miércoles, 4 de marzo de 2009

Y París era una fiesta

Conclusiones de París:

  1. Estoy mayor. El tiempo por mi cuerpo pasa. No resbala dulcemente sino que pasa por él, erosionándolo, filtrando una a una las impurezas. Vamos, que el viernes nos acostamos a las seis de la mañana después de beber, bailar y fumar como posesas durante toda la noche y la resaca nos pasó factura los días siguientes. Sí, París fue una fiesta, y también una resaca.
  2. Fue maravilloso volver a ver los ojillos de Delphine brillando como estrellas en el campo abierto y oír su risa.
  3. No hay palabras que puedan resumir 16 años de vida, la memoria es el mar, ya todo el mundo lo sabe, y el mar es inabarcable. Sin embargo, cabe en el fondo de una mirada.
  4. El presente se empeña en ser tan presente. Nosotras queremos ser traviesas y escapar por un atajo hacia las veredas floridas del pasado, pero el presente nos atrae con su gigantesco imán.
  5. Seguimos estando en el mercado, ligamos mucho el viernes por la noche y de día, un atractivo hombre trajeado nos dijo al pasar: vous êtes magnifiques mesdemoiselles. Bien por las maduritas!
  6. La memoria tiene curiosos mecanismos, es un circuito plagado de trampas, de agujeros negros, de lugares sobre los que cae la luz de un enorme foco, de colinas que se divisan desde cualquier punto. Pero es un circuito distinto para cada una, único, intransferible. ¿Te acuerdas de cuando hicimos autostop y nos cogieron eso tíos que…? No… ¿y cuándo me enviaste ese paquete al internado?…. No, no me acuerdo. Y también sucede a la inversa. Delphine dice que no puede recordar ni una sola de las caras de entonces. Sin embargo se acordaba de mis uñas. Pienso en Proust, claro, qué lugar mejor que Paris para pensar en Proust y en lo subjetivo del tiempo: “A menudo creemos que el presente es el único estado posible de las cosas”. Y también : “El amor es el espacio y el tiempo medidos por el corazón”, que sinceramente no tiene mucho que ver con todo esto pero es una frase que me encanta.
  7. Los franceses son excesivamente educados, “Merci, madame”, “Passez une bonne soirée”, lo justo para hacerme sentir tosca.
  8. Delphine sigue siendo la misma loca adorable de siempre. Nos entendemos, nos reímos, nos seguimos queriendo. Me conmueve algunas cosas que me cuenta. La vida a veces escuece. No le gusta salir retratada en las fotos que, dicho sea de paso, no hacen justicia a su belleza.
  9. Vemos un centro de bronceado en Montmartre, un barrio plagado de negros.
  10. No se fuma en París, ni en los cafés, ni en los restaurantes, ni en los pubs ni en ningún sitio en el que al mirar hacia arriba, no se vea otra cosa que el cielo.
  11. No hay gordos en París. Sólo la señora que se sentó a mi lado en el metro, haciendo de mí un relleno para hamburguesa. Ninguna cafetería o brasserie está preparada para los culos de los gordos.
  12. Paris es tan sólo un escenario, del que de pronto emerge la Toureiffel como si fuera una escultura de cartón piedra creada para la ocasión, recortada y pegada sobre un cielo de noche americana. Lo importante es nuestra película, de la que somos protagonistas. Y sin embargo, siempre nos quedará Paris.

No hice muchas fotos, pero ahí van algunas:


Una bienvenida con champán


Increíble grupo de jazz en Saint Germain (creo)



Pasando la resaca en Montmartre, con Paris a nuestros pies




Y Montmartre

36 comentarios:

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Nada, nada, Bárbara, ni tu sentido poético te redime de tu intento de engaño: nadie se puede creer esas exageraciones sobre tu deterioro personal ni físico, si psíquico, ni siquiera químico. Sin duda el cabalero diurno francés tenía mejo servicio óptico... a se sabe: les lunettes de la France.

El pasado es el presente mirando hacia atrás: impreciso, por tanto miremos en el sentido que miremos. Pero yo mirando al presente, que no se puede mirar desde el pasado que es el presente, te digo: bienvenida.

carlos dijo...

Lo del día después y las resacas se va llevando algo peor con la edad, sí, pero en eso la norma aplicable es echar la culpa siempre al garrafón (sí, hasta en Francia) del últimos sitio (siempre casualmente el del último sitio, "porque hasta entonces íbamos bien, ¿verdad?").
Lo de que liguéis es un notición, vamos, me ha sorprendido sobremanera, viendoos no me lo puedo ni explicar ;-)
Y, bueno, que es una auténtica maravilla reencontrarse con personas a las que quieres, en lugares que hemos hecho nuestros y que son parte de nuestra vida.
Felicidades, Bárbara, y un besote.

carmen dijo...

Me he detenido en vuestros ojos.
En los de Delphine presiento un pasado pasado que ha dejado huella...
En los tuyos un presente entreabierto, pensativo, que busca...
Seguro que todo al revés, pero me apetecía observar más que leer.Bienvenida al monte!

El Viajero Solitario dijo...

Bienvenida, Bárbara.
De todas tus conclusiones, me hago propia la primera (también uno se siente ya mayor para según qué cosas), comparto la extrañeza ante los mecanismos de la memoria (estoy escribiendo un cuento que tiene que ver con eso; y con la lluvia), y suscribo las palabras del atractivo hombre trajeado: vous êtes magnifiques mesdemoiselles; no hay más que veros en las fotos.
Besos.

TortugaBoba dijo...

Qué buena cronista Bárbara.
Es cierto que el tiempo pasa, y no resbala, pero qué bien que te pasa a ti. Se te ve bella.
No sabía que no había gordos en París. Lo del centro de bronceado me ha dejado inquieta.
La amistad sí que no pasa, ni resbala, ésa permanece. En la memoria de los implicados. Cada uno guarda una parta para al reunirse hacer un todo. Al leerte se adivina una fiesta en toda regla. Las fotos maravillosas, no podían ser sino en b/n, porque era París.
Beso gordo.

ANA dijo...

Dichosas almas que están en Europa y ,con relativamente cortos trayectos al lado de los que nosotros recorremos ,PUEDEN LLEGAR A PARIS.

Raúl dijo...

Apelo a la nostalgia tras leerte,... no sé por qué. Me has hecho sonreir.

Anónimo dijo...

Siempre tendrán a Paris...
Los reencuentros son siempre tan
dulces. No es fácil regresar
al pasado, sin que nos duela un
poquillo, a veces. La vida
continúa y nos deja huellas,
nos moldea, pero, esos momentos
en que volvemos a ser niñas,
son regalos que le damos al alma.
Un beso
BB

BB dijo...

Bárbara: Anónimo soy yo misma,
BB.

Pablo Gutiérrez dijo...

Qué bien lo cuentas, encogido y numerado como unos apuntes escolares para que nada se olvide, y así de pronto uno ya estaba en París, buscando esquinas a cielo abierto para fumar, para mirar a las chicas, para todo eso. Es como el cine.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Vamos a ver, Bárbara. A mí la fotografía que más me haa gustado es ésa en la que apareces tú sola con el título de "Resaca en Montmartre". La verdad, si con resaca, estás así de guapa y lozana, no me llego a imaginar cómo estarás al natural, quiero decir, en estado sobrio. Eso de que los años se notan, para ti no cuenta. Tu eres una joven alegre y, con la alegría en el cuerpo, las mujeres no envejecen. Sigue manteniéndote como estás, que estás muy linda. Respecto a lo de que "ligasteis", pues, bienaventurado el que consiguió aproximarse a tus encantos.

Sigue alegre, como hasta ahora.

Un beso

Antonio

strongboli dijo...

Igual no hay gordos en París porque los esconden en la banlieue, como por aquí hacen con los mendigos cuando hay algún evento importante en alguna ciudad (como los JJOO, por ejemplo), pero ellos ya lo tienen establecido perennemente.
Monmartre es precioso, por cierto.
Y por cierto también, qué estrés, cuanta conclusión.
Concluyo. Petons i benvinguda.

NáN dijo...

¡Sí hay gordos en París! Pero como son despreciados, los pobres hacen dieta para que no se les note.

Estupenda articulación

carmen dijo...

Ah Bárbara, y no me espaciotemporalices el amor porque si hay amor siempre tiene vocación de eternidad. Los amores envasados en tiempo y espacio...son yogures.

Me los acabo pronto, algunos son grandes y duran un poco más...
Guapa!
Después de los ojos, he leído...

carmen dijo...

Ah Bárbara, y no me espaciotemporalices el amor porque si hay amor siempre tiene vocación de eternidad. Los amores envasados en tiempo y espacio...son yogures.

Me los acabo pronto, algunos son grandes y duran un poco más...
Guapa!
Después de los ojos, he leído...

carmen dijo...

Caray! Me salen repetidos. Esto ya es pasión...

BB dijo...

Nan: Eso de que los gordos, en
Paris, hacen dieta para que no
se les note es genial!
BB

Miguel Baquero dijo...

Tener resaca es buena señal. Sobre todo si te reciben con champán... Preciosaa frase de que nos creemos que el presente es el único estado posible de las cosas, ¿de Proust dijiste?

Casilda dijo...

Pues con resaca y todo me muero de envidia , por Paris , por los reencuentros , por los recuerdos intransferibles.
Que gustazo .
Un beso

BB dijo...

Sí Miguel, Proust dijo esa frase,
nos creemos que el presente es
el único estado posible de las
cosas...
BB

Reyes dijo...

Bárbara , sales tan guapa, ( ya no guapa, sino cinematográfica , serena , moderna, original ) en esa foto de supuesta resaca que he decidido no ir a verte este mes, lo dejaré para cuando tenga que salir huyendo de la feria de Abril, si es que mantienes la invitación.
¿El motivo?
Te odio .
(Hablando en serio tengo mucho trabajo y estoy muy amargada).
Hablando en serio tambièn estás maravillosa en esa foto ).A Delphine tengo la sensación de haberla visto antes, qué tontería , verdad??
Por lo demás me alegro que te lo hayas pasado bien .
Besos.

Reyes dijo...

Bárbara , sales tan guapa, ( ya no guapa, sino cinematográfica , serena , moderna, original ) en esa foto de supuesta resaca que he decidido no ir a verte este mes, lo dejaré para cuando tenga que salir huyendo de la feria de Abril, si es que mantienes la invitación.
¿El motivo?
Te odio .
(Hablando en serio tengo mucho trabajo y estoy muy amargada).
Hablando en serio tambièn estás maravillosa en esa foto ).A Delphine tengo la sensación de haberla visto antes, qué tontería , verdad??
Por lo demás me alegro que te lo hayas pasado bien .
Besos.

especies dijo...

Te pareces a Fanny Ardant. Este es un blog de cine francés.

Donce dijo...

No he leído los otros comentarios por lo que supongo que me repetiré.... pero mira GUA-PI-TA DE CARA, si con el peazo cutis que tienes, te sientes mayor... yo te mato, joía!!
Leches, qué manera de indignarme! y encima a estas horas!!!

(cuánto me alegro de lo hayas pasado bien. Muaccc)

Donce dijo...

¿de lo hayas pasado bien?
si es que la mala leche me ha cegaoooo... me ha cegaoooo...

Bárbara dijo...

Pues con esta bienvenida, se agradece volver, MUYSEÑORESMÍOS ;) Y digas lo que digas, estoy mayor, aunque las predicciones dicen que va a ir a más, lo cual es positivo y negativo al mismo tiempo. Besos de madurita.

Lo malo, CARLOS, es que para poder aferrarse a la coartada del garrafón, ha de estar presente el dolor de cabeza como sospechoso habitual, y en este caso, brillaba por su ausencia... ¿así es que un notición? jeje.
Un besazo, guapo.

Eres muy observadora CARMEN, aunque ni te puedo corroborar ni te puedo contradecir porque me es difícil vernos desde fuera.

Gracias VOYAGEUR (ya no sé si se dice así), a mi francés le hace falta un chorrito de 3 en 1. Allí le hablé a uno de un músico affamé (muy famoso quería decirle)y el pobre no entendía nada, claro, luego me dijo que affamé es hambriento...
Espero que pronto podamos leer ese cuento "memorable". Beso.

TORTU, esa fue un poco la sensación, jugar a juntar ese pequeño cacho del mapa del tesoro que cada una guardó en su memoria. Las fotos normalitas y escasas, sobre todo escasas. Besito.

ANA, lo mismo pensamos aquí de algunas maravillas que allí teneís tan a mano. Todo es relativo.

RAÚL, porque cualquier vuelta al pasado, aunque sea con vocación de presente, implica nostalgia. Si te hace sonreir vale la pena.

Suele ser agridulce, como dices, anónima BB, porque de pronto uno es consciente de que el tiempo cae inexoblamente sobre todas las cosas y ya nunca seremos lo que fuimos. Pero vale más ser conscientes, ¿no?

Bárbara dijo...

PABLO, tú sí que cuentas bien, aunque últimamente nos tenías a dieta, cual parisinos. Y sí, París es cine en cualquier esquina.

Gracias por los piropos ANTONIO, aunque lo cierto es que el blanco y negro lozaniza bastante (palabreja que me acabo de inventar...). Y alegre, siempre alegre, por lo menos para salir en la foto. Un beso.

STRONGBOLI, es verdad a menudo creemos que el París turístico es el único estado posible de las cosas, digo el único París, y hay vida en la banlieu...
Y eso que me guardé 10 puntos más de conclusiones.
Petons.

NÁN, cierto, todos llevamos un gordo dentro camuflado con más o menos éxito :)

Que no soy yo, CARMEN, que fue Proust, pero ¿no te parece una frase preciosa? No se trata de acotar el amor, sino de convertirlo en ley física que rige el universo entero, toma ya!
Besazo, guapa.

Pues sí, MIGUEL, como dice BB es de Proust. Tenía una cierta obsesión el hombre con la concepción filosófica del tiempo, con la memoria y esas zarandajas.

Un beso, CASILDA, y bueno, al contarlo todo se magnifica...

Pues claro que sigue en pie la invitación, REYES, no tiene caducidad, Abril o cuando tú quieras. Pero ven.
Yo también te odio.

ESPECIES, ¿Fanny Ardant??? Ya me gustaría, ya... El cine francés me apasiona.

jajaja, DONCE, lo que hacen las fotos, las grietas de este pisete hace tiempo que asoman por el ático, o dicho de otra forma, ya empieza a trasparentarse la calavera... Pero ¿qué mas da mientras "de" lo pasemos bien?
Besete.

carmen dijo...

Bárbara , la voy a liar un poco más , pero sin farde bilbaíno, eh!!!
Tu frase redonda! Pero mira por donde....Que Proust, que era muy listo,y cualquiera sabe si dijo eso, no sabía que ni el espacio ni el tiempo existen en sí mismos, según mi profe, sino que el ser humano es el que es espacio temporal. Y justo lo que rompe nuestra codicion espaciotemporal y nos lanza al infinito es EL AMOR: TÜ NO MORIRÄS!!!!. El amor reclama eternidad y quien ha vivido un chispazo lo sabe. Hale, requeteguapa, que a tí más que un chispazo te habrá dado...
Esás la medida del amor es amar sin medida. Pero no nos pongamos "estupendas", me lo digo a mí misma...

Reyes dijo...

Perdona, me acabo de dar cuenta de que colgué dos veces mi comentario.
No sé por qué me pidió dos veces la autenticación de la palabra y claro, salió doble.
Besos.

ana dijo...

Es que por estas tierras nos sucede algo rarísimo, como somos todos a la larga o a la corta descendientes de Europeos ,vivimos practicamente añorando nuestra primera cuna de sangre.
París ,Madrid ,Roma ,Brujas etc etc son como lugares que quizás cuando los vemos-escasamente porque los dineros son muy medidos-nos parece que nuestra memoria genètica ha pasado por esas calles y ha mirado esos edificios.
Ahora ,estudiar en París ,ya es un privilegio que debes agradecer a la vida.Pués aparte de lo que recibiste en la universidad absorves por ósmosis toda la belleza y el refinamiento.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

En el Día Internacional de la Mujer, no me resisto a enviarte este poema de la poetisa Safo de Lesbos, la más famosa de la Antigüedad, que vivió en el siglo VII aC., escrito en estrofas precisamente Sáficas, estrofa inventada por ella. Seiscientos años después el poeta Romano Gayo Valerio Catulo, admirador suyo, hizo una traducción casi literal de él al Latín. Pero eso será para otro día.

Me parece igual a los dioses ese
hombre que ahora está frente a ti sentado,
y tu dulce voz a tu lado escucha
mientras le hablas

y tu amable risa; lo cual, te juro,
en mi pecho el alma saltar ha hecho:
pues te miro apenas y mis palabras
ya no me salen

se me queda rota la lengua y, suave,
por la piel un fuego me corre al punto,
por mis ojos ya nada veo, y oigo
sólo un zumbido,

me destila un frío sudor y entera
un temblor me apresa, y cual la paja
amarilla estoy y mi muerte siento
poco alejada.

Pero todo habrá que sufrirlo, incluso...


[Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί-
σας ὐπακούει

καὶ γελαίσ‹ας› ἰμέροεν. τό μ᾽ ἦ μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν.
ὢς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώνη-
σ᾽ οὖδεν ἔτ᾽ εἴκει,

ἀλλὰ κὰμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὖδεν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ-
βεισι δ᾽ ἄκουαι,

ἀ δέ μ᾽ ἴδρως κακχέεται, τρόμος δέ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πᾶν τόλματον, ἐπεὶ +καὶ πένητα]

Un beso,

Antonio

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Te admito hasta joven madurita, pero ni un pelo más. ;-)

Bárbara dijo...

Estupenda CARMEN, ni sí ni no ni todo lo contrario. Me parece maravilloso eso del amor con vocación de eternidad, y creo que cuando uno ama se siente emparentado con el australopitecus, quiero decir que se ve imbuido del espíritu que lleva haciendo girar el mundo desde hace millones de años. Pero, por otra parte, mi experiencia me dice que el amor con tiempo se vuelve mucho más intenso, la vida en sí se vuelve más intensa en cuanto uno descubre que tiene un tiempo limitado. ¿Puede ser compatible?

Menos mal, REYES, pensé que me había excedido con los gintonics... Besos dobles.

Pues ANA, por aquí los dineros también son escasos, y también sentimos que algo nuestro quedó allí, algo además de la barabarie colonizadora, claro...

Touchée, ANTONIO, maravilloso ese final. A veces me parece increíble que podamos entender tan bien a seres que vivieron hace cientos de años.
Claro que no era necesaria la traducción, con el griego habría bastado(esto es broma,aunque hice letras puras, del griego no recuerdo ni pi...)
Un beso.

MUYSEÑORESMÍOS, ¿aceptamos madurita como animal de compañía? Guauuuu.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Bárbara,

tuve mis dudas en poner o no la traducción. Ya me imagino que no es necesaria, pero la puse por si acaso. Estoy seguro de que en este Blog toda la gente es muy culta y no necesita traducción de ninguna lengua.

Agudo el comentario que has hecho en mi Blog. Estoy pensando ahora qué es lo que voy a contestarte.

Un beso
(en blanco y negro, o en color, porque de todas formas eres y quedas hermosa y lozana)

Fran dijo...

Paris siempre ha sido una fiesta. Fue hasta para mí hace 3 ó 4 años que era la enésima vez que estaba allí. Porque en Paris hay que estar.

Sí, "el presente se empeña en ser presente". Pero eso es una suerte, Bárbara, bien mirado es una suerte.

Buenos comentarios, y tu foto a-demás de estar muy guapa- te pareces mucho a tu hermana. Y como me gusta mucho, la jodida, pues ya está todo dicho.

No se ,lo digas, si me lees.

Un beso.

Edú dijo...

Siempre he querido visitar París, y por la conclusión número 10, ahora mucho más. Ojalá fuese así en todo lado.
En cuanto a que el tiempo va erosionándote y estás mayor; aunque no tenga punto cronológico de comparación no lo creo, estás muy guapa :)
Aaaa y creo que cuando visite París lo voy a fotografiar en blanco y negro. ja ja ja