martes, 23 de marzo de 2010

Princesas Disney

Este domingo, leyendo el EPS, casi aguo el café con mis lagrimones.

No sé qué es el rosa
no sé los nombres de las princesas Disney
no fui La niña más bonita del mundo
orbitando en la pupila de unos ojos llanos
el asco no es rosa
el asco era yo
ocre
del color pegajoso de la bilis
menuda y ocre, era toda asco
tierno asco
cuando él andaba cerca.
Y él siempre andaba cerca.

Como un mago del espanto.

Culpable por ser bonita
fuera de unos ojos
palpablemente bonita
palmariamente deseable
culpable por inocente

el error era vivir.

No publicaré esto
hasta que él haya muerto

mago del espanto
pero si él está muerto
lo maté con mis palabras-bombas de racimo
flores rosas crecen sobre su tumba
orquídeas, brachichitos, acacias, magnolias, tamarindos, adelfas, hibiscus, gladiolos, geranios, silenes, buganvillas, dragoneras, hortensias
todas rosas
es bonito
con mi vestido de princesa Rapunzel
me sentaré a verlas crecer
y levantaré las enaguas de mis faldas
crujientes como alas de libélula
y mearé sobre esa tierra
sin salpicar mis braguitas rosa.

Se va le caimán, se va el caimán
se va por la barranquilla

y el asco como un pétalo caerá
mudará del rosa al ocre
mientras las raíces estrangulan sus huevos
clavan espinas en su carne
sangrante de menstruación

y esta princesa Disney sonreirá
marcando unas hermosas, rosas,
patas de gallo.

16 comentarios:

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

A veces, muy a menudo, me pregunto si los humanos no estaremos todavía dentro del periodo de garantía, para hacer un paquete con todos nosotros y devolvernos a la factoría del barro de la tierra, a ver si consiguen algo mejor volviendo a a amasarnos.

Un beso.

PD: No sé si sabes que ayer, si no estoy mal informado, murió, precisamente en Barranquilla, el autor de la conocida canción “Se va el caimán”.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Desmiento lo de la muerte ayer de José María Peñaranda, autor de “Se va el caimán2 debo de haberlo entendido mal en un comentario en la radio; he mirado en internet y murió en Barranquilla, sí, pero el 6 de febrero de 2006. (¡Jo!, parezco un periodista del corazón).

Saludos.

Reyes Uve dijo...

Como sabes, no leo prensa ,pero el domingo quedé con Jc , a quien no le falta EPS , y adivina qué entrevista /reportaje me hizo latir el corazón con más fuerza de la pura cólera , angustia , dolor y demás .
Yo siempre he pensado que lo que ella dice es verdad , en cada aula hay dos o tres casos como poco ,y crecen solas o solos, crecen sin infancia y nadie lo sabe .
También sabes que no ejerzo el catolicismo pero en temas morales mi frase favorita es aquella que atribuyen a Jesús de que el que escandalice a un niño , en el sentido más amplio de la palabra , "más le vale tirarse al río con una piedra al cuello " .
....
Me cuesta mucho este tema , tengo una hija de 6 años y ....

Carlos J. Galán dijo...

Pensé que estos dos adjetivos no podían ir juntos: hermosísimo y terrible lo que has escrito, Bárbara. Besos.

Flavia Company dijo...

Brutal. Y la belleza en la que se refleja lo brutal es lo único que puede consolarnos y permitirnos seguir adelante. Estremecedor.

Sombras Chinescas dijo...

Más que de llorar, te entran ganas de vomitar o de morder, o de ambas cosas.

Saludos.

Lucía dijo...

Hola Bárbara, desde luego somos unos privilegiados a todos los que no nos ha pasado algo tan terrible. Porque esto si es una cuestión de suerte: te toca o no te toca.

Y esto caso, como otros ha salido a la luz, pero cuántos no salen y son silenciados, sobre todo como el más cruel que es el incesto.

El privar a una persona indefensa de las cosas básicas que debería de tener cualquiera: su niñez, sus juegos, sus ilusiones , de esta forma...en fin, qué más se puede decir. -Vivir en una vida vacia-

Besitos fuertes guapa.

Isabel dijo...

Gracias por traerlo a tu blog, hace tiempo que no compro prensa y también por enseñarnos a extraer "esencias" bella Bárbara.

BB dijo...

Es un tema tan terrible y difícil de abordar, pero que duele, que te duele demasiado. Cuántas caritas que nos parecen inocentes, tienen o tendrán que sufrir de estos abusos, me pregunto. Y a esas madres que callan, porque siempre lo saben, no hay pena o castigo suficiente. Y para el perpetrador,
la muerte es demasiado dulce para ellos.
Estoy triste.
BB

Josep Vilaplana dijo...

Escribir cualquier cosa relacionada con el abuso sexual de menores, y más cuando ese abuso proviene de sus propios padres, me produce una profunda sensación de insuficiencia, una nausea que intuyo proviene de sentir que apenas se puede rozar lo que las víctimas sienten. Tal vez ese asco, ese terrible desconcierto, provenga del horror primigenio que nos produce el mal cuando no se entiende. Las sensaciones que acuden ante esos casos se desdibujan apenas reconocidas; tristeza, odio, repulsión, se saben pequeñas y retroceden dejando un vacío enorme, algo parecido a una nada absolutamente consciente. No hay infierno posible, todo lugar es acogedor ante semejantes monstruos.

Mi querida Bárbara, la enorme belleza de tu poema no consigue mitigar la certeza de que sobre eso no hay palabras posibles, ni siquiera la poesía puede recrear esos infiernos.
Un besote.

Casilda dijo...

Es horrible, yo tambien leí el articulo y me quedé como abobada un rato, ¿como es posible sobrevivir a eso?.
Tambien saca lo peor de mi , vamos que me pondria cortar huvos y me quedaria nueva ...
Tu poema precioso, tremendo y precioso .
Un abrazo

NáN dijo...

Los pedófilos laicos por un lado, a su bola, tendiendo trampas en Internet para luego amenazar y conseguir lo que quieren. O el abuso en un programa de TV, que el programa emite. Los grupos de adolescentes abusando de los y las débiles.

Los del "turismo sexual". Gentes respetables y "normales" que aparecen en un documento que vi, gentes de un pueblo de Castilla León, que contentos decían que por poco dinero compraban baratijas en un chino y se iban a Cuba a cambiarlas por favores sexuales.

La iglesia católica, cuyo hedor de pedofilia con la protección y ocultamiento de las jerarquías empieza a llegarnos. Tremendo en los internados para pobres que dirigían.

Y ahora el incesto: la propia familia. Que resulta que es más de lo que pensábamos. La oscuridad total para la niña o el niño indefensos.

Y la sociedad. Si va a tener razón el cura chileno que veía víedeos de abusus a bebés. "Creía que estaba socialmente aceptado". Y va a tener razón, porque el padre de Isabelle extendió la práctica asus amigos y nadie dijo nada. "¿Quieres follarte a mi hija por esto o por lo otro"?

Y muchos decían que sí. Y si alguno dijo que no, no se fue corriendo a una comisaría. Solo una vecina se coscó y actuó.

Vivimos en una sociedad con una parte muy enferma, en la que se acepta el ejercicio del poder sobre los indefensos. Lo vemos a nuestro alrededor, en casos no sexuales.

Un Presidente de gobierno con sus velinas. Un expresidente español que visitaba ciertos yates de ciertos millonarios.

Y en la oscuridad de la familia, el padre, si quiere, puede. Y los amigos, también.

Raúl dijo...

A mí se me hace difícil imaginarme peor infamia.

Bárbara dijo...

MUYSEÑORESMÍOS, como el José Javier vazquez versión bloguera. Yo ya me dejo amasar para ver si sale algo mejor, ya, me encantan los masajes.
Descanse en paz Peñaranda. Un beso.

Estoy dispuesta a sufragar las piedras que hagan falta, y los metros para medir cuellos, REYES. Te entiendo, con niña el temor es aún mayor.

Gracias, CARLOS, la vida conjuga esos dos adjetivos a menudo. Un besazo.

Hay belleza en lo terrible, FLAVIA. Puede que extraerla sea el único sentido de eso que llaman arte (que no quiere decir que yo haga arte...)

Morder y vomitar al tiempo, difícil pero tremendamente ajustado, SOMBRAS.

Ese es el tema, LUCÍA, sacarlos a la luz, que dejen de ser temas tabú. Algunos interpretan el silencio ante el horror como complicidad, de ahí lo que dice Nán que decía aquel cura: "Creí que estaba socialmente aceptado". Besitos.

ISABEL, yo aprovecho con alevosía el ejemplar del bar, si te soy sincera. Es comprar el periódico y no le hago ni caso. Lástima que en la versión electrónica no se pudieran ver las fotos.

Bárbara dijo...

Duele, BB. Pero hasta la historia más terrible puede tener un final feliz como es el caso, y aunque no borra el sufrimiento, le da otro significado. Por eso no hay que estar triste. Mejor estar cabreado.

Supongo que no es malo, JOSEP catalogar los males, nombrarlos y adejetivizarlos, los hace más inteligibles, ayuda a rebasarlos, como cuando uno va por la autovía y lee en voz alta el letrero de Chinchilla, y Chinchilla ha quedado atrás.
A veces nos resistimos a entender del todo, como si entender llevara a justificar.
Como emoción básica, creo que es bueno ahondar en el asco, aunque quede la sensación de que apenas arañamos la superficie.
Un beso, con una emoción bien distinta.

Pues parece que es posible, CASILDA. Antes de cortar esos huevos, yo primero los herviría, y luego los desollaría. Otro abrazo.

Increíble lo de ese cura, NÁN. Y lo peor es que estoy segura de que no era del todo consciente de sus monstruosidades.
A menudo pienso que muchas de las personas con las que trato serían sanguinarios delincuentes si no fuera proque se han criado en un ambiente en el que es costumbre respetar las leyes.
Hay gente realmente despreciable que lleva una vida muy respetable.
Si puedo, no pierdo ocasión de mostrarles mi desprecio.

Pienso igual, RAÚL, en una escala de la infamia, creo que estaría la primera.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No creo que en tu caso se consiguiese nada... creo que no.

Un beso amasao