martes, 14 de junio de 2011

La misma cosa


Se marcha el 15M. Nadie ha creído realmente que pudiera cambiar nada. Todos nos hemos ilusionado porque por fin esa nada combinaba exactamente con la nada que llevamos dentro.
Que el futuro se nos ha muerto es algo que ya sabemos de este tiempo. Que hemos alcanzado el futuro, que no hay nada más allá, lo dicen a diario en las noticias, lo saben los del ibex 35, lo saben los del club Bilderberg, lo saben los viejos de los bancos del parque, lo saben los niños de las guarderías.
El futuro ha muerto, ¡viva el futuro!
Que el provenir se ha ido estrechando hasta formar un diminuto punto que nos rebota en la parte interna de los ojos.
Que ya sólo podemos aspirar al pasado y al presente, mientras sobrevivimos con muy poco, como cucarachas, felices como cucarachas por sobrevivir.
Que hay días en que marchar y quedarse no se diferencian en nada.

Hoy cuando salía con C. del gimnasio, tras dar unas patadas y puñetazos al aire y recortar unas ágiles tijeretas pugilísticas, un chico altísimo, sentado en la acera, lloraba. Lloraba hacia dentro, con una mueca de dolor y desamparo extremos mientras su perro apoyaba la cabeza plácidamente sobre el pavimento.
Unas lágrimas que le han valido dos euros en su gorra mostosa y unas estúpidas palabritas de consuelo por nuestra parte.
Hemos seguido caminando, yo intentando dilucidar si bajo las gafas de sol de C. se ocultaba también alguna lágrima. De esas que se secan al doblar la esquina, de esas esquinas que se secan al doblar el tiempo, de ese tiempo que se seca al doblar la nada, de esa nada que se seca al pasar de largo.

Hay días en que marcharse y quedarse son exactamente la misma cosa.

18 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Somos extraños, vivimos en continua perplejidad, nos teje y nos desteje el asombro, estamos a punto de amarnos mucho y de pronto parecemos una mierda a nosotros mismos. Pero el camino sigue y los pies lo pisan. Admiramos el paisaje. A veces, las menos, nosotros somos el paisaje también.
Un beso.

Sue dijo...

Puedes estar tranquila. El 15M sigue.
Un saludo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No puedo o no quiero estar de acuerdo contigo. No me creo que hayamos llegado ya al final del fin del trayecto; casi todas las cosas que tienen cierto calado, suelen ir precedidas por una especie de primera parte que se frustra. Se ha dado un primer paso y ese chaval tiene derecho a sonreír mientra su perro le lame la cara.

(No sé si me lo creo, la verdad).

Reyes dijo...

Hola Bárbara , sigues siendo bárbara .
Pero de verdad crees que el 15M se ha ido ?
Porque yo vuelvo a salir el domingo.
Y no veas la que va a liar mañana una comisión de barrio en un polígono industrial de Sevilla, en horario laboral (pacíficamente, claro).
Si quieres te lo cuento .
Yo antes también lloraba en las aceras, y sigo llorando tela , ayer sin ir más lejos...pero lucharé para que mi hija no tenga que hacer lo mismo.
Besos miles.

Sombras Chinescas dijo...

Los sueños son como la ropa de mercadillo: el uso diario los desgasta en unas pocas semanas.

Saludos.

Vicent dijo...

Yo no creo que el 15m se haya ido, lo que creo es que ha mutado. Comenzó como un movimiento vertebrado verticalmente, que recogia indignados de todas las edades y condicion, parados, trabajadores, estudiantes, autonomos, etc..., poco a poco y sin que nos dieramos cuenta ha entrado en una fase de "perroflautismo" antisistema con la que muchos de los que en su inicio se sintieron identificados y representados han dejado de estarlo.

Es la tipica situacion que ha madurado hasta pudrirse. Yo me sentí identificado en un principio con esos indignados pero ya no lo estoy para nada con los que veo apedrear policias y volcar contenedores de basura como ha ocurrido hoy en Barna.

Reyes dijo...

Disculpas, no es mi intención hacer debates en tu blog, querida , además me ha gustado ver que se ha reactivado .
Sólo de pasada ( y ya no lo hago más) hacer un añadido;
lo que está podrido desde hace tiempo es nuestro sistema de vida .
El 15M es un niño recién nacido y huele a futuro; quien no lo ve es porque cree que es una de esas cosas sobre las que opinamos desde nuestro sofá, una más sobre la que elaborar nuestra teoría de pensamiento inmediato que nos coloca en el lado lúcido de las cosas y nos hace sentir inteligentes y al margen .
Sin embargo cabemos en el movimiento muchos que no volcamos contenedores ni le gritamos a los políticos, aunque ya estamos trabajando con la misma paciencia de santos que siempre hemos tenido los precarios .
Esta vez seguimos una luz, o aunque no la haya, hacemos la batalla porque "las batallas hay que hacerlas" , aun sin esperanzas (Sampedro dixit).
...
Besos, ya no insisto más; pero es que me jode que se invisibilice lo que se está haciendo sólo porque lo venden como una romería de hippies o incontrolados .

Josep Vilaplana dijo...

Tienes razón pero te la quito y te la devuelvo envuelta en una hoja de col (su forma, su textura, su color, es el lugar exacto donde se ubica la escurridiza esperanza).

El 15M es una col preciosa e invencible (ni las heladas más cabronas pueden con ellas).

Un beso desde mi huerto indignado y soleado.

Albert dijo...

“Todos nos hemos ilusionado porque por fin esa nada combinaba exactamente con la nada que llevamos dentro”. Estupenda frase, pero no es cierto. Nos hemos ilusionado porque por fin sucedía lo que, unos plenamente conscientes y otros quizá sin saberlo, queríamos que sucediese.

El 15-M es, sobre todo, expectación. Probablemente hacía mucho tiempo que la inmensa mayoría no seguía con tanta atención algo relacionado con la política, con los asuntos sociales, con el espacio común, con el futuro. A favor del 15-M, en contra de él o sumidos en la duda, prácticamente todos seguimos lo que cada día, cada hora, ocurre en relación con este asunto.

La expectación, quizá en mayor medida que la esperanza o la ilusión, es la perfecta negación de ese futuro muerto del que hablas. Saludos.

Juan C. dijo...

Cuando era idealista me espantaba, pero ahora que lo pienso mejor, si es como dices eso que se ha llamado "el fin de la historia", pues mira, casi mejor teniendo en cuenta la carnicería absurda en que la historia ha consistido.
Desgraciadamente no creo que sea así. Es que ahora mismo, por mucho que nos indignemos, no hay alternativa al capitalismo liberal este... buen post.
Abrazos.

Antonio Aragues dijo...

Excelente blog. Solamente decirte que entre no hacer nada y hacer un poquito... hay un mundo. Hay que hacer todo lo posible para que este movimiento perdure y no se pervierta. Saludos

Francis Black dijo...

Hay que ser optimista mujer, los dinosaurios se extinguieron hace muchos años, ahora el problema de los seres humanos somos los seres humanos, a la larga se arreglara pero la escala de medición no es una vida de ochenta años.

Bárbara dijo...

Sí, somos un poco o un mucho bipolares, EMILIO. Complicados, pero es sólo porque son tantos los días que se acumulan que nos da tiempo a ser todo. Beso.

Tranquila me quedo, SUE. Esperanzada, también. Saludos.

Es un primer paso, MSM, seguro que sale algo de ahí, aunque habrá que ejercer un poco de violencia si de verdad se quieren cambiar algunas cosas.

REYES,a mí también me ilusiona. Y hasta te diré (con la boca pequeña) que me gusta ver cómo acosan a los políticos en sus casas. También es violento ir a urgencias por la tarde y que no atiendan a tu hijo porque se ha decidido meter la tijera en sanidad. Besitos.

SOMBRAS, el uso diario lo desgasta todo, también las desilusiones. Saludos.

Bueno, VICENT, parece que hay cierto interés en mostrar esa derivación, normal por otra parte, ellos van a usar todas las armas a su alcance, incluida la guerra sucia.

Me encantan tus coles verde esperanza, JOSEP, y tu tierra indignada.
Un beso tierno como la cebolleta.

Claro que sí, ALBERT, pero qué quieres que haga yo con esas frases tan sonoras que a veces me asaltan, en algún sitio tendré que ponerlas, digo yo. Y sí, soplan vientos de cambio, no sé dónde nos llevarán pero los oigo silbar. Abrazo.

Bueno, JUAN C, tanto como fin de la historia no diría yo, sólo una pequeña carencia de de futuro. Y sí hay alternativa, pero no lo van a poner fácil. Besos.

Gracias, ANTONIO, sí, es verdad que pequeños gestos son a veces más efectivos que grandes declaraciones de intenciones.

FRANCIS, no entiendo bien lo de los dinosaurios... a menos que sea porque cuando despertó, el capitalismo seguía allí. Lo de ser optimista ya lo intento pero es que tengo toda una biografía en contra.

Francis Black dijo...

Los dinosaurios era una forma de decir que el peligro del hombre ya no es el medio natural sino el mismo hombre y que por tanto hay que ponerse a solucionar el tema, que es muy ridiculo que nos hagamos la vida imposible nosostros mismos.

Bárbara dijo...

Ah, vale. Pero nosotros mismos no nos la hacemos imposible. Si acaso esos hombres que son lobos para el hombre (léase insaciables monetarios)

Francis Black dijo...

Somos los mismos, no nacen de la nada.

NáN dijo...

Una vez, cada varias decenas de años, dejamos de aullar a la luna y bajamos a la ciudad y, durante unos años, mordemos.

Es un privilegio vivir una etapa así.

No aceptar el regreso a las 12 horas diarias de trabajo seis días a la semana.

Ser una cucarachas reguapas y rechulas.

Cruzo antenas contigo

Bárbara dijo...

Me gusta, NÁN, cucarachas con dientes. Nos vemos por las cloacas.