viernes, 18 de noviembre de 2011

???


¿Estamos locos o qué? Leo que Francisca Aguirre es premio nacional de poesía. Y a priori me alegro, una señora de 70 años, me gusta pensar que la inteligencia se condensa con la edad, y todos esos desechos que se van acumulando en nuestras afueras no son sino las cáscaras de un bello fruto que crece dentro (cursi, ¿eh? si es que cuando quiero...). Y es que me encantan las ancianas como Szymborska, como la recientemente fallecida Agota Kristoff, duras por fuera, tiernas por dentro.

Pero luego voy y leo esos tres poemas, que acompañan la noticia y que encima deben de ser considerados como buenos de entre los buenos y me digo: pero ¿nos estamos volviendo locos o qué? ¿esto es poesía? ¿esto, premio nacional?

Sentimientos bonitos pero absolutamente banales, tan diminutos como prescindibles. Sentimientos cuya espuma no ha llegado a subir hasta el intelecto para cuajar en un producto poético capaz de salpicar otras mentes, y descender hasta otros sentimientos. No encuentro nada de poesía ahí por más que se cercenen los renglones. Y no me puedo creer que interesen a nadie, más allá de su familia, esas experiencias tan chiquitas, que no han sido maduradas por el arte del pensamiento, que no son capaces de elevarse ni un milímetro del papel porque carecen de música.
No me interesa tu vida si no la cuentas como si te fuera mi vida en ello.

¿Por qué no me dan a mí un premio nacional por querer a mi hijo? Yo a mi hijo lo quiero como para premio nacional, para Nobel si me apuras.

Una mierda es lo que me parecen esos tres poemas, tenía que decirlo. Y es que entre los que se ponen farragoso- intelectualoides- nadie va a poder criticarme porque nadie va a poder entenderme, y estas simplezas sentimentaloides, de verdad que a una le dan ganas de borrarse de leer poesía.

15 comentarios:

Isabel dijo...

Yo me he quedado como el de tu foto y eso que no entiendo nada de poesía, pero es nada lo que me dice esta poeta, que por otra parte me alegra que a esa edad le hayan dado la alegría.

Besos, Bárbara.

BB dijo...

Es difícil ser críticos de un género que no dominas, pero, no se necesita ser cocinero para ser gourmet.
Ésto, me parece lo que lee el comentarista de noticias en su prompter o apuntador.
Comprendo que te hayas quedado estupefacta, para usar esta palabrita, querida Bárbara, ante esta "barbaridad" (if I may say so)...
Besos, desorbitados.
BB

Josep Vilaplana dijo...

Hablar de premios, poesía y naciones, debe de ser algo parecido a hermanar los churros con los delfines y la jota (algo no imposible pero que requiere un considerable esfuerzo).

No me cabe duda alguna que el Nobel por tu hijo te lo tenías bien merecido.

Un beso Jurado.

Anónimo dijo...

Es mala de narices, la señora. Pero psudopoetas (de sudar)siempre hubo. Ahí tienes a Ganomoneda, sin ir más lejos, y le han endiñado todos los premios.
Bárbara: Pálido fuego y casi todas las novelas de Nabokov pueden merecer una lectura o relectura, cosa de gustos. Pero te recomiendo, porque tú lo vales, Ada o el Ardor, maravillosa novela atravesada por la poesía.
Saludos.
Antonio.

Carlos J. Galán dijo...

Yo hace tiempo que dejé de entender nada, me he dado cuenta de que seguramente no tengo criterio. Ni para determinar lo que tiene calidad literaria y lo que no, ni para determinar lo que es noticia y lo que no..., ni para casi nada.
La señora tendrá mucho mérito personal, muy buenos sentimientos y mucho afán de superación. Y que le publicasen algo en la revista de la asociación de vecinos de su barrio o en el boletín del hogar del pensionista, vaya. Pero que lo publique Hiperión, que sea Premio Nacional de Poesía...

NáN dijo...

Horror y espanto.

No me extraña que, habiendo echado un vistazo en alguna librería, volviera dejarlo con sentimiento de pena por los árboles asesinados para el papel.

De que estamos estúpidos (que no locos) como país, no me cabe duda.

M. dijo...

El primer poema me parece bueno. El segundo regular y el tercero banal. Está en el borde entre poetisa y poeta.

Tú, en cambio, barbarísima, eres poeta completa poeta Comansi.

En cuanto a premios, se entiende entre líneas que es una operación político-comercial de unos amiguetes, como todos los premios, por otra parte.

Tampoco hay que hacerse el fino. Esto es lo que hay y todos lo sabemos.

Repito que uno de los tres me ha gustado. Ya es algo. Igual si lo lees otra vez...

Raúl dijo...

Contra gustos.... A mí, por ejemplo, me gustas tú; y a ver cómo coño lo explico para que me entiendan tus detractores.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Cuánta razón tienes... y cuánto nos queda, si queremos ver tu reconocimiento cuando octogenaria.

Bueno, si te vale, yo te concedo todos los premios del mundo, y no por paisana ni por guapa, sino porque lo vales (hostia, creo que hay un anuncio que dice eso, perdona).

Besos.

Martí dijo...

Jodeeerrrr... vaya mierda de poemas !!! Ni poeta de la experiencia ni poeta de la oscuridad, puro aburrimiento que no hay por donde cogerlo. Es alucinante, mi mano izquierda es más certera lanzando dardos (en la palabra) que esta señora escribiendo versos. Y tú me preguntas qué es poesía? Rellénese los puntos suspensivos: (...)

Anónimo dijo...

Si te sirve de consuelo ten por seguro que el año que viene no se lo habrían dado de ninguna de las maneras. Quizás vayan por ahí los tiros...

Vicent.

Anónimo dijo...

Poesia llana, sin relieve, pero no mala
Evocada con corazon debil y seco, pero viva
Desaprovechada sí, como un testimonio cojo y tuerto de la posguerra
Una lamina poetica olvidable, y mutable en otro oficio o en 20
Un error

A ver si contestas Anecdotix

Anónimo dijo...

Cada vez que leo algo que empieza por "PREMIO NACIONAL DE ....." me entra como urticaria porque suelen ser premios politizados al máximo. A eso me refería en mi comentario anterior.
Vicent.

Bárbara dijo...

De pasta de boniato me quedé yo, ISABEL. No sé, a pesar de toda la política y el oportunismo que cabe en un premio, normalmente suele caber también algo de poesía... Besos.

BB, a menudo dice la gente: yo no entiendo de poesía, pero no dice no entiendo de novela o no entiendo de cine, géneros que por lo visto sí son opinables. La poesía también debería serlo. Te gusta o no te gusta, no hay mucho más. Besos en órbita.

Jeje, JOSEP. Totalmente de acuerdo. Debería instaurarse la fiesta popular de los delfines, los churros y las jotas. De todas formas, yo creo que todos los premios debería gestionarlos Loterías y apuestas del estado. Besos joteros.

No es comparable, ANTONIO, Gamoneda con esta señora. Puede que también él haya disfrutado de una coyuntura premiadora favorable pero es un gran poeta. Blues castellano fue uno de mis libros de cabecera durante años.
Y tomo buena nota de Ada y el ardor. Gracias.

A veces uno llega a dudar del propio criterio, CARLOS, sobre todo cuando se dan tantas coincidencias en sentido contrario(aquí hay que añadirle un premio Miguel Hernández). Pero bueno, yo soy capaz de pensar que el mundo entero se ha vuelto loco, con tal de no creer que soy yo.

Y lo demostramos en las urnas, y en el Mercadona, y en los éxitos musicales del verano, y en los del invierno.
Ay, sí, NÁN, qué penita de árboles.

Bárbara dijo...

¿bueno el primero, M? Menos malo diría yo pero bueno, bueno, tampoco vayamos a exagerar. Y no lo digo comparado con lo que yo haga, que además no publico poesía, y además a menudo no soy capaz de distinguir entre un churro y algún poema que me sale así torcido. Lo juzgo desde mi criterio lector.
Y no, no voy a leerlo otra vez ;)

Eso tampoco se explica, RAÚL, no porque sea inexplicable por inconcebible, sino porque no hace falta. Tonto.

Pero ¿premios dotados económicamente, MSM? Esos me dejo que me los den todos. para mí llegar a octogenaria ya es todo un reconocimiento. Requeteconocimiento me atrevería a decir. Besos.

Así es, MARTÍ. Yo también creo que no es que no se aproxime al centro es que ni siquera ha clavado el dardo en la diana. Y cualquier día me pongo a rellenar esos puntos suspensivos...


Sí, VICENT, yo pienso igual. Supongo que querían premiar a su abuelo, y de paso a unos cuantos fusilados que nunca llegaron a ser poetas porque dejaron de ser simplemente. ¿Pero era necesaria esta triple carambola?

Mala sin paliativos, ANÓNIMO que no lo eres tanto porque me llamas Anecdotix pero no soy capaz de recordarte. Insustancial, banal y prescindible.