sábado, 8 de octubre de 2011

Escribir, instrucciones de uso



Escribir, instrucciones de uso:


1. coger el sufrimiento que viene en la caja negra, por las puntas, con cuidado de no dejar marcas de huellas personales que luego queden en el papel.

2. extenderlo bien, ayudándose de las palmas de las manos, de los codos, del hígado, del páncreas y hasta del corazoncito, si fuera necesario. Siempre con movimientos circulares. (Nota: si no se dispone de un corazoncito a mano, pueden utilizarse entrañas, el resultado es similar).

3. dejar secar hasta comprobar que las partículas de carbón de la frustración, el desencanto y la desesperanza se han adherido bien al papel. Por ese orden.

4. retirar el sobrante, soplar y leer una vez en voz alta, como si fuera una carta de la seguridad social.

5. no releer jamás.

En realidad, para escribir sólo hace falta pecado y culpa. Pecado y culpa. De venta en cualquier farmacia.

Je me sens coupable parce que j´ai l´habitude, c´est la seule chose que je peux faire avec una certaine certitude. Echo de menos a Lhasa.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Pecado y culpa..., una manera extraña y a la vez acertada de definirlo.

Vicent.

NáN dijo...

Veredicto final. No se puede recurrir a instancias superiores.

Amanda dijo...

me ha encantando!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Yo no tengo miedo a decir que todo eso se puede suplir con una buena dosis de hipocresía. ¿Y tú? “Je n'ai pas peur de dire/Que tu me fais peur” Toujours.

Albert dijo...

“Me gusta eso de no mostrar la mejor cara a los demás, sino todo lo contrario, establecer rigurosos filtros, pequeñas barreras protectoras aunque sea con las propias excrecencias”. Lo leí hace poco, no recuerdo dónde. No mostrar la mejor cara por pura costumbre, porque es la única cosa que puede hacerce con algo de certeza.

Una pregunta, si me permites: ¿por qué escribes “corazoncito” y no sin embargo “coditos”, “higaditos” o…coño…(cuál es el diminutivo de páncreas)? ¿Te da pudor escribir “corazón”? Es que a mí sí me pasa y en mi caso sí, es sólo pura vergüenza, mi costumbre es la de ir de tipo duro por la vida y escribir “corazón” así a las bravas me hace sentirme en pelotas.

No conocí a Lhasa, es lo primero que escucho de ella. Un placer, señora, se encuentre donde se encuentre. Un beso, Bárbara.

t minúsculo dijo...

...me gustó lo que oí de una amiga, que "escribir" se tenía que decir "escribirleer" asítodojunto, y a lo mejor lo de pecadoyculpa, pues también...

Creo que eso lo dijo aquel quien escribió "tonto el que lo lea"

Sombras Chinescas dijo...

Todo cierto, salvo lo de releer. Para corregir hay que releer hasta odiar el texto. Luego dejarlo reposar y comenzar de nuevo.

Saludos.

jordim dijo...

Escribir es el arte de mostrar la verdad ocultándola, pero epatando igual que si dijeras la verdad directamente.

Bárbara dijo...

Ya ves,VICENT,las tonterías que se me ocurren...

¿cómo que no, NÁN? siempre hay instancias superiores, afortunada o desgraciadamente.(¿o también cayeron con Lehman Brothers?)

Gracias, AMANDA!

¿vraiement je te fais peur, MSM?
A mí cada día me sorprende más lo mucho que se miente, sobre todo a uno mismo.

Soy ante todo cursi y sentimental así que no, no me da vergüenza, ALBERT, corazón. Era por cariño, le tengo más cariño al corazoncito que al bazo, por ejemplo,sin restarle mérito por ello. Pero latir todos los días unas 100.000 veces suscita cariñito, no me lo negarás.
Libérate, mañana cuando vayas a comprar el pan, le dices a la dependienta: una de cuarto, corazón, y arreglado.

TMINÚSCULO, pecadoyculpa sí,todo junto suena mejor, pero escribirleer no sé. Hay gente que escribe bien y no lee bien y al revés.

Bueno, SOMBRAS, eso podría entrar en el paso 2. Una vez acabado,definitivamente acabado el texto, creo que es hasta cruel volver a leerlo.

Buena definición, JORDIM, no es fácil ser honesto mintiendo pero es la única forma.

Karibel Pérez Villalba dijo...

Acabo de dar con tu blog. He leído 3 de tus entradas y me encantan!!
Seguiré leyendo... gracias por escribir.

Bárbara dijo...

Gracias a ti, KARIBEL. Un abrazo.

lescriptora dijo...

Pecado y culpa, se crean, destruyen, y con mucha destreza se transforman.
Me ha gustado aterrizar por aquí :)

Bárbara dijo...

Y a menudo se confunden. Bienvenida por aquí!