lunes, 1 de agosto de 2011

Bomba de fragmentación

Cierto desasosiego desde que leí que Internet actúa como una bomba de fragmentación. Que por culpa de los blogs, los tweets, las ventanas que se abren y se cierran haciendo pop-up, el frenético hipertexto, los toma viagra, el mundo Wiki (fundamental saber que significa rápido), ya no somos capaces de concentrarnos en discursos de más de tres ideas robustas, y se nos agrieta el cráneo ante la presión, amenazando con reventar y esparcir los sesos (fragmentados) sobre la pantalla.

Que cada vez tenemos menos capacidad de análisis, alcanzamos menos calado con la percha del entendimiento.
Siempre es bueno tener a alguien a quien echarle las culpas.
Esto lo dijo hace ya un rato Vila-Matas, aunque si he de ser sincera, no me está interesando demasiado su Dublinesca, me cansan ya las matriuskas vilamatinas: un hombre perdido dentro de un hombre perdido dentro de un hombre perdido. La misma fórmula levantada sobre los restos de pensamientos muertos, por muy brillantes que sean.

Es verdad que el tiempo parecía otra cosa antes de Internet, que la dispersión y el zapping interactivo parecen contraponerse a la concentración y el análisis de papel.
También es verdad que yo me recuerdo estudiando, muy concentrada, con la tele puesta y mis hermanas discutiendo de fondo.
Que el medio hace al mensaje es evidente, pero que el medio haga a otros medios, que los modifique sustancialmente, que Internet sea por sí mismo capaz de convertir en insoportablemente aburridos ciertos tochos, eso no lo sé.
Parece que hay hechos que lo desmienten: el sesudo Espada escribe mucho más abstruso en Internet que en sus artículos para El Mundo, como si la brevedad y la síntesis de la red permitieran cargar el texto, como si la volatilidad del medio favoreciera la experimentación y la densidad.
También las nouvelles están a la orden del día, puede que influidas de algunas manera por esa nueva forma de entender que el mundo, si breve, es dos veces mundo.
Y si la mayor parte de ensayos se hace con un 90% de lo dicho en ese campo y un 10% que le añade el autor, anudado al final de ese hilo, por qué no pensar que ese 10% en la red es lo que cuelga tras seguir el enlace de varios hipertextos.

Puede que la palabra se haya hecho más ágil. Que Internet le haya devuelto el protagonismo perdido, porque aunque urgente, saltarina, comprimida o anónimamente rabiosa, es palabra escrita, al fin y al cabo. Hoy se lee infinitamente más que hace unos pocos años. Yo no sé cuántos poemas habré leído en la red, seguramente superen a todos los libros de poesía que tengo en la estantería.
Y seguro que Madame Bovary sería igual de Madame Bovary sin el cuarto y mitad de descripciones que le sobran.
Tal vez simplemente caminemos hacia la síntesis (hoy me siento optimista).

Y voy a ir dejándolo y a mirar el correo, el Facebook y varios blogs pendientes, que estoy intelectualmente exhausta tras haber escrito un texto de más de dos párrafos.

16 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

A mí el cuarto y mitad de descripciones me siguen pareciendo fascinantes. En parte, no seamos fanáticos, uno puede vivir por ese peso narrativo tan sublime.

Bárbara dijo...

¿Sí? Yo casi dejo a la Bovary tras las 50 primeras páginas por ese exceso descriptivo. Menos mal que no lo hice.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¡Ay, aquellos tiempos en que uno se podía probar cualquier tipo de mostacho!... pero ahora con la moda brasileña, solo se puede probar con un modelo hitleriano (lagarto lagarto... al modelo, claro).

Josep Vilaplana dijo...

Yo, que no te conozco, sin Internet no te hubiera conocido. Yo, que no me conozco, sin Internet seguiría sin conocerme.

Casi nada que objetar y mucho que agradecer a semejantes posibilidades.

Por lo demás, siempre nos quedará Valencia y una levísima pero preciosa, tal vez soñada, complicidad.

Un verano de tres o cuatro soles para tí y para los que tú decidas.

Flavia Company dijo...

Pues yo me he leído lo tuyo como acostumbro: sin respirar y sin rechistar. Y ha vuelto a encantarme y he estado tan concentrada que lo he entendido a la primera, y eso que entretanto se iban abriendo otras ventanas, descargando canciones, sonando chats que pedían entrada, o tal vez no ocurrían en este caso tantas cosas, pero podrían haber ocurrido e igualmente sin distraerme, porque lo que a una le interesa le interesa, como cuando estudiabas tú con tus hermanas encendidas de fondo y la tele charlando. :-) Abrazos sintéticos pero la mar de intensos.

Francis Black dijo...

"Todos queremos ser Brassens", le dijo él a ella.

Internet es la vida en diagonal, lo esencial esta fuera, pero aquí se pueden coger pistas, sin tomárselo muy en serio.

t minúsculo dijo...

...aunque sea con unos y ceros, el silencio sigue siendo el mismo.

01100111 01110101 01100001 01110000 01100001 ¿lo has oído?

Sombras Chinescas dijo...

Cuando un libro te pesa en la mano, hay que soltarlo de inmediato: son demasiadas las buenas obras que restan por leer como para perder el tiempo con una con la que no disfrutas.

En cuanto a la red, coincido en que no es la muerte de la lectura, sino su salvación; el único modo que tiene la letra escrita para competir con realities y series de poco calado que no exigen ningún esfuerzo al espectador.

Saludos.

Juan C. dijo...

Sí que estás (o estabas el día que lo escribiste) optimista, Bárbara... a mi me han sobrado tanto o más los poemas que he leido por aquí que algunas larguísimas descripciones. Es que internet nos ha cambiado el ritmo, no sé.

Un abrazo.

HellForger a.k.a Andrés dijo...

La verdadera pregunta es ¿cómo es que con tanto zapping y multitasking has podido concentrate para escribir más de dos párrafos?, seguramente entre medio has mirado al youtube o vigilado el facebook.

La cosa es no polarizarse en las opiniones, desde la llegada de internet los ociosos tienen más pretextos pero también los creativos han encontrado un medio para expresarse.

Como siempre, un excelente post con un estilo de narrativa refrescante y envolvemente.

¡Saludos!

NáN dijo...

Macherí,

"Dublinesca" a mí me ha gustado más que las anteriores, primero por el sufrimiento de la vejez y la abstinencia, segundo por el humor que le echa para salir de todo eso, tercero por reconocer que el mundo es aburrido salvo cuando lo cuenta un gran escritor.

Aquellas descripciones del siglo XIX eran necesarias, porque la gente no tenía otro modo de conocer el mundo. Por eso, desde Kafka y sus coetáneos el escritor nos cuenta otras cosas más interiores. Lo mismo que la fotografía acabó con el realismo como norma.

De todas maneras, ¿hemos perdido mucho? Ya sé que la mayoría de la gente se ha sumado a los 124 carateres y a ese programa único que dan por Telecinco las 24 horas del día (cambiando de presentadores cada dos o tres horas). Pero cuando yo era pequeño y quería estudiar o leer, tenía que ocultarme de la tía solterona que vivía en casa, porque opinaba que "leer es mal para la cabeza".

Al fin y al cabo, nuestro héroe literario nacional es un tipo que se volvió loco por leer demasiado.

Desde los blogs, aguantamos las largas parrafadas, los cariños grandes, los odios extensos (como el que tengo a ese Espada que tú amas).

Nada está perdido mientras haya escritores que nos cuenten el mundo sin aburrirnos como hace este.

Ah, y tú me recomendaste a Ferrater. Yo estoy ahora que bebo los vientos por Pedro Casariego. En Internet tienes casi todo, o casi casi todo.

Besos más largos que un Eskup (¿se dice así?)

Bárbara dijo...

Jajaja, cuánta razón, MSM, estamos matando al animal que llevamos dentro, o al de la superficie al menos.

Yo soy muy fan de Internet, JOSEP, y de lo que va dejando entre sus bits, esa complicidad real tan ligera y tan fresquita. Un beso como un sol.

FLAVIA, en el fondo me pregunto si no será cierto que ahora sólo podemos concentrarnos a chispazos, que nos falla la corriente continua, la larga distancia. Y mientras resuelvo la duda, te mando un abrazo de piel auténtica ;)

FRANCIS, yo creo que ni siquiera la vida en paralelo, la auténtica, hay que tomársela demasiado en serio. Y Brassens ayuda.

Alto y claro, T MINÚSCULO, el silencio siempre fue más consistente que las palabras.

SOMBRAS, yo suelo dejar, sin ningún atisbo de culpa, los libros que de entrada no me gustan, pero me parece que Mme Bovary en concreto tiene un principio que desmerece al resto de la obra. Saludos.

¿Te refieres a mis poemas, JUAN C? Viva la sinceridad. Yo no hablaba ya de poemas de blogs, de aficionados sino de la posibilidad de poder leer poemas gratis en la red, cosa que no puede hacerse con novelas. Un abrazo, al que espero no le sobren brazos.

No polarizarse, HELLFORGER, eso falta que me digas, yo que soy capaz de defender fervientemente una idea e irme a casa convencida de que en el fondo pienso justo lo contrario.
Gracias por tus palabras y un saludo.

Ese es el problema, NÁN, no creo que Dublinesca sea peor, sino que es exactamente igual, arriesga menos que un disco de Estopa. Me gustaría leer algo completamente diferente de Vila-Matas, donde no se limitara a repetir una fórmula que ya sabemos que funciona.
¿Y de dónde sacaste que yo amo a Espada? lo cierto es que no me inspira ningún cariño, tan inteligentemente distante me resulta el tío, pero aunque nos separan algunas vallas intelectuales, me parece interesante.
Me sonaba Casariego por lo del plagio-homenaje de Bunbury, pero he estado ojeando algunos poemas y lo cierto es que me está entusiasmando. Merci beaucoup, mon ami! Es que no falla la regla, suicidado, ergo me gusta.
No tengo ni idea de lo que es Eskup, pero de besos que miden más de 300 km sí entiendo. Ahí va uno.

Gemma dijo...

Es que para escribir dos párrafos intensos hay que sudar tinta china de la antigua... :-)
Muy acertadas tus reflexiones. Aunque me sigue rondando la idea de que si nuestro cerebro es moldeable en extremo como así lo atestiguan algunos neurólogos, a lo mejor en veinte años -¿qué son 20 años, etc.?- sí que descubrimos que nos concentramos distinto... ¿Mejor? No tengo ni idea... Pero merece la pena pararse a pensar en ello.
Abrazos

Bárbara dijo...

Pues distinto seguro, pero no sé sí sustancialmente distinto. En cualquier caso, creo que con la llegada de Internet hemos vivido uno de los grandes cambios de la historia.
Un abrazo, guapa.

Pirro dijo...

Muito boa sua reflexão. Na internet, em boa parte dos blos que tenho visitados, é grande o números de poesias ou escritos ruins, sem riqueza de pensamento e reflexão sobre o mundo, sobre os seres humnos e nosso destino na terra. Besos.

Bárbara dijo...

Gracias, PIRRO, y bienvenido por aquí.