miércoles, 28 de abril de 2010

Metabolizar el mundo

He decidido que lo que me queda de vida lo voy a dedicar a barbarablascograulear lo más que pueda, a ser lo más yo posible. Obvio, dices. No tanto, obsto. No tanto.
No es fácil delimitar la verdadera esencia del ser en este mundo globalizado, multicultural, diversificado, deslocalizado, desfocalizado, glocal, sinergético, y demás adjetivos chorras que broten de la fecunda e inverecunda mente de los políticos.
No se trata de querer ser especial. Desde que la publicidad nos hizo a todos especiales que ser especial ya no es lo que era. Hoy lo revolucionario es ser normal, enconadamente normal. Cosas de la cultura pop, del chorizo industrial y de la Champions (sobre todo de la Champions).
No. Yo he optado por barbarablascograulear sin pausa como rasgo predominante de mi idiosincrasia (siempre me remite a forma de vida idiota, la palabra idiosincrasia).
Y no por sospechar que albergo a un genio en mi interior, como le sucedía a Dalí cuando exclamaba, espeluznado:
“¿Cómo puede vivir la gente sin ser Salvador Dalí?”
¿Cómo? Me encanta Dalí. Menos cuando pintaba, me encanta Dalí. Con una ensaimada en la cabeza, con un gallo disecado al hombro, con margaritas en el bigote.

Ni siquiera a la manera de Satie:
“Me llamo Erik Satie, como todo el mundo”,Y me encanta Satie, como a todo el mundo. Pero carezco de su global ironía, de su natural cosmopolitismo.

Tampoco con la furia de Panero, persiguiendo a Artaud:
“Me destruyo a mí mismo para saber que yo soy yo, y no todos esos”.
No, tampoco así. A pesar de la tentación matemática de liarse a despejar incógnitas a mamporros, hace tiempo que dejé las drogas, la algolagnia, el bondage, y en general cualquier forma de confabulación con el tiempo por redundante.

Barbarablascograulear sin más. Con la madura resignación derivada de la consciente delimitación espacio-temporal a la que se ve abocado todo ser. O lo que viene siendo: metabolizar el mundo (aunque no exista, aviso, metabolizar en el DRAE).
Barbarablascograulear desde las cuatro paredes de mi mujerismo, mi morenismo, mi peludismo, mi agnosticismo o mi valencianidad. (sí, van 5 y me llevo 2…)
Perforar el mundo desde el interior del propio ser. Profundizar-me, no para contraponerme, enorgullecerme, menospreciarme, mimetizarme o destruirme, sólo profundizar por profundizar. Lo que viene siendo ociosa curiosidad y cierto gusto por la extracción.
No es mucho. No es mejor que scarlettjohanssonear o que zadiesmithear. Ni siquiera sé si es mejor que espidofreirear.
Pero eso es a lo que me voy a dedicar. Por si te interesa saberlo.

18 comentarios:

Reyes Uve dijo...

Me parece lo mejor.
Yo reyesvaccareo desde hace un tiempo y no me va tan mal.
Antes cuando iba virginiawolfeando o isadoradunceando o janisjopleando por la vida no era yo misma.
Verás qué bien te sienta.

(por cierto, reyesvaccareando suena a gallinácea, qué mal ...o a vaca , lo cual es peor aún ...en cualquier caso, en la granja me quedo ).

Besos.

Vicent dijo...

Se empieza inventando palabras y se acaba como Cela...

PD: Lo decia por lo de gordo, no por lo de Nobel, cuidate.

..)

Isabel dijo...

Me estás dando miedo, que el María Moliner dice que, además de metabolizarte en una sustancia más simple, lo puedes hacer también en una más compleja.

Cuidadín, cariño.

BB dijo...

Yo ya ni entiendo de metabolismos, ni de todas esas yerbas infumables. Sólo sobrevivo, que con eso tengo bastante.
Besos, Bárbara, muchos
BB

Araceli Esteves dijo...

Yo diría que ya llevas un tiempito haciéndolo.Aunque en la foto parece que barbarablas.....eas con una taladradora en la mano.

NáN dijo...

Joé, haces unos post que voy leyendo cada párrafo y disparas en ellos cada vez hacia un sitio, así que tengo que multiplicar mis trincheras o sacar pañuelo blanco desde diversos sitios o unirme al los diversos y muy justificados tiroteos.

Primer comentario (y dejaré pasar tiempo antes de los otros). "Hoy lo revolucionario es ser normal, enconadamente normal". Pues precisamente vengo de la droguería con un cabreo de espanto, porque mi champú "normal" ya no se comercializa. Que si lo quiero para cabellos grasos, que no; secos, que tampoco; que si para dar brillo, que nanay, que si.. que si. No me imagino con un pelín de seda que irradie e ilumine la escalera de mi casa. Cuando me quiten el yogur normal y ya sean todos medicinales, o tendré que enfermar para aprovechar la relación calidad/precio o me subiré por las paredes.

Jo.

Gemma dijo...

Una vez más no puedo evitar sonreírme al ver que coincido con Nano: "Hoy lo revolucionario es ser normal, enconadamente normal". Desde luego.

Intentarlo al menos, aun cuando eso sea lo que más cuesta en la vida: andar por ahí sin muletas, ni prótesis, ni parapetos, ni mentiras conscientes, ni...
Besos, Bárbara

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues por mí, barbarablascograucolea todo lo que quieras; más, si más, más mejor. O sea que lo dicho, si barbarablascograuqueas cada día, mejor que si barbarablascograuqueas sólo de vez en cuando, ¿me entiendes? (Puro plagio de la Esteban, ¿me entiendes?).

Sí me interesa, pero con interés al 100 % compartido, porque supongo que habrá que compartir ese babarablascograulear tendrá que ser compartido, para compartir esas verdaderas esencias a las que te quieres aproximar. Lo malo es si esa actitud te va a dar un perfil tan borroso como el que ahora nos muestras. Pero si para babarablascograulear o seguir ese babarablascograucoleo que nos anuncias hay que perder perfil, pues se pierde y a babarablascograulear; que babarablascograulear es babarablascograulear y no moco de pavo, ni de pava, ni siquiera de pava escola’.

Para comenzar, tampoco es moco de pavo que desde el babarablascograucoleo nos hayas lanzado ese: “Me encanta Dalí. Menos cuando pintaba, me encanta Dalí”. O sea, me encanta Dalí. Menos cuando pintaba, me encanta Dalí; por ponerlo en primera persona simbiótica, siempre que me conceda el honor de ser simbionte en lo barbarablascograucolea.

Delirante juego, como delirante beso, el que dejo aquí por la barbarablascograucoleidad.

Josep Vilaplana dijo...

Yo, cuando sea yo, seré ojo, que ve sin ser la cosa vista; que mira sin necesidad de ser visto; que todo lo que necesita es luz y sombras; que no tiene miedo porque Ese, el Innombrable, mira por él y con él. Por cierto, ya lo dijo alguien que sabía lo que decía: “La experiencia literaria (increíble, pero este matiz tan sutil es fruto de mi raciocinio: si en realidad es experiencia y literaria) cura la herida de la individualidad sin socavar sus privilegios. Hay emociones colectivas que también curan esa herida, pero destruyen los privilegios”. Lewis, C.S. Mientras me espero que las patatas que he puesto al horno se doren (un poco de sal, un poco de pimienta y Dios te habla como si en realidad te conociera de toda la vida…) intento dilucidar lo que quería decir.
Un besote enorme de esto que vete a saber qué es y a dónde demonios va.

Pedro Herrero dijo...

Eso de dejar las drogas está muy bien. Pero dejar el bondage tiene que ser muy duro. Creo que tendríamos que quedarnos con alguna atadura, aunque fuera simbólica. De todas formas, presumo que lo que te queda de vida te dará ocasión de tomar tantas decisiones, que la última que comentas es cualquier cosa menos un ultimatum. Como siempre, leerte es un placer de lo más reconfortante.

Ramón Besonías dijo...

Enhorabuena por tu espacio, por compartir tus letras.

Las mías andan por:

http://lamiradaperpleja.blogspot.com

Si tienes tiempo...

mi nombre es alma dijo...

Me interesa y aplaudo tu barbarablascograulear, aunque si me lo permites no voy a seguir tu ejemplo, yo soy mas (sonrío).

Un abrazo

Miguel Baquero dijo...

Pues tienes razón, que a veces lo más difícil es quererse a uno mismo... sin discutir demasiado

Jaht dijo...

Pues es cierto que no viene metabolizar en el DRAE. ¡Y ahora qué hacemos!, porque si no metabolizamos el mundo; él, que no necesita permiso de la Academia, nos metabolizará a nosotros.
Creo que yo también me dedicaré a Joseantonear, o algo así. Al menos hasta que incorporen la palabreja al diccionario.
Gracias por la bárbara idea.

Raúl dijo...

Barbarablascograuleame, anda.
Sonrío.

Sombras Chinescas dijo...

Ante todo, no te decidas por lo último.
Y ánimos y paciencia te recomiendo, por lo duro que resulta separarse de la disciplina del rebaño.

Saludos.

Bárbara dijo...

REYES, vaca gallinácea suena a gallifante, a animalillo entrañable. Nunca debimos salir de la granja.
Besos.

Grande Cela, grande quiero decir. Ya le cambiaría yo cromos, VICENT, un kilo de grasita por otro de talento literario.
Claro que debe de estar en los huesines ahora mismo... Todos delgados al fin, un sueño...

¿En serio, ISABEL, aparece? Siempre nos quedará María,gracias a Dios. Puestos a elegir, lo complejo, ande o no ande. Besitos.

Supervivir mola más, BB, de superviviente supervivir, no? Muchos más besos.

Ese es el tema, ARACELI, como aún no tengo del todo pillada la técnica, ando algo desenfocada como en aquella peli de Woody Allen.

Ríndete cuanto antes, NÁN. Ya sabes que no te pido una tregua sino que te la ordeno. Y tienes razón, salió un post caótico y confuso (tontérrimo diría). ¿Pero no pretenderás que dispare hacia dentro?
Mira que usar champú normal,a quién se le ocurre...
Y se dice jopelines.

Sin aderezos, ni salsitas, ni poses, ni etiquetas, GEMMA. Lo malo es cuando quitas todo eso y descubres que solo hay un gran vacío... besos, esos, esos (es el eco)

Te entiendo, MUYSEÑORESMÍOS, compartir es vivir (puro plagio de la coca cola, ¿o no era la coca cola?). Lo de barblascograulear es algo pequeñito(puro plagio del de Eurovisión) pero es que salvadordalilear estaba ya cogido.
Un beso simbiótico.

Bárbara dijo...

Tú ya eres ojo, JOSEP. Y lengua. Un ojo y una lengua gigantes (muy dalinianos por cierto) y no trates de convencerme de lo contrario que las personas virtuales sois lo que a mí me da la gana. Es buenísisma esa frase de Lewis, no sé cuáles son exactamente esos privilegios pero es buenísima. ¿Salieron ricas las patatas? Oler, olían a gloria bendita.
Y me estiro para alcanzar ese beso, y con un passing shot cruzado lo devuelvo al otro lado de la pista.

Claro que lo del bondage era metafórico, PEDRO (por si lo lee mi madre). Las drogas sólo riman con la juventud, con el resto resultan hasta grotescas.
Un placer tu placer.

Hola RAMÓN! Bienvenido por aquí. Lo de comapartir es más un abuso que una generosidad, aviso.
Ya mismo te visito.

Jaja, ALMA, ya lo creo que eres más, qué suerte tienes.
Un abrazo.

¿Quererse a uno mismo? ¿he hablado yo de eso, MIGUEL? Sí que debí expresarme mal en este post, sí. Pero claro, es importante quererse mucho.

De nada JATH, a mandar. Se me ocurren ideas así de chorras todos los días, tengo un almacén gigante de ideas chorras del que me surto.
Y apoyo el joseantoneo, siempre es agradable saber quién hay detrás de un seudónimo.

Como te barbarablascograulee en serio, RAÚL, verás. Luego no quiero lagrimitas...

SOMBRAS, descartado lo de espidofreirear, de forma repulsiva más que definitiva. Lo otro, beee, ya veremos.