjunto, en una nueva multiplicación que se vuelve contradictoria y positiva (es decir claramente estúpida).
Ay, hay días en que añoro tanto la guillotina…

13 comentarios:

Ancalpe dijo...

La verdad es que se le quitan a uno las ganas de todo. Se siente uno estafado, y lo que es peor, sin tener a donde recurrir ni a quien.

El principal partido de la oposición calla, porque también tiene su propia basura debajo de la alfombra, los demás porque no son muy diferentes de los que ahora han sido exculpados, tan sólo la izquierda minoritaria, ha sido capaz de decir cuatro palabras, pero sabiendo su peso político, resultan insuficientes.

Tengo claro que en este país sale más barato robar 100 milloes de € que una manzana en el súper porque tienes hambre.

País de miserias...

Un post magnífico con el que me identifico hasta la médula.

Un saludo.

Raúl dijo...

"De uno en uno o de tres en tres, tenerlos todos, qué fácil es". (Paco Camps I el Inocente, a la salida de Forever Young).

Francisco Franco dijo...

Si los valencianos fueran negros, votarían al Ku Klux Klan

Araceli Esteves dijo...

La cara de Camps cuando escucha la sentencia absolutoria es como una patada en la boca del estómago. Hoy es un día negro, negro. Otro!

M. dijo...

Yo hace tiempo que tengo una lista manuscrita con tinta negra y letra caligráfica en la que vengo apuntando imaginariamente a todos esos hijosdeputa que nos han llevado a este páramo. Te aseguro que la lista es larga, pero yo sigo afilando la guillotina.

Isabel dijo...

Es una verguenza, indignada es la prenda que me cuesta quitarme cada día para descansar de tanta basura.

Josep Vilaplana dijo...

Creo recordar que la guillotina era como una Guillette pero de pelo grueso con la que cortaban cabezas. No es probable, mi querida obsesión, que dicha técnica pudiera utilizarse con eficacia en tu tierra, en la mía o en cualquiera de las tierras que nos rodean y confunden, debido a la extraña mutación que ha provocado la desaparición de estas (a las cabezas me refiero). Y si no, prueba con el Bigotes y ya me dirás qué le cortas. Más cruel y aleccionador sería hacerles leer un libro para que sufran.

Un beso revolucionario; o mejor una enorme y dulce revolución besada.

Olga Bernad dijo...

Por todo paso menos por esa sonrisa.

NáN dijo...

"La Historia de España es la peor de las Historias, porque siempre acaba mal".
Jaime Gil de Biedma.

Con todo, los de nuestra generación, en la que tú te incluyes por la parte de abajo, la más joven, ha podido conocer los mejores tiempos: cuando se impulsaba y se mantenía los derechos básicos para todos.

Entretanto, mientras creíamos que eso, incluyendo la distribución del poder en la Justicia, era un don caído del cielo, las ratas fueron socavando todo. Y nos hemos ido a la merde, o casi.

También hemos soportado, a nuestro lado, el Elogio de la Corrupción, sin decir "salga del bar ahora mismo que le voy s romper la cara por estar robándome a mí”.

Hemos callado tanto y tanto, y los que no callábamos éramos despreciados como idiotas con alma negra que no quieren que la fiesta siga, que hoy hemos querido lanzar un grito y las cuerdas vocales estaban detenidas por desuso.

La Guillotina es pesada, pero tiene un no sé qué de elegancia moral.

Anónimo dijo...

La semana pasada hubo dos manifestaciones en Alicante por el tema de los recortes en educación, sanidad y el resto que nos ha colocado Fabra por el morro. Creo que en Valencia capital tambien hubo alguna. El caso es que al día siguiente no salió noticia ni reseña alguna de las protestas ni en TVE ni en Canal 9, aqui fueron mas de 40.000 mil personas la primera vez y cerca de 50.000 la segunda.

Quieres más injusticia que el ignorar la opinión pública y su derecho a darla?

Vicent

Bárbara dijo...

Ay, sí, ANCALPE, qué país de pandereta. Cuánta razón tiene Nán recordando las palabras de Gil de Biedma, esta historia nuestra siempre acaba mal.

Jajaja, RAÚL, realmente creo que el humor es pura superiviencia.

Muy bueno, Franco. Y totalmente verídico.

Sí, ARACELI, hace tiempo que tiene una cara rara, entre usuario de cirujano plástico y endrogao perdido.

Cuando quieras, M. quedamos para hacer rodar cabezas...

Sí, ISABEL, lo difícil hoy es poder concentrar la indignación en una sola cosa...

JOSEP, yo les haría leer los episodios nacionales de Galdós, que tiempo en la cárcel tienen. Y con Chés como tú, es fácil hacerse revolucionaria. Muac.

jeje, OLGA, ¿qué hacemos, le recurrimos la sonrisa?

Tú llevas tiempo de flautista, NÁN, tratando de despistar a esas ratas que mordisquean los cimientos. Siendo positivos, parece que las cosas se mueven por fin en otra dirección.

Bárbara dijo...

¿en TVE tampoco, VICENT? A mí sí me parece haber visto la noticia (y es el único telediario que veo).

Anónimo dijo...

En el de TVE de mediodía y en el de Canal 9 de por la noche yo no escuche nada y estuve atento porque para una manifestación a la que voy pues tenía interés en ver como lo enfocaban dado el mogollón de gente que estuvimos allí.

Vicent.