jueves, 22 de septiembre de 2011

El apocalipsis


La tristeza está llegando a la orilla, ya nos moja los pies. ¿Alguien tiene alguna puta buena noticia que compartir? Que no se la calle.

Por las aceras, cada día más malolientes, kilos y kilos de tristeza desparramados sin control, los contenedores ya no trasportan basura sino tristeza, ya no se taladran calles, no porque las arcas municipales estén vacías, sino por temor a que reviente toda esa tristeza subterránea, a que se derrame como la pasta de dientes al pinchar el tubo.
Naves industriales almacenan tristeza en los polígonos, en las cajas de seguridad de los bancos, más tristeza, contante y sonante. Tristeza en los fondos de inversión y hasta en el fondo del mar.

Por más que unos pocos se atrincheren en sus mansiones de lujo, también a ellos también les alcanzará la tristeza, y acaso lavará las suelas de sus zapatos, manchadas de vísceras y sangre.

Se acerca el fin de los tiempos, Apocalipsis now o en un ratito. Jesús, qué tiempos.

Todos los días me cuento mentiras que traten de sostenerme. Debería abolirse la realidad por ley. O al menos suspenderse temporalmente por decreto como se hizo con el impuesto de patrimonio. Aventemos la inflación de la imaginación, construyamos otra megaburbuja en la que tumbarnos a especular.

Voto al partido que incluya la huida de la realidad como pilar fundamental de su programa electoral, aunque me temo que eso es un pleonasmo ya que todo programa electoral es en sí mismo una burbuja rellena de aire, algo que alude a un mundo imaginario que en nada se parece a esta realidad, tan desamparada ella, como bien dice Manuel Jabois.

17 comentarios:

M. dijo...

O como diría Vallejo:

"Murió en mi revólver mi madre, en mi puño mi hermana y mi hermano en mi víscera sangrienta, los tres ligados por un género triste de tristeza, en el mes de agosto de años sucesivos".

Gemma dijo...

"Debería abolirse la realidad por ley".
Por mí, abolida queda.
Un beso, Bárbara

El Hombre Blanco dijo...

Bárbara, amiga...¡cuánto tiempo!
¿Quieres una buena noticia?, te la daré: puedes ser libre, pero libre de verdad, sin ataduras, sin sueños que te frustren, sin pesadillas que te atormenten... ¿cómo? Deja que te cuente, ¿me escucharías?
Yo estaría dispuesto a mostrarte el camino, si me dejas, claro...
Un (y mil, si los aceptas) beso...

Josep Vilaplana dijo...

Te regalo una buena noticia: las palabras te, regalo, una,buena y noticia son sólo palabras. El solecito de ahora mismo es otra cosa que por pura ignorancia te cuento con palabras.

Un beso de portada a muchos colores.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues entre tanta podredumbre, yo sí tengo una buena noticia de vez en cuando, lo que pasa es que contigo, precisamente contigo, nola puedo compartir.

Besos, paisa.

BLOG DE POESIAS DO PROFEX dijo...

A política é a mesma desde que o mundo é mundo, desde que alguns homens se julgam superiores aos demais.
Grande abraço!

Anónimo dijo...

Sabes Barby,has descrito todo lo que nos pasa a cada uno de nosotros.
La tristeza tal vez nos traiga la alegria de sentirnos verdaderamente vivos aunque sea un instante.besos

Isabel dijo...

Has dado la solución aventar la imaginación, no hay otra si miramos atrás.
Y copiar a los niños, la sonrisa de los niños.

Un abrazo.

Carlos J. Galán dijo...

La pintada que escribieron en Buenos Aires en los tiempos del "corralito": "Estamos hartos de realidades. Queremos promesas".

BB dijo...

Hola Bárbara, qué Bárbara, chiquilla! Tenía mis veranos de no aparecer por aquí, pero hoy quería saludarte.
Lo más triste es que la tristeza siempre ha estado allí, siempre subida a lomos de nuestro precario optimismo, sofocándolo, dominándolo.
Qué mentiras estarán inventando para ocultarnos que no hay ya caminos, que las salidas nos las han bloqueado. Sólo queda idiotizarse, entrar en total oblivion y mirar sin ver, en total abstracción. Vegetar...
Es triste lo que nos aguarda. muy triste.
Te mando un beso, mi Bárbara, qué bárbara! y un abrazo desde mi cálida tierra tropical.
BB

NáN dijo...

Acopemos el Apocalipsis y llamémoslo Apo. Así, familiarmente y entre nosotros. Sería una irrealidad hermosa y perderíamos el miedo.

En el último poema que estoy escribiendo por esos bares de dios, o que se escribe solo entre las diminutas copas de aguardiente, una parte dice:

Caído el disfraz, el atrezzo, la impostura
del trabajo, es ya lo que es.
Nada.
Lo que lleva dentro cualquiera que cree,
por dios, todavía cree, como creyó él,
que es algo, alguien.

(me parece que más o menos hablamos de lo mismo).

Sombras Chinescas dijo...

Todo el mundo apuntala sus vergüenzas con mentiras.

Saludos.

Flx dijo...

Una buena noticia, veamos... esta mañana me han despertado a percutor y pico los albañiles del edificio de al lado, sin avisar, sin anestesia. Al subir la persiana y mirar el cable negro entre los edificios se me ha antojado que la tristeza se parece demasiado a la indecisión de un funambulista, pero entonces el chillido de una sierra radial ha partido por la mitad mis especulaciones. Una buena noticia, decía, a los muy cabrones les pagan por su trabajo.
Saludos

Anónimo dijo...

Hola, me gusta tu blog, te invito a pasarte por el mío.

Raúl dijo...

¡Es el final!

Bárbara dijo...

Y es que la tristeza une más que la liga futbolera, M., que ya es decir.

Pues nada que añadir, o todo que añadir a partir de ahora. Besote, GEMMA.

HOMBRE BLANCO, pareces un telepredicador o un vendedor de teletienda, jeje. Yo te escucho, claro, pero el camino ya lo invento yo, gracias. Besos.

Sólo palabritas, es verdad, pero algunas, como las tuyas son soles, JOSEP.

Joder, MSM, qué misterio, precisamente conmigo, ¿por qué? Necesito explicación.

POESIAS DO PROFEX, sé que hay una inercia general pero no siempre va en la misma dirección. Saludos.

Es cierto, anónima M,hay sentimientos que tienen mala fama pero son más auténticos que otros.

Pues sí, ISABEL, realmente la realidad no es más que una cosntrucción. Lo malo es que los pisquiátricos están llenos de gente que lo lleva hasta sus últimas consecuencias. Menos mal que existen los niños sí, que se cagan en la crisis y en todas esas cosas absurdas. Besos.

Buenísima pintada, la apunto, CARLOS. Es ya una de mis preferidas, junto a la de Franco gordito.

Cuánto tiempo BB. No sé cómo van las cosas por allí, aquí pinta todo bastante mal, claro que todo es relativo (empezando por este absoluto). Un abrazo muy fuerte.

Apo a partir de ahora, NÁN. Exactamente de eso hablamos. Ya he visto tu poema, exactamente de eso hablamos.

Pues me tranquiliza, SOMBRAS, ya sabía que no era original.

Jaja, FLX, ya veo que te levantas de tan buen humor como yo.

Gracias, ANÓNIMO.

Claro, RAÚL, el apocalipsis está al girar la esquina pero tampoco nos pongamos dramáticos...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No te las pienso dar, que se te engordará la oreja y quedarás muy fea.

Besos.