viernes, 8 de octubre de 2010

Hendrix con Fever tree


- Sólo te pido que me quieras el resto de tu vida, que inicies desde ahora el lento, cadencioso, único movimiento de coger mi mano cuando yo esté muriendo. Tampoco creo que sea pedir demasiado, la verdad.
- Yo sólo vine a invitarte a una copa. Te he visto desde el fondo de la barra, tus labios rojos, tus piernas beige, ese aire abstraído y todo el aire a tu alrededor tremendamente concentrado en ti, y he venido a ofrecerte una copa. ¿Te hace?
- ¿La copa?
- No, que te ame con delirio hasta que me sangren las células, hasta que el odio y el amor se fundan en una chamuscada necesidad de ti y de él renazcan fénixes, fénixes y todas esas cosas que vuelan con desesperación y grandeza, y que tienen tus ojos.
- Vale, en copa de balón, con dos hielos. Fénixes…
- ¿Y ahora qué?
- Ahora ya sólo podemos ser como los hijos desgraciados de esos grandes artistas, eternas sombras errantes, un rodar cénit abajo en definitiva. Es lo que queda tras palpar el cielo. Por eso bebo.
- ¿Qué bebes?
- Hendrix con Fever tree, con una rodajita de pepino.
- ¿Me querrás entonces toda una vida, pongamos que ésta?
- Claro, cariño. Hasta que el amor eterno se derrita con los hielos.
- ¡Camarero!

13 comentarios:

Anónimo dijo...

JEJE... Sospecho que esta historia o habría quedado tan “transparente” con Whisky en vaso bajo, ni siquiera con Vodka (y eso que es agua de vida en ruso) y naranja en vaso de tubo.

Miguel Baquero dijo...

Muy bueno eso del amor eterno que se derrite con los hielos

NáN dijo...

Entonces sí que se sabía entablar conversación.

BB dijo...

Qué eternidad tan corta...
Me ha encantado.
Besos
BB

jesus vera dijo...

.. Como dijera Sabina ..

.. lo que duren dos peces de hielo en un vaso de ron ..

... eternidad efímera .. pero con consecuencias y recuerdos para toda una vida..

.. ideal para un lunes por la mañana

Canalla dijo...

Que dicen que se requiere de su ágil concurso en mi blog, aunque su trago no sea tan etílico como éstos...
Saludos!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿Y, esto?:

http://www.youtube.com/watch?v=5mnntmQ5LRI

Besos.

Eria.. dijo...

Amores de barra...

Isabel Romana dijo...

Ay, la eternidad del hielo...! Y aún me parece mucho.
El próximo jueves presento Dido en el Museo L'Iber (en mi blog están los detalles de la cita). Me encantaría que pudieras acudir. Un abrazo muy fuerte.

Josep Vilaplana dijo...

Y es que en el amor (al de sábanas revueltas me refiero), como le quites lo necesario, lo acotado pero preciso (la ternura, la risa, la generosidad…) y te obsesiones con lo improbable (ese “big band” que te ha de llevar a la felicidad más feliz de todas las felicidades felices) , de la resaca no te libra ni la madre que te parió. Sinceramente, creo que algunas cosas a las que llamamos amor gozan de un “status”, de un buen nombre, del todo inmerecido (yo al amor procuro hablarle al oído para intentar saber si quiere ser mi amigo) .

Un beso Bárbara.

moreiras dijo...

Qué rico, me cambiaría por él, al menos por esa noche, al menos por esa copa ;) Aunque tampoco el tanqueray con nordic desmerece.

Bárbara dijo...

Fui abducida por los extraterrestres, llevada a un planeta donde el tiempo era 7 veces más ligero, pasaba tan rápido y ya no existía Internet. En fin, que todo se complicó, por eso la tardanza en la respuesta
Si aún queda alguien por ahí...

Sí, ANÓNIMO, incluso con absenta sospecho que hubiera sido más turbia, sí. Sólo funciona con Hendrix fever tree.

Lástima que también sea real, MIGUEL.

Y fumar, NÁN, ya no se fuma así.

Es que hay eternidades y eternidades, BB. Incluso eternidades, me atrevería a decir. Un beso fugaz.

Es verdad, JESÚS, en la memoria todo dura lo que a uno le dé la gana.

Bárbara dijo...

CANALLA, si me dejas, recojo el anzuelo en el próximo post, una eternidad y media después, ¿ok?

Pues eso, MUYSEÑORESMÍOS, cosas que ya no se hacen. Se hacen otras pero no ésas. Besos.

Sí, ERIA, como los de la canción.

No pude ir ISABEL, pero me haré con el libro y te deseo toda la suerte del mundo.

Tienes razón como siempre, JOSEP, el enamoramiento es una práctica dañina que debería estar prohibida por las autoridades. Lo que no tengo claro es dónde estamparle la etiqueta.

Mira qué listo, MOREIRAS, y la resaca para otro... no desmerece, no, sobre todo en buena compañía.