viernes, 5 de febrero de 2010

Prevariqueision

No tengo especial predilección por los grandes egos, salvo por el mío, claro está, que es grande, único e indivisible, como esta España nuestra (se me llena la boca al decir España, se me llena de aire con la Es, explota apasionadamente en la p y remata con graciosa filigrana en la ñ), pero me indigna la acusación de prevaricación al juez Garzón. Me repatea, en palabra muy española.
Y mira que es grande esta España nuestra, grande fue nuestra transición, un ejemplo a seguir allende los mares, y grande nuestra ley de amnistía. Tan grandes como las estupideces comparativas que hoy sufrimos.
Ahora resulta que Garzón es un delincuente por prevaricar, esto es, por dictar una resolución injusta a sabiendas (dice la Rae). No por saltarse un procedimiento absurdo en aras de perseguir una idea íntima de justicia, sino por dictar una sentencia que él sabe que es injusta. Y es que, por lo visto, además de aseados, los de Manos Limpias son médiums. Paradójico, por no decir irónico, por no decir patético, que los que acusan se llamen precisamente Manos Limpias.

Muchos son los que se echan las manos- limpias- a la cabeza ante el quebrantamiento de las pequeñas normas, los guardianes de la estabilidad de la nación, los que creen que de no ser por ellos iríamos derechitos al caos absoluto, a Sodoma y Gomorra, a otra guerra civil, a la subversión del orden establecido, o peor aún, a la eliminación de las plazas de aparcamiento reservadas para sus Mercedes.
Qué gente más peligrosa ésta que se salta las normas, y que además ni siquiera lo hace- al menos en este caso- , para enriquecerse o empoderarse, sino simplemente para cebar su ego.
Al lado de tamaña atrocidad, el que haya cientos de personas aún desaparecidas, el que permanezcan intachables las memorias de contrastados asesinos, cuyos descendientes disfrutan hoy de unas golosas rentas tanto pecuniarias como de prestigio social, es pecata minuta.
El escrupuloso cumplimiento del procedimiento, por absurdo que sea, es lo importante, no vayamos a socavar los cimientos de la cohesión social, por Dios, que España se nos rompe con un pedo fuerte.
Aunque sus coches atropellen a los peatones, hay que ponerle una multa a aquel que se salte el semáforo en rojo, por mucho que alegue que iba a socorrer al accidentado. Faltaría más.
Podríamos llamarlo estrechez de miras, exceso de legalismo o gusto desmedido por el orden pero todos sabemos que es puro y cruel egoísmo.

21 comentarios:

Jaht dijo...

Yo soy de los que piensan, Bárbara, que de aquellos lodos vienen estos barros; que tal vez nuestra transición no sea tan ejemplar como nos han hecho creer, que tal vez hemos perdonado demasiado en detrimento de la justicia elemental, y por eso están tan crecidos los hijos, nietos y biznietos de aquella España retrógrada con olor a incienso y a bragueta de clérigo.

Yo soy de los que piensan que tras un golpe de estado contra un gobierno del pueblo, sólo cabe restituir el poder popular, pase el tiempo que pase. Si no se hace así, lo que viene detrás no tiene legitimidad ni solvencia, y acabaremos, tristemente, en el punto de partida. Ya sabes, aquello de que un pueblo que desconoce su historia está condenado a repetirla.

Yo quiero una España grande, para que entremos todos, una España plural (mucho más divertida)y respetuosa.
Y hablando de aseo, no hay que lavarse las manos ante ciertos comportamientos fascistoides, aunque sean judiciales.
Está claro que sabes provocar. Un saludo republicano.

BB dijo...

Es difícil para mi, comentar algo que les atañe solo a vosotros.
Pero, chapó por este articulo, que
pisa, que remueve, que pega fuerte.
Amo a España y no podemos dejarla romperse. Eso, nunca.
Un abrazo, Bárbara
BB

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

El chiste: genial.
En lo fundamental estamos de acuerdo: en que al único ego que merece la pena tenerle especial predilección, es al tuyo… pero qué sulfurado lo encuentro, chiqueta. [Las fases de la Es-p-(a)-ñ-(a), genialidad tuya].

No voy entrar en que si Garzón sí o que si Garzón no, porque es un personaje que me gusta tanto como me disgusta, según las ocasiones. Además, como los míos estaban en la parte de los que, al parecer, no cayeron por Dios y por España, podría ser parcial.

Lo que me escuece, más que un grano infectado en salva sea la parte, es tanto que haya gente enterrada donde nadie, ni sus familiares lo saben, como que hayan, después de tantos años, osamentas desparramadas por los antiguos campos de batalla sin que nadie, ni familiares ni los demás, nos hayamos preocupado por ellas.

De cosas de las que comentas, te podría hablar… y mucho, pero no quiero amargarme la tarde, que esas cosas me pueden.

Besos.

Carlos J. Galán dijo...

Ostras, que por una vez no voy a estar de acuerdo contigo... esto sí que es un hecho sin precedentes, Bárbara. Aquí creo que me puede mi parte de jurista.
Me parece que el móvil de Garzón no fue hacer justicia ni de lejos, sino, efectivamente, alimentar su ego e intentar hacerse la foto internacional desenterrando a Lorca. Para ello se atribuyó una competencia que no tenía a sabiendas de que no la tenía. Y luego archivó el caso y se desentendió cuando constató que no iba a haber tal foto.
A mí me parece que es compabible pedir justicia histórica, pedir apoyo para quienes quieren que los restos de sus familiares no estén en cunetas (todo esto sí lo comparto), con querer que los jueces sean los primeros en cumplir las leyes y no instrumentalizarlas a su particular conveniencia personal.
Siento que sean los de Manos Limpias los que se salgan con la suya, pero me parece que, también en eso, las leyes tienen que ser igual para todos: me parecería escandaloso que no se tramitase una querella fundada o no se rechazase una querella infundada porque la presenta un grupo ultraderechista o porque la presenta un grupo ultraizquierdista.
De todas formas, a Garzón, después de tanto tiempo de jugar con los sumarios a su antojo, no me extrañaría que le encausaran también por captar patrocinios de un banco y luego olvidar a continuación el pequeño detalle de abstenerse legalmente cuando le toca archivar una querella contra el presidente de ese banco.

Reyes Uve dijo...

Gracias por esta información , como bien sabes en el huerto mental donde vivo sólo hay bellotas y naranjas.
Escribes tan bien y tan clarito que me entero hasta yo.
Besos y que sea lo que Garzón quiera , que es al fin y al cabo el que maneja estos asuntos mundanos /jurídicos; los demás como siempre , a leer periódicos y a creernos todo . ( o no).

Miguel dijo...

Garzón es el personaje más nefasto del país.

Una anomalía del sistema de derecho.

Un político narcisista -que usa su carrera y la institución en beneficio de su ego- es terrible, pero a la larga la gente aprende y lo acaba echando. Pero un juez narcisista es letal.

Más tarde o más temprano tenía que caer.

Sí. A casi nadie nos caen simpáticos quienes le acusan esta vez pero esa no es la cuestión, la cuestión es ¿tienen razón?

De todas formas ya habrá algún Botín que lo defienda, no sufras por él.

Casilda dijo...

La verdad verdadera es que a mi lo que me da mas rabia es que hayan sido los de Manos Limpias los finalistas ganadores pero a Garzón se le fué la olla hace tiempo y mucho me temo que hasta cuando tiene razón va aparecer que no la tiene porque va camino de convertirse en una caricatura de quien fué y me da lastima que al final solo vaya a quedar de él la letra gorda cuando en la pequeña ha sido un tio grande .
Un abrazo

Bárbara dijo...

Pienso exactamente lo mismo, JATH, la transición se fundamentó en tremendas injusticias, en escandalosas renuncias. No sé si era la única forma de hacerla, no lo sé, pero sospecho que tal vez no hubiera sido necesario pagar un precio tan alto (por cierto hay un libro interesantísimo titulado "El precio de la transición", de Gregorio Morán, que ahonda en todo esto, no sé si lo conoces). Está claro que cuarenta años dejan mucho miedo, mucha costumbre de pasividad y tienden a aniquilar cualquier resquicio de justicia. Eso y ese temor atávico de despertar al monstruo de las 2 cabezas...
Precisamente, un lugar donde encontrar una gran variedad de comportamientos fascistoides es el estamento judicial.

Me hago cargo, linda BB, en resumen te cuento que muchos familiares siguen queriendo saber el paradero de sus seres queridos desaparecidos, saber si los torturaron, cómo los mataron, saber dónde echaron sus cuerpos, en fin algo que no parece muy descabellado, por mucho que hayan pasado los años. Algo que por ahora, va a seguir siendo imposible. Abrazo.

Me alegro que coincidamos en lo importante, MUYSEÑORESMÍOS, en lo descomunal de mi ego, jeje, pero hablando de egos, olvidemos que es Garzón quien lo ha hecho, y pensemos en lo que esto supone, en todos los que hay detrás. Ya sé que ese señor está metido hasta las trancas en la política de alto nivel y allí se pega fuerte y sucio. Pero eso no quita para que se aplauda una buena iniciativa, que veo a ti también te lo parece. Tampoco Zapatero es santo de mi devoción pero si hace una ley para que los homosexuales puedan casarse pues lo aplaudo.
Y te mando besos.

Un poco de polémica,CARLOS, bien... tú juegas con ventaja porque sabes mucho más de esto que yo. Que se ha saltado el procedimiento está claro, pero ¿es tan importante? Y sobre todo ¿había alguna otra forma legal de hacerlo?
Y al hilo de todo esto y aprovechando que te tengo a tiro: ¿qué me dices tú de saltarse a la torera el derecho internacional que no permite invocar a leyes de amnistía para no investigar las desapariciones forzosas, unas leyes internacionales que dicen claramente que es deber del estado esclarecer la suerte o el paradero de los desaparecidos, y que no puede delegarse en los particulares ni en los familiares de los desaparecidos?
¿no supone esto una contradicción? ¿no debieran prevalecer los derechos más importantes?
Es innegable que la motivación de Aznar haciéndose la foto en las Azores y la de Garzón imaginándose retratado junto a los huesitos de Lorca es la misma, pero los fines que perseguían eran distintos, unos me parecen execrables y otros loables.

REYES, bellotas, naranjas y todo un universo imaginario, reina. Ahora entiendo por qué dejabas un dulce aroma por allí por donde pasabas...

De verdad, MIGUEL, que me importa un bledo Garzón, no sufro por él, no rezo por él por las noches, no contribuyamos a inflar su ego hablando en exceso de él. Hablemos de los familiares de las víctimas, (las de aquí o las de la plaza de mayo), que por ese supuesto incumplimiento del procedimiento, por esa falta de competencia, por el desmedido ego de Garzón o no importa por qué razón, van a tener que seguir esperando a que se haga justicia y se les devuelva algo de dignidad. Y cuando digo “les”, podría decir “nos”.

Justamente, CASILDA, y entre unos y otro, la casa por barrer. Y sí que da para una buena caricatura, sí, con esa carilla de topo que tiene. Besito, guapa.

NáN dijo...

En tiempos de Franco existían leyes por las que, por ejemplo, no podían reunirse más de 4 personas sin solicitar permiso. Claro que esa leyes no se cumplían ni nadie las hacía cumplir... salvo cuando se quería.

Estimado Carlos, creo que la Ley es básica para mantenernos, pero sé que las leyes se hacen y se interpretan "políticamente". Y sé que los jueces han de tener una sensibilidad con respecto a los gobernados, porque si no pasa lo que pasa.

Siguiendo estrictamente tu definición, todo el mundo que toma decisiones en lo público sería prevaricador. Desde luego, empezando por Aznar, que prevaricó para meternos en una guerra que solo a él (y muy pocos de los suyos) le beneficiaba.

Hay jueces, no solo Grazón, que abordan casos difíciles. Varios de sus compañeros magistrados ya dictaminaron que tenía razón al haber abordado ese caso. Cada uno de esos dictámenes o afirmaciones te quita una parte de razón a ti en lo que dices: al fin y al cabo, basas lo que propones sobre todo en que "presupones" que quería la foto. En lo otro, las opiniones de magistrados y jueces que apoyaban a Garzón, como dije, convierten lo que dices en "tu opinión". Y si es "tu opinión" ya no es "La Ley", aunque haya que "acatar" un resultado final si se produce. Lo que quiero decir con esto es que, aunque parece que procedes de ese medio, emites una opinión, tan válida como la de cualquiera. Tan inválida como la de cualquiera. Y que el fondo del asunto lo dejas sin tocar, quietecito, suave, muriéndose de la pobredumbre del olvido, inexistiendo. ¡Y eso sí que me parece fatal!

Y ahora llega la política, el estos jueces quieren crear problemas a..., saldar cuentas con..., vengarse de...

Y así, lo que dije de confianza en la Ley me desaparece.

¿Puedo decir que sufro la Ley, pero no creo en ella? Si por esto voy a ir a la cárcel, diré que lo decía como chiste... ¡porque no merece la pena!

La cuestión es que son decenas de miles los esqueletos en las cunetas. Los nombres en la memoria que no habla y acaba muriendo (no como los que están escritos en los muros de las iglesias de pueblo, coincidiendo los apellidos con los de los propietarios nuevos de la época). Sucede que la Historia se olvida de ellos y se falsea más. Que no solo se mató, sino que se robó, y nada se restituye.

Garzón mo importa una nube de leche en una gran taza de té. Que la maquinaria legal-fascista opere con tanta fuerza, sí me importa.

Vicent dijo...

Lo importante es el fondo, no la forma.

No me gustan muchos de los comportamientos de Garzón, pero creo que el fín que él busca está por encima de su propia persona.

Raúl dijo...

Tampoco voy a ser muy original con mi participación en el debate. Simplemente, y huyendo de polémicas, diré que estoy de acuerdo en el fondo (faltaría más) pero no en las formas; algo obligado siendo jurista.
Creo que Garzón sabía que no era competente y, aún así, se erigió en paladín de la causa. Una causa por cierto, de la que tendríamos que estar tirando toda la sociedad al unísono, siempre y cuando, claro está lo que verdaderamente queramos sea pasar página de una vez por toda; palabra de descendiente de represaliado por los vencedores.

Josep Vilaplana dijo...

No recuerdo quien dijo que la historia se hunde en su efecto inmediato, se agota en sus efectos especiales; tal vez la historia implosiona en la actualidad, pero más allá de estos “efectos especiales”, y esta vez sí que recuerdo quien lo dijo, necesitamos de la historia íntegra para ver si logramos escapar de ella, no recaer en ella. Casi todo vale si lo que pretendemos es denunciar a esos verdugos que pretenden ajusticiar dos veces al mismo reo, una con la muerte y la otra con esa otra muerte sin sentido a la que llamamos olvido.
Comparto tu “cabreo” Bárbara.

NáN dijo...

Dicen que la distancia es el olvido
pero yo no concibo esa razón.

Vicent dijo...

No es por polemizar pero cuando se nos llena la boca de "pasar página" me da la risa maria luisa...

La historia como bien sabemos la escriben siempre los vencedores, durante la guerra civil hubo desmanes por ambas partes,eso lo tenemos todos mas que asumido, lo que no se puede permitir "pasando página" sin más es que los atropellos posteriores a la guerra tales como las "expropiaciones" de tierras, "traspasos" de negocios que sufrieron los vencidos y disfrutaron los vencedores no sean reparadas en su justa medida.

Hubo gente que se quedó sin nada porque habian luchado en el bando perdedor. Esos robos, porque no tienen otra palabra, siguen sin castigo.

Entiendo que si el inicio de mi fortuna familiar viene de una de esas expoliaciones tenga interés en pasar página pero si mi familia quedó en la miseria a causa de lo que digo pues la verdad... igual soy un poco mas reticente a tanto poner la otra mejilla.

Vicent dijo...

No he querido entrar a valorar los temas mas graves, las muertes de ambos bandos, porque esas queramos o no siempre son irreparables y mucho mas delicadas de tratar.

NáN dijo...

Las cosas, claras. Los "hechos", cantan:

'Objetivo, Baltasar'
JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ
El CGPJ se salta los trámites habituales con el fin de acelerar el relevo del magistrado

"El Consejo del Poder Judicial no ha desperdiciado tiempo en impulsar los trámites para suspender de sus funciones al juez Baltasar Garzón. Las diligencias del Tribunal Supremo contra el juez llegaron el lunes al secretario general del Consejo y éste, sobre la marcha, las metió en el orden del día de la Comisión Permanente de ayer, martes. Y, también ayer mismo, el Consejo hizo una excepción con Garzón y se saltó su propia costumbre de no actuar contra un magistrado si no media contra él una decisión judicial firme (auto de procesamiento o conversión de unas diligencias en procedimiento abreviado) o sin que la causa disponga del aval de la fiscalía. Lo que ha valido para otros jueces, no sirve ahora para Garzón, que ni está procesado ni es acusado por la fiscalía en ninguno de los dos procedimientos que le ha abierto el Supremo merced a querellas de ideologizados y extraños acusadores." (El País, 10-02-10)

Bárbara dijo...

No puedo estar más de acuerdo, NÁN, las leyes son instrumentos de control, ya lo decía Marx, y son interpretables. Desde todas partes se practica la opinión, también desde la ley.
Y siguiendo con el bolero:
porque yo seguiré siendo cautiva de los caprichos de su corazón (de su bolsillo más bien...).
Al menos en los últimos días se les va viendo el plumero, resulta que al fin y al cabo, saltarse el procedimiento no era tan grave, siempre y cuando sean ellos los que se lo salten. Lo que me llama la atención es la escasa repercusión mediática. No sé si las hay, pero salvo la que recoges de El País, no he leído columnas de opinión a favor o en contra, y me parece un tema importante (ahora buceo más a fondo a ver si encuentro algo...)
Se mató y se robó, por supuesto. Lo único que se pide es que devuelvan los restitos, ni siquiera para usarlos como prueba acusatoria, sino simplemente como prueba de un hecho, de una verdad. Así, nunca seremos un país avanzado, no, no, no.

Ya lo creo , JOSEP, la historia es también el presente, está unida por el mismo hilo. Somos lo que somos, no tuvimos una revolución francesa, a la Pepa se la cargaron en su más tierna infancia, sí tuvimos golpe de estado, guerra civil, casi 40 años de franquismo y otro intento de golpe de estado. Esa es nuestra historia, por eso se ha desvanecido el espejismo de una España moderna, al mismo nivel que otros países europeos. La economía también se empapa de estas cosas.
Me alegra que compartamos.

VICENT, también se puede resumir en aquello de si el fin justifica los medios. Yo no sé por qué razón nunca el fin debe justificarlos, si la ecuación al final resulta positiva. Los preceptos rígidos se los dejaremos a los que tienen la moral lasa, y los necesitan porque sin ellos serían capaces de cualquier barrabasada. Lo robado por supuesto no se restituye, ni siquiera se pide eso. Yo entendería, que no justificaría, la reticencia de algunos a conceder derechos básicos, a costa de renunciar a algún derecho adquirido, (que por supuesto no es básico). Pero no dejar que otros tengan un derecho cuando no se les quita nada, eso no lo entiendo. Supongo que lo llamarán justicia preventiva... Lo mismo sucedió con los matrimonios homosexuales, ¿en qué coño afectaba a las tradicinales familias cristianas?, ¿de qué agresión se defendían?
Qué absurdos somos. Y a mí tampoco me va lo de poner la otra mejilla.

Ese es el tema, RAÚL, que no tiramos de la manta, y si alguien lo intenta, a la hoguera con él. Y el resto tampoco nos quejamos demasiado. Revolusión!!!

Flavia Company dijo...

Lo extraordinario es que podamos dudar antes estas cosas. Es decir, qué confusión nos aturde, qué sinrazón nos descalabra. Por qué no tenemos claro hasta dónde, cuáles son los límites, qué parte juega el ego. Por qué no sabemos más. Juzgar es una quimera.

Bárbara dijo...

Yo he dudado, FLAVIA, mucho, en este tema. Supongo que al final, es una cuestión de alternativas, se trata de decidir la menos mala. Y posicionarse sin juzgar.
Desde luego, si yo fuera jueza no dormiría.

Carlos J. Galán dijo...

A mí me parece que sí es importante el procedimiento, es lo que nos salva frente a la arbitrariedad. No ver eso porque no nos afecte, o porque una vez nos afecte positivamente es como aquello de Martin Niemoeller ("vinieron a por los judíos, no pronuncié palabra, yo no era judío..."). Se saltaron la ley a su conveniencia, pero como los denunciantes eran fachas nos dio igual... Pues no, la norma del juez predeterminado, el que no te puedan poner un juez específico para tu caso arbitrariamente, sino sólo el que tiene competencia objetiva, es una conquista básica del Estado de Derecho. Si no fue así y Garzón lo hizo fantásticamente, estupendo, ya lo decidirá el órgano competente. Yo sí creo que hay otras formas de hacer esto que no saltarse a la torera las normas para que el querido amigo de Botín se haga la foto (os recuerdo que cuando no hubo foto, él mismo lo archivó y a otra cosa). Y de hecho se está haciendo, ¿no? Artículos 11 y 12 de la Ley de Memoria Histórica. Muertos en las cunetas hay muchos del bando que perdió y todavía algunos del bando que ganó, e inocentes de ambos bandos. Yo sí apoyo abrir fosas -si los familiares quieren-, pero nunca reabrir trincheras. Y no lo dejo sin tocar, Nan, he dicho literalmente en mi comentario anterior que compartía esa causa.
En todo caso, pensaría exactamente lo mismo (que la ley hay que cumplirla, que la ley tiene que ser igual para todos, que si no nos gusta cambíemosla pero no que cada uno la aplique o deje de aplicarla ad personam) aunque fuera exactamente el supuesto contrario. Porque mis opiniones, equivocadas o acertadas, se suelen basar en cómo veo los hechos. Unas veces eso me lleva a poner a parir al PP o a coincidir con el PP y otras a poner a parir al PSOE o a coincidir con el PSOE, etc. Hay opiniones que se basan sistemáticamente siempre, hablemos del tema que hablemos, no en los hechos sino siempre en el sujeto. Y, vaya, qué casualidad, siempre tienen razón los mismos. Por ejemplo, las guerras por el petróleo de Irak fue algo tan nauseabundo cuando nos metió González como cuando nos metió Aznar.

Bárbara dijo...

Complicado, CARLOS, ojalá las leyes injustas pudieran cambiarse fácilmente, por voluntad de la mayoría, pero no siempre es así, y algunos grupos de poder ejercen gran presión. Si hasta la propia constitución está blindada contra algunos cambios, hay algún articulillo discriminatorio para la mujer, pero no se le puede tocar ni un pelo porque a la monarquía no se la toca. ¿Que es contradictorio? qué más da.
Yo en parte estoy de acuerdo con lo que dices y estaría aún más de acuerdo si partiéramos de cero, de unas condiciones de igualdad y todos respetáramos las normas. Pero no es así, desgraciadamente, y las leyes tienen historia, la misma historia que nosotros. Como dices, decidirá el órgano competente, pero resulta que según quién componga ese órgano competente, decidirá en un sentido o en otro. Y eso es arbitrario a mi modo de ver.
Y sí, hay una reciente ley de memoria histórica pero no se cumple. Defiendo esta causa, pero no defiendo a ningún partido, no creo a estas alturas ser sospecha de ser socialista, yo siempre fui de izquierdas. Ni creo que tú seas sospechoso de ser de derechas, no van por ahí los tiros.
Un abrazo y gracias por debatir.