martes, 1 de septiembre de 2009

Volveeer



He vuelto. Esta mañana, desayunaba oyendo a Julio iglesias en el café, (el café de la esquina, aclaro) al primer Julio Iglesias -aclaro también- y me he emocionado. Esa sesentera ingenuidad musical, esa nostalgia hortera y ligera me han emocionado. Me ha invadido una placidez de mar sin olas y me he quedado atrapada entre las notas de esa canción, concretamente, allí donde se unen la eternidad y la inmediatez, mientras removía el café con leche sin ser consciente de ello.
Vamos, que empezamos bien el curso: reconociendo que me gusta Julio Iglesias, el primer Julio Iglesias (aclaro) casi tanto como aborrezco a todos los que vinieron después, hey.
Debí sospecharlo cuando vi Huevos de oro sobre fondo kitsch de Benidorm.

No he viajado lejos, apenas he resbalado costa abajo unos kilómetros por la pendiente del litoral y, sin embargo la sensación de un largo viaje alrededor del verano la llevo adherida a la epidermis y la certeza de que la que vuelve es otra, que de nuevo ha mudado de piel, me asalta. El verano es la única estación en la que sucede todo y en la que todo se detiene, un lugar de tránsito y de estacionamiento a la vez, un paréntesis subrayado con fluorescente.

He leído mucho y sin demasiado criterio (ya sabes, cualquier cosa con tal de no engrosar la lista de intelectuales ): el entrañable libro de cuentos que me envió mi querido Nán, la teoría de la relatividad especial de Einstein(¿?) (sí, a veces me da por leer estas cosas aunque no me entere de la mitad), al viajero Andrés Neuman (me gusta este chico, me gusta), a Hennig Mankell (y sí…) o a Joseph Kessell y su Belle de jour que siempre tendrá la piel transparente de Catherine Deneuve.
He engordado un par de kilos por una estricta dieta de arroces, cañas y helados, he ennegrecido dos tonos mi piel y supongo que ha aparecido algún sendero por descubrir en el mapa de mi rostro.


Y aquí estoy, con los lapiceros afilados y el uniforme recién estrenado, contenta de reencontrarme con mis compis de pupitre, con ganas de que lean las notitas que les paso por debajo de la mesa y con ganas de leer las suyas.
En fin, que he vuelto, con el propósito de cortarme más a menudo las uñas de los pies, y también de ser menos vaga y escribir más a menudo en el blog. Aunque ya sabes lo que duran los buenos propósitos…

22 comentarios:

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bienvenida Bárbara. Me alegro mucho de encontrarte por estos no-lugares y dispuesta a llenar nuestras vidas con notas.

Bonita foto ("Maternidad playera"); mira tú que me había parecico que era cerquita pero tirando p'arriba.

En fin, que ya estoy esperando tu próxima entrada.

Un abrazo... a los dos.

Carlos dijo...

Como estoy toda la mañana vagueando, con la cabeza aún en Tailandia, sin ganas de hacer nada productivo..., me he topado con tu post. No quiero yo alegrarme porque se terminen tus vacaciones, claro, pero qué bien que vuelvas a escribir. Se te echaba de menos. Me alegro de que lo hayas pasado muy bien y espero que te sea leve el regreso. Un besazo.

Elvira dijo...

¡Bienvenida! Muy guapos tu niño y tú. Un beso

moreiras dijo...

Qué alegría volver a verte, y a leerte.
Bienvenida de nuevo al camino, saludos.

Gemma dijo...

Qué guapos los dos. ;-P
Me alegro de que hayas vuelto tan dispuesta (y predispuesta).
Besos

Amaia dijo...

Bienvenida Bárbara,vaya,es precioso Bruno!Yo también bajé por el litoral:a jávea nada menos,a comer arroces,en eso coincidimos y también bajé con Gorka,en eso también coincidimos,pero yo no leí,leo ahora que Gorka anda con su papá hasta el 13.Y también leo sin criterio,un poco de todo,cuentistas básicamente pero también cosas que me interesan y por supuesto me hincho a ver documentales de bestias que me encantan,una que tiene sus debilidades.Me alegra comprobar que el descanso estival te trajo ganas de escribir en bitácora,te disfrutaremos entonces.Un beso para ambos!

BB dijo...

También yo comparto el placer
de verte de regreso. Se extraña
a quien se quiere, o no es cierto?
Bella foto, con tu niño, Bruno.
Un beso
BB

Lucía dijo...

Hola, Bárbara.
Qué bien que hayas disfrutado y descansado para mirarte las uñas de los pies un rato largo.
Un niño una pocholada.
Bienvenida y un beso

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

A esto llevan las esperas: al regreso. Se vuelve siempre, se vuelve cuando a veces ni se ha ido uno. Se echaron en falta los posteos, la letra pequeña. Y eso del engorde, el arroz, las cañas, lo subscribo enteramente. Septiembre no escarmienta y, ay, hoy empecé a trabajar.

Mercè dijo...

Los propósitos de septiembre son un poco como los fascículos que anuncian: empiezas la colección y no la acabas jamás. Venga, ánimo y a conseguirlo. Por cierto he llegado aquí gracias al blog de Flavia.

NáN dijo...

¡Que guapos los tres! El mar, el niño y tú.

Martí dijo...

Hola Bárbara, seguro que a Morgana les ha sentado de fábula ese arroz a banda que habéis compartido...
Bienvenida de nuevo
Un abrazo

Vicent dijo...

Encantado de releerte de nuevo.

Los veranos siempre nos cambian un poco a todos, para bien o para mal, es una caracteristica que no tienen el resto de las estaciones.

La que viene ahora mismo es mi preferida.

mi nombre es alma dijo...

Agradable ha sido tu paréntesis, placentero, descubridor y con tarareo, como debe ser. Y agradable será tu vuelta al otoño, atareado, interiorizante y danzarín, como debe ser.

Un abrazo

Anónimo dijo...

dicen que a bienvenido se contesta bienhallado, no sé, un placer!
me gusta el blog, su título, el tratamiento de temas, las fotos...
mansur

strongboli dijo...

Celebro tu vuelta, y que tus palabras sigan siendo las mismas que nos alumbren
con sus pálidos reflejos
hondas horas de placer.
(toma ya).
Y gracias por lo de las uñas, que no nos dejaban ver el sol (como Diógenes le dijo a Alejandro Magno).
Molts petons.

Bárbara dijo...

Grcias, MUYSEÑORESMÍOS. Sí que parece más la norte, sí, fue un día nublado, con una luz preciosa, que nos doy una pequeña tregua.
Otro abrazo doble.

Yo también te echaba de menos, CARLOS. Así que a Tailandia, bribón? ahí es ná... Yo recuerdo cuando viajaba, parece que fue en otra vida. Espero que circulen fotos maravillosas de esas a las que nos tienes acostmbrados. Besos.

Gracias, ELVIRA! está mal que yo lo diga pero ¿a que es guapo mi chiquitín? Se parece a su padre.

Un lujo encontrar a caminantes como tú, MOREIRAS, ya lo sabes.

Ya veremos lo que dura, GEMMA, yo es proponerme algo y entrarme unas ganas de incumplirlo, es todo uno... Besos, allí donde estés.

NO fastidies, AMAIA! Pues hemos estado en el mismo sitio, aunque me temo que en distintas fechas, una pena porque nuestros peques lo hubieran pasado estupendamente jugando (¿qué edad tiene tu Gorka, por cierto?). Besos pares.

Pues no seré yo quien te contradiga, linda BB. Besitos.

Una pocholada, LUCÍA, pero por lo nervioso que es (como Pocholo...). y ahí acaban las similitudes. Me alegro de volver a verte por aquí.

Bárbara dijo...

EMILIO, todo sea por contribuir a que no muera el tango... No sólo no escarmienta septiembre, es que no aprende, y todos los años se presenta antes de tiempo. Que te sea leve la rentrée. Besos puntuales.

Hola MERCÉ, bienvenida, vengas de donde vengas, claro que si vienes de Flavia, aún más.

NÁN, gracias, no es que estemos muy favorecidos pero es que apenas he ejercido de japonesa este verano.

Gracias, MARTÍ, y sí, cada vez me parezco más físicamente a Morgana... Ayer empecé a correr para remediarlo. Ya veremos lo que dura ese otro propósito. Un besazo, guapo.

VICENT, nos cambia durante un día, al día siguiente, en cuanto nos sumergimos en la rutina, ese cambio es un espejismo... ¿Así es que te gusta el otoño? Ajá, ahora lo entiendo todo...

ALMA, me gusta eso del otoño danzarín, a juego con las hojas. Un abrazo, poeta.

MANSUR, pues si te gusta, ponte cómodo y quédate.

Jajaja, STRONGBOLI, con lo poético que te había quedado, y vas y le colocas una mosca justo en el centro. Me alegra comprobar que el verano no ha derretido tu sentido del humor. Petonets.

j dijo...

.. Que bién que regrsas ...

.. y terminas con la dieta que nos has impuesto ..

.. Lo de los kilillos que has ganado y el supuesto sendero en tu rostro,, para nada se notan y se te ve bella en la foto .. una bella y tranquila expresión .. Saludos.

Anónimo dijo...

ya me instalé...
será como esos bares que te resultan especiales
y mientras sorbo, leo.......
mansur

Bárbara dijo...

J, con estos recibimientos, como para no regresas. Un fuerte abrazo.

Jeje, ya veo MANSUR, hasta puedes fumar si quieres...

Raúl dijo...

Tampoco sé cuánta necesidad de mudar tenía la anterior Bárbara, de ahí que lo que tenga que decirte al respecto de tu cambio, se quede en un mero piropo. pero es que la anterior, a mí ya me gustaba.
Sonrío.