viernes, 13 de mayo de 2011

Gente con mote


Hubo una época en que frecuentaba a gente con mote. No he vuelto a hacerlo.
Gente que parecía estar ahí sólo para dar fe de que existió esa época, para ilustrar en bloque esos momentos, finales de los 80, los afters, las drogas, el extrarradio, las acequias, los campos de arroz, los llauraors, las drogas. Estoy segura de que fuera de sus motes y de esa época no existen. No existe el Chino, el Hippy, el Rata, el Tomillo o Tomillín.
Bueno, Tomillín un poco sí.


Tomillín era el hermano pequeño de “El Tomillo”, que había sido privilegiado con un artículo por aquello de ser el mayor.
Mi amiga A. se enrolló primero con el Tomillo y luego con Tomillín (o al revés, no recuerdo), el orden de las hierbas no altera el guiso.
Y no traficaban precisamente con especias los Tomillos sino con drogas.
No se parecían en nada los dos hermanos: el Tomillo era más bien tirando a gordo y le gustaba comprar el aprecio sincero de la gente con el dinero obtenido ilegalmente del tráfico de estupefacientes. Tomillín era delgado, hablaba muy rápido, tan rápido que a veces no se le entendía, y era considerado. No le hacía falta comprar el aprecio sincero de la gente con su dinero obtenido ilegalmente del tráfico de estupefacientes.


Tomillín saltó una noche de su ventana del 5º piso y fue a caer justo encima de su coche, que estaba aparcado en la puerta.
Traumatismo cranoencefálico, las dos piernas rotas, varias costillas rotas, todos los piños rotos, la carrocería del coche, rota. Su coche. Aparcado en la puerta. No intentó suicidarse. Por lo visto, esa madrugada, puesto hasta las cejas, en pleno delirio ascendente, creyó que venían a por él y decidió escapar por la ventana.


Pero lo que yo quería destacar es que fue a saltar justo encima de su coche porque era un tipo realmente considerado. Que era él sin duda el que merecía llevar el artículo en el mote.

12 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

Hay motes nefastos. Por aquí corría un chaval que desde pequeño le llamaban Quita. El mote se lo puso su padre, un cantante pop muy conocido de los años 70. "Quita, niño" le decía todo el tiempo. Y así se le quedó al pobre el mote Quita.
Hace unos cuantos años, Quita se suicidó, digamos que hizo caso a su mote y se quitó. No me digas que no es una historia triste.

Juan C. dijo...

Me gusta Tomillín, no como mote sino como personaje: un tipo puesto hasta las cejas qcon paranoia que salta por su ventana, se rompe la cabeza, las dos piernas y destroza su coche.

Vicent dijo...

Sin duda la consideración y el aprecio con él la tuvo la Parca, porque desde un piso 5º y no matarse...

t minúnsculo dijo...

...si esas compañías cubren el daño a terceros, a Tomillín le indemnizarán el primero y podrás contarnos nuevos chutes.

Gemma dijo...

Pues fíjate que lo de Tomillín no lo veo yo ni despectivo ni rebajador, sino más bien con un deje cariñoso. Aunque no descarto que mi opinión esté influida por tu historia, y por el hecho de que se empeñara en huir... saltando por la ventana.

La historia que cuenta Araceli sí que da grima. El padre o era muy corto o muy cab*** (o ambas cosas...), que es lo más probable que fuera...

Abrazos

NáN dijo...

¡Hemos vuelto a las andadas! De no ser por la columna de blogs de Gemma, que repaso de vez en cuando, ni me entero.

Usar motes es un desafío al orden convencional y hasta el constitucional. Están fuera de este mundo y lo proclaman con el nombre de la tribu: no hay Rafas, ni Migueles, ni Pepes, ni Prudencios. No hay nada que quepa en un DNI.

Preciosa historia.

Francis Black dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francis Black dijo...

Tengo una banda sonora para el post, ¿conoces a "el pelos" ? un mito.

http://www.youtube.com/watch?v=UBexEB8o7j4

Bárbara dijo...

Sí que es una historia triste, ARACELI, tristisísima. creo que a partir de ahora ya nunca más le diré a Bruno,quita.

Ese es el problema de los motes JUAN C, que a poco que te descuides, te convierten en personaje.

VICENT, un 5º o un 7º que no lo recuerdo bien, desde luego paberse matao.

No creo que los cubran, T MINÚSCULO. De todas formas entonces ya no se llevaban los chutes sino la mescalina, la cocaína, el speet y cosas así.

Bárbara dijo...

A pesar de heredar el mote, y con lo que odian (odiamos) los pequeños heredar de los mayores, sin duda era más querido, GEMMA aunque eso no le impidió salir por la ventana. Abrazo.

Y sin avisar además, NÁN, a lo Terminator. Yo creo que esta gente el DNI se lo sacaba sólo para poder hacerse las rayas.

No sé cómo he podido vivir tantos años sin conocer a "El pelos", FRANCIS. Absolutamente... cautivador.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Por menos, en un pueblo de La Mancha uno que se cayó desde el campanario se quedó con el "Blincatorres". Pero me parece que fue menos considerado y se dejó las miasmas repartidas por la vía pública.

Beso.

Bárbara dijo...

Un mote después de muerto, creo que ese es el único mote que me gustaría tener. Beso.