sábado, 21 de marzo de 2009

Maricón el que no bote


A mis 12 años de edad, estuve a punto de ser atropellado por una bicicleta. Un cura que pasaba me salvó con un grito: «¡Cuidado!» El ciclista cayó a tierra. El señor cura, sin detenerse, me dijo: «¿Ya vio lo que es el poder de la palabra?»
Así empezaba su discurso en Zacatecas, Gabriel García Márquez que, nadie lo duda, vio el inmenso poder de la palabra, y de paso nos hizo verlo al resto.
Y es que la palabra define, nombra, casi parece que da permiso a la realidad para existir. Dicen que los esquimales tienen decenas de términos para denominar al blanco, atendiendo a sutiles matices, porque la nieve es muy importante en su vida. Nosotros tenemos multitud de vocablos para nombrar al pene, por ejemplo, aunque no me atrevo a dilucidar por qué.
Todo esto viene porque la RAE, esa institución que fija, brilla y da esplendor, como un kit para dentaduras postizas, ha decidido eliminar, en la próxima edición de su diccionario, la acepción de gallego como tonto. Una acepción señalada como propia de Costa Rica, aunque a nadie se le escapa que lo de gallego está extendido por toda Sudamérica (¿o Latinoamérica? ¿o Hispanoamérica? ¿o Iberoamérica?, ¿qué es lo políticamente correcto?) y se refiere al español, provenga de la comunidad que provenga. Como a nadie se le escapa esa connotación entre cariñosa y despectiva que tiene la palabra gallego.
Pero, ¿de qué nos quejamos? aquí se dice guiri, y todo el mundo piensa, con cierta condescendencia, en antiestéticas sandalias con calcetines, en camisas floreadas, en pieles de cangrejo escaldadas, en borracheras escandalosas trufadas de ridículos cánticos patrios en plena calle a altas horas de la madrugada . ¿O no? Y una judiada seguirá siendo una mala acción, aunque no sea judío el que la realice.

Pero como el diccionario es nuestro, español de España, pues no permitimos que contenga discriminaciones que nos afecten directamente, faltaría más. Una chorrada, vaya, pero chorrada con restos de tintes colonialistas, de esa madre patria que aún dicta las normas en cuestiones lingüísticas.
Y es que, digo yo, que si el diccionario tiene acepciones discriminatorias o peyorativas, será porque la vida las tiene y nuestro lenguaje y nuestra lexicografía no son sino reflejo de ello. Un diccionario es un ente vivo, que late, que babea, que pierde dientes, cabellos, al que le crecen otros nuevos, un organismo vivo en constante movimiento, que no es perfecto pero sí goza de cierto equilibrio.

Yo recuerdo el chasco cuando descubrí que las normas gramaticales no eran perfectas, no eran estables, inmutables como una roca milenaria o un Matías Prats en los informativos de Antena 3. No, había palabras que podían ser monosílabicas o bisílabicas según la interpretación personal del hablador, es decir que podían acentuarse según el día, los jueves no y los martes sí, podía interpretarse que contenían diptongo o hiato a la carta.
Desestabilizador al principio, fascinante a la larga porque el camino a la perfección es sin duda mil veces más interesante que la perfección en sí misma.

En su intervención en Zacatecas, García Márquez propuso curiosas iniciativas como enterrar las haches, eliminar todas las tildes, firmar un tratado de límites entre la ge y la jota o acabar con la indecisión entre la be o la uve. Hoy da un poco de risa, ¿no? Casi tanta como las orijinales propuestas de Juan Ramón Jiménez y su ortografía que se escribe como se abla (como un constante sms pero sin comerse las letras).

Está bien ser democrático, pero ¿tanto?, está bien no ser un pedante y un intelectual engreído pero ¿es necesario revolverse en el fango y negar toda norma?Y, peor aún, ¿es necesario filtrar todas las palabras del diccionario por el cedazo de lo políticamente correcto? En esa ansia correctora, corremos el riesgo de caer en estupideces como ésta, o como la de una asociación de gays y lesbianas de la Safor que inició una campaña en Fallas para que no se coreara aquello de: "maricón el que no bote" por considerarlo discriminador.

63 comentarios:

Raúl dijo...

Si cuando se dice que no hay que ser más papista que el Papa, será por algo. Parece que los humanos, si decidimos movernos, necesitamos que sea el mundo el que se mueva a nuestro alrededor, para que el efecto sea completo.
Gª Márquez, que tras el barullo que montó, creo que matizó sus palabras y sus intenciones, y rechazó combatir las normas si con ello matábamos la lengua.
En cualqueir caso, me apunto a lo sano que debe de ser eso del equilibrio (cordura o sentido común) que propones.
Un enorme Habrazo, querida mía. Sonrío.

carlos dijo...

Y los sindicatos agrarios pidieron la retirada del anuncio que ironizaba sobre las cosas buenas del campo porque les ofendía. Yo defenderé siempre que se sigan contando los tradicionales chistes de abogados de toda la vida, poniéndonos a parir ("¿En qué se parece un abogado a una puta? En que si no estás encima no se mueven"). Será que tengo ese sentido del humor que empieza por ser capaz de reirse un poco de uno mismo.

Es la dictadura de lo "políticamente correcto" que llega a todo.

Yo estoy convencido de que quienes son incapaces de incidir en la realidad y cambiarla -que es difícil- deciden incidir en el lenguaje. Prohiben nombrar algo, u obligan a nombrar algo de determinada forma, y así no existe o existe, de un plumazo.

Por ejemplo, el siguiente paso -lo vais a ver- para desterrar de una vez por todas la desigualdad femenina de siglos será una ley contra el lenguaje sexista. Si en una reunión de antiguos alumnos de repente alguien da un discurso que empieza diciendo "Bienvenidos. Los profesores queremos deciros que estamos contentos de tener a tantos antiguos alumnos entre nosotros y de estar todos juntos compartiendo esta fiesta" estará siendo un machista y un sexista retrógrado del copón, porque debería decir: "bienvenidos y bienvenidas. Los profesores y las profesoras queremos deciros que estamos contentos y contentas de tener a tantos antiguos alumnos y tantas antiguas alumnas entre nosotros y nosotras y de estar todos y todas juntos y juntas compartiendo esta fiesta". ¿Disparatado? Admito apuestas.

BB dijo...

Mi padre, quien nos hacía ir a la
consulta del diccionario, con
cada duda, que disfrutaba buscando
gazapos en los diarios, hoy se
sorprendería de lo que hacemos con
el idioma. Y si se echan un viajecito por los Miamis, ya casi
tomado por los cubanos, lo que
allí se habla, el spanglish, es
para que le diera urticaria o algo
peor a don Miguel. Frases como:
Aquí deliveramos grocerías o
me llegó mi grincar y estoy
super happy o voy a vacunear la
carpeta...
Yo, francamente, no quisiera ver
morir la lengua, la bella palabra,
con todas sus tildes, bien o
mal puestas, las jotas, o las
ges haciendo gárgaras. Las Uves,
que en otra época se llamaban ve
chiquitas y las bes, pues labiales.
Todo va cambiando, pero es mejor
irse ajustando de a poquito.
Qué sería un HOLA! sin su hache?
Aplaudo que borren lo de gallego
verbigracia, tonto...
Y, guiris...?
Un veso, o beso o bezo
BB

BB dijo...

Carlos: Concuerdo totalmente
contigo. Cómo afean el lenguaje
por aquello del género. Qué
pesadez! Es para entrar en una
especie de coma...o como, para
no herir...
BB

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
carmen dijo...

Yo creo que los sms , (salvo los de una menda que es " gallega" y los escribe enteritos,porque no sabe lo otro) van a acabar con la palabra y todo lo que la palabra entraña de cuidado, de profundidad, de esmero...

Se cuida lo que se valora!!
Y Bárbara, no es por ser "bilbaína" pero creo que esa frase ,que así me ha salido, da para meditar en muchos campos de la vida. O no????
No me gusta que gallego sea equivalente a tonto.Porque además son listos.
Lo de "políticamente correcto" no me gusta nada. Entre otras cosas porque la clase política no me da ningún ejemplo de corrección. Ni de nada bueno.

Mozu bat!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Bárbara,

Estoy totalmente de acuerdo contigo en todo. Y también con Carlos. Vamos a ver. Un famoso lingüista, Ferdinand de Saussure, impartió en Ginebra, a comienzos del siglo pasado, unas clases que luego sus alumnos publicaron. Defendía él que la lengua es un ente vivo, y, como todo ser vivo, nace, vive, crece, cambia, evoluciona, envejece, y finalmente muere. Tenemos buen ejemplo en el Latín. La lengua funciona por la “ley del mínimo esfuerzo”, es decir, lograr transmitir el mensaje con el mínimo de energía desgastada. Igual que si uno va de Barcelona a Madrid, procurará ir directamente y no pasando, por ejemplo, por Cádiz. Es puro sentido común.

En este sentido no es “lingüísticamente correcto” decir “profesoras y profesores, alumnos y alumnas, bienvenidos y bienvenidas, altos y altas”, y todo eso. Claro que, si tenemos que decir según qué cosa, con decir “imbéciles” tenemos suficiente. También podemos decir “estudiantes inteligentes”, y se dan todos y todas por aludidos y aludidas, sin que tengamos que decir “estudiantas inteligentas”.

Y es que a mí, que amo profundamente a las mujeres, y creo que en todo son superiores a los hombres, me repugna este intento de feminización desafortunado, porque no tiene sentido ni utilidad ninguna.

Veamos algunos ejemplos. El morfema –nt- tanto en Griego como en Latín, que es nuestra lengua madre –y uno tiende a ser como la madre que lo parió, por eso de los “genes- da inicialmente adjetivos o participios que de por sí no son ni masculinos, ni femeninos, sino que son sencillamente “animados” y adquieren el género correspondiente dependiendo del uso que se haga. En algunas lenguas eso se consigue con el artículo que les precede. Así en Griego y así en Castellano.

Veamos algunas contradicciones:

Si decimos “presidenta”, tendríamos que decir también “corrienta”, “amanta” –cuando nos referimos a las relaciones de Cleopatra con Julio César o Marco Antonio, entre otros-, “estudianta”, “pertinenta”, “suficienta”, “creyenta”, y todo un sinfín de palabras estúpidas.

La terminación castellana en “-ez” admite tanto masculinos (juez) como femeninos (sensatez, estupidez, vejez, altivez y muchos más).

En consecuencia, no tenemos ninguna necesidad de decir la “jueza”, con decir la “juez” deberíamos quedarnos satisfechos.

Los casos podrían ampliarse a otras feminizaciones hechas por gente que, de lo suyo, puede saber mucho, pero de lingüística no tienen ni idea.

Una feminista empedernida se me quejaba muchas veces de que a las cosas buenas se las llamase “cojonudas” y a las malas “coñazo”. Ella no hacía las cosas “por cojones”, sino “por ovarios”. Pero es que no es lo mismo. La expresión “por cojones” viene de que, cuando los Romanos juraban o decían algo por su honor, se llevaban las manos a esas partes de su anatomía, que por algo se llaman “testículos”, porque en Latín “testis” significa “testigo”. Y es que ponían a sus “testículos” como “testigo” de que lo que decían era cierto.

Con respecto a la riqueza que tenemos en prácticamente todas las lenguas para designar esas partes de nuestra anatomía, yo creo que es sencillamente por el alto aprecio que les tenemos y por el amplio uso que les damos. Imaginemos cuánto es el tiempo de nuestra vida que nos pasamos, todos y todas, pensando en esas partes o manejándolas, de una forma o de otra. Seguro que mucho más que el que le dedicamos, por ejemplo, a nuestras orejas o a nuestras uñas. Puro sentido común.

Es que para decir algo hay que saber de lo que se habla. Luego hay otra cosa: a mí, que soy calvo, me pueden llamar “calvo” y yo no me molesto, porque es la verdad, y a un negro no se le puede llamar negro. Entonces ¿cómo lo vamos a llamar” ¿“De color”. Sí, pero ¿de qué color? Yo también soy de color, aunque sea de color blanco.

Que quede bien claro que estoy totalmente a favor de las mujeres y a favor también de todos los inmigrantes, sean del color que sean, porque ellos son los que nos están ayudando a levantar España. ¿O tengo que decir “nuestro país?.

Excelente artículo, Bárbara. Tu artículo es “bárbaro”, como suelen decir los Argentinos para decir que una cosa está muy bien. Significa “extraordinario”.


Felicidades por tu artículo y un beso

Antonio

PS.: Por tu artículo deduzco que eres una mujer “cojonuda”, y además muy femenina. Como la que más. Y también muy inteligente. Y no te digo más piropos porque se me hace tarde y voy a acostarme.

NáN dijo...

Muy bien traído a colación lo del juramento romano. Se olvida de donde vienen las palabras. Los hombres de respeto y cultura antigua no lo han olvidado. Si un gitanaco se agarra el paquete con una mano y te dice "por mis huevos que te arranco la cabeza como vuelvas a mirar a las tetas a mi novia", lo mejor que puedes hacer es arrancarte tú mismo los ojos y dejarlos en el platito con la propina.

Claro que menos mal que no había feministas hipercorrectas (huy, lo de híper, qué cutre-fashion), porque se enfadarían por no poder ser testigas. Ahora sí, pueden ser hasta testigas de Jeová (seguro que lo he escrito mal) y ya no pueden mentir. O sea, buenas testigas.
Me estoy yendo (del tema, por supuesto). Una feminista híperguay diría "¿Y nosotros dónde ponemos las manos, dentro'l chocho?". Y además tendría razón, porque esa palabra procede de un mundo machista. Pero es que el mundo ha sido el mundo. Y me alegro el copón que ya no lo sea, pero el habla se aprende mamando de la teta de la madre. En mi caso, de una señora hasta que mi padre, que trabajaba en el puerto, sacó las primeras raciones de leche en polvo americana. ¡Gracias, Mr. Marshall, te debo una (vida)!

Me cago (metafóricamente) en todos los timoratos y no los hay peores que los conversos. Ya me indigné en su día cuando una organización gay catalana, al principio de su liberación social, que apoyé siempre, se indignó de que en una obra de teatro se dijera "maricón" como insulto.

Todos tenemos nuestras miserias: ¡y llamo miseria a pertenecer a cualquier grupo! Y nuestras meteduras de pata. Ayer, sin ir más lejos, en Donosti, en una taberna del casco antiguo, pedí una copa de Muga crianza y un pincho de tortilla española. Se hizo un silencio a mi alrededor, como si hubiera pedido leche en un bar de far west. "De esas de huevo y patata", añadí.

Vamos a ver, que todavía no es lo bastante largo, y por tanto incorrecto, mi comentario.

Por qué amo lo incorrecto
Mi padre, cuando en casa alguien decía un taco, decía: "Coño, no digas palabras jodidas que hablar bien no cuesta una puta mierda y quedas cojonudamente". De inmediato, alguien sacaba la hucha que había puesto mi madre, con multa por cada taco, y apoquinaba por cada palabra.
Los domingos, con lo de la hucha, mi hermana y yo íbamos a la pastelería a comprar fresas y nata. ¡¡Sí! En la pastelería. Las fresas eran muy chiquitas y no se parecían en nada al fresón. Ni siquiera a lo que hacen pasar ahora por fresas.

Así que gracias a lo incorrecto los domingos tomaba uno de los dos únicos postres que me han gustado nunca.

Aparte de eso tengo muchas cosas serias que decir al respecto, como analista de la calidad lingüística en mi curro y, por tanto, conocedor del tema. Para mejorar mi currículo, hace 5 años me invitó a su casa el catedrático de sintaxis de la Complutense, y académico de la lengua, para que formáramos un conjunto musical y actuáramos en los bares. Nos íbamos a llamar "Los Sintagmas". O sea, que sé un huevo de esto.

Pero es que no tengo ganas.

ca dijo...

No se me da bien hacer comentarios largos, y sé que es un tema que da para muchas digresiones y contrastes de opiniones, a la vista está. Por mi parte, confirmarte que una vez más he disfrutado de tu punto de vista en este caso ortográfico, en lo personal me duele la supresión de cualquier palabra porque simplifica un poquito más nuestra existencia, es como perder un hijo (o hija) del espíritu o sencillamente dar una puntada más sobre nuestros labios, ya en permanente verborrea abstracta y cotidiana. Y por si te preocupa lo de "gallego" (que tiene su gracia), te propongo otra sí recogida en la RAE: http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=gachupín ; un beso.

Reyes dijo...

Illa, (como el post va de lingüismo empezaré fuerte ), jejeje, hacía tiempo que no aprendía tanto con una entrada como con con ésta tuya, sobre todo por los completísimos comentarios que te dejan los lectores...
ese Nán ,es la leche .
Y Carlos , qué bueno el chiste de la puta y el abogado , vaya , un poco soez pero si no no sería un chiste...
creo que apuntaré las explicaciones esclarecedoras de Antonio, me ha encantado.
...
Todavía no sé yo qué actitud tomar antes el machismo lingüistico, es cierto.
Estoy perdida en un mar de confusión.
Cuando digo que algo me sale de los ovarios, me queda un regusto anti natural.
Será que estoy colonizada .
Pero sigo prefieriendo la sonoridad de los cojones , aparte de que dadas mis tendencias sexuales , bastante tradicionales, prefiero incluso esa forma de colgar tan graciosa que tienen los huevos , vamos, que no les tengo ninguna manía, aunque sean el atributo masculino por excelencia por encima del nabo, rabo , pene y etc.
De todos modos, la pregunta sería ;
Si la lengua está viva, es normal que todo sea cuestión de costumbre.
Hoy a nadie extraña ya la palabra "ministra " , aunque costó un tiempo digerirla .
Sin tragar está todavía "miembra " , que ya recordaréis la que se montó .
Quizá algun día sea normal como hoy los son las ministras y las carteras ( las que traen las cartas ).
ASí que no sé .
Habrá que dejar que eltiempo vaya poniendo las cosas en su sitio.
En el camino, por supuesto, muchos mentecatos irán sembrando el patio de denuncias y rasgaduras de vestidos , pero es inevitable.
Y cada día seremos más americanos, y colorín colorado.
...
Bárbara , me encanta lo que escribes y sobre todo ,lo que provocas.
Besos .

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

NáN,

¡Coño! Es que esto da para mucho. Hacía ya mucho tiempo que no pasaba ni un puto minuto riéndome y disfrutando tanto como lo he hecho al leer tu comentario. Es cojonudo. Es que hay que tener los huevos bien puestos, y en su sitio, para escribir lo que tú has escrito. Es que estoy hasta los cojones de no poder utilizar las palabras que me da la gana. Es que me la suda mucho de estar siempre tan cohibido. Y no digo qué es lo que me suda, porque no me da la gana, bueno, porque todos, y también todas. me entendéis. Es que estoy hasta los mismísimos de que tengamos que soportar esos coñazos de explicaciones que nos dan quienes quieren aparentar lo que no son. Menos mal que aún quedan mujeres como nuestra querida, y atrevida Bárbara, que dice y escribe lo que le sale del coño. Y, además, escribe muy bien, pero que muy bien. Oye, y con mucha categoría. Pues sí. Eso demuestra que lo auténtico triunfa sobre lo falso. Lo mejor es ser naturales.

Todos mis respetos para Bárbara, para Nán, y para todos los que tenemos una mente sana. Oséase, que también me saludo a mí mismo (Que quede claro que con mí mismo no hago ninguna otra cosa: prefiero la compañía femenina)

Antonio

PS:

NáN,

Gracias por tu comentario en mi Blog. Esta tarde me voy al tuyo. No lo hago ahora porque igual me entra otro ataque de risa y uno no está para tanto.

BB dijo...

Mira, Bárbara, que se te ha armado
una clase de julepe espléndido!
Una forma de nutrirse con el saber
de otros.
Un beso
BB

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigos contertulios y "contertulias" -menuda palabra, me la acabo de inventar-, todos y todas,

Veo que esto se está animando, porque, cuando los temas se tratan con Realismo, la cosa gana mucho. Cuando todo el mundo se quita la máscara, el asunto resulta mucho más interesante. Es que la Vida es supeior siempre a lo Inane, a lo Muerto; y la Realidad siempre es mejor que la Ficción [y pongo mayúsculas, porque me da la gana, cuando quiero resaltar un tema]. Pues, bueno, hace ya algunos días que yo traté el tema del "Conejo",con cierto rigor científico y filológico, que es lo mío, con estudio etimológico y con rferencias a la textos Latinos de hace dos mil años. Creo que puede tener algún interés para más de uno y más de dos. Y es que se puede hablar de todo, absolutamengte de todo, con la seriedad y el rigor necesarios.
Y es que estos temas son los que más han interesado a la Humanidad desde sus comienzos, desde cuando éramos "homo erectus" y no sólo parcialmente "erectos", que es lo que somos ahora los hombres. Están bajo la etiqueta "CVNNVS et CVNJICVLVS [COÑO Y CONEJO]" de mi Blog. Para que no os rompáis los cuernos buscando, aquí dejo el enlace:

http://antoniomartnortiz.blogspot.com/search/label/CVNNVS%20et%20CVNICVLVS%20%5BCO%C3%91O%20y%20CONEJO%5D

Un cordial saludo para todos, y un beso para todas, y que que este debate siga.

Antonio

Anónimo dijo...

Como apunta Reyes, si la lengua está viva y es cuestión de costumbre; Porqué en la reunión que proponer Carlos, en vez de alumnos/as, antiguos/as, nosotras/os, juntos/as, todas/os..., no se empieza por:
"Bienvenidas. Las profesoras..., contentas de tener a tantas antiguas alumnas entre nosotras y de estar todas juntas compartiendo esta fiesta"? Y aquí engloba a todos y todas. Qué problema?
Saludos.

NáN dijo...

Si os sirve, pero es una actitud personal que no va muy lejos. Cuando estoy en un grupo en el que las chicas son mayoría, uso el femenino incluyéndome.

Por ejemplo, como con cuatro amigas y ya las cinco, en el mensaje de convocatoria, lo mande quien lo mande, es "¿Estamos todas?". O al camarero, cualquiera de nosotras dice "las 5 tomamos vino".

Tampoco se trata de ir contando para que sea exacto, a ojo de buen cubero, siempre sabemos dónde está la mayoría.

Y no se me ha caído ningún anillo. Claro que tampoco llevo ninguno.

Anónimo dijo...

NáN, pues lo costumbre también puede ser decir todas cuando hay más chicos que chicas, sin que pase nada. Y también en esta misma situación decir todos, indistintamente, sin problemas de ningún tipo.
Besos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Anónimo,

Te voy a contestar. Originariamente, y de eso hace, que tengamos constatado, por lo menos siete mil años –estoy hablando del Indoeuropeo, que es la lengua que dio lugar al Latín, como el Latín dio lugar al Castellano- no existía el masculino y femenino para todas las palabras. Se utilizaba el llamado género “animado”, para los seres que tenían sexo, o equivalente, es decir, vida. Esa forma valía tanto para uno como para otro sexo. Los seres inertes tenían el llamado “género neutro”.

Esa forma “animada” es la que se nos ha quedado en muchas palabras para designar a lo que llamamos “masculino”, cuando se vio la necesidad de dar forma diferente a las hembras. Entonces se creó el género femenino, que fue una creación secundaria, una creación posterior, y, cuando se hubo creado una forma para el femenino, la que antes era “animada” quedó reservada para el masculino. Pero del estado anterior quedan aún residuos en la lengua. Son esas palabras que, indiferentemente, pueden ser masculinas o femeninas, dependiendo de a quién se aplican. Así ha sido siempre: la llamada forma masculina englobaba originariamente a masculinos y femeninos, la forma femenina jamás ha incluido a los masculinos. No es normal que, por un decretazo o por una corriente de pensamiento reciente, vayamos contra siete mil años de historia.

Resumiendo: “profesores”, en sus orígenes ha incluido a profesores y profesoras, pero “profesoras” sólo ha incluido a las del género femenino. Somos lo que somos por la herencia que hemos recibido, y esa herencia forma parte de nosotros. No podemos renunciar a ella así, a la ligera, como no podemos renunciar a ninguno de nuestros orígenes, porque somos producto de ellos.

Se puede argumentar también de otra forma, más acorde con el tono de este debate: hay cosas que hombres y mujeres las hacen de la misma forma, por ejemplo, defecar; pero hay una función fisiológica, semejante a la anterior, que las mujeres la hacen sentadas –eso me han dicho- y los hombres la hacemos de pie –eso lo sé seguro-. Y no hay Decreto, ni Decretazo, ni Moda, ni Ideología, que sea capaz de cambiar eso.
He dicho.

Cordialmente,

Antonio


PS.:
NáN, veo que tú tiendes a contentar a todo el mundo. En este caso no puedo estar de acuerdo contigo. Tú dices que no llevas anillo, yo tampoco. y puedo decir lo que tú dices, pero resulta que yo no sé contar y, si me encuentro con un grupo de mujeres, prefiero mirarlas, para admirarlas, a contarlas.

Anónimo dijo...

Muchas gracías, Antonio por tu aclaración. Tenía una idea global de lo masculino y femenino, lo que no sabía era que se remontaba a siete mil años. De todas formas, soy consciente que somos parte de la historía y que no la podemos eliminar de un plumazo, pero vamos, que si después de siete mil años se diera un decretazo no estaría mal...
La otra cuestión que planteas siguiendo un poco el debate: "defecar", eso si que no se puede cambiar, nadie ha creado un género, simplemente se nace asi.
De todas formas vuelvo a decir que gracías por tomarte la molestia de contestar.
besos

carmen dijo...

La virtud, como decía Aristóteles está en el justo medio, no en los extremos.
Me ha encantado la actitud de Anónima, que no anónimo. Y lo digo sin sorna. Y me ha encantado porque el buen tono , el querer aprender y no avasallar, el mostrar agradecimiento y no soberbia, es lo que "mide" si se puede hablar así, la verdadera categoría de un ser humano: él y ella.

carmen dijo...

Ya que estamos afinando , y eso está bien, digo:
Me he dejado la coma de después de Aristóteles.....

NáN dijo...

Antonio, es que somos "amigotas", de muchos años, y estamos admiradas de aguantarnos. En cuanto al anillo, en la boda de una de ellas estaba yo sentado y absolutamente borracho sobre un taburete alto, pasó una conga frente a mí, me caí para atrás y paré el golpe con la mano izquierda. Después, cuando otra de las amigotas me llevaba a casa, le dije que mejor me dejaba en Urgencias. Me había roto la muñeca y salí de allí con escayola y sin anillo.

Ya sabía yo que el método democrático del conteo "a ojo de buen cubero" no iba a colar. Estamos en un aprieto.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Querida Anónima –ahora he sabido que eres mujer, lo cual te engrandece-,

Querida Carmen,

Estimado NáN,

Ya veo que aquí todos vamos de “buen rollo” y eso es lo importante. No se trata de imponer la opinión de nadie a nadie. Todos sabemos que la mujer, por lo menos durante los dos mil quinientos años últimos, ha estado sometida al hombre, y todos tenemos que luchar contra ello. Yo, el primero. Y ahora, en serio, a mí no me importa utilizar el femenino, y de hecho lo utilizo, cuando en una reunión hay mayoría de mujeres, pero de forma natural, sin imposiciones. Eso es lo bueno.

Anónima -¿por qué no nos das tu nombre y así podríamos tener un diálogo mucho más entrañable-, tengo que decirte una cosa:

Tú eres una mujer excepcional. Tú sí que eres dialogante. Tú eres de las que están dispuestas a aprender. Seguro que los que te conocen y te tratan están encantados de tu compañía. De verdad. Lo veo por lo que escribes y la forma como lo haces.

Que todas y todos sepáis que yo siento por las mujeres, todas, una gran admiración. En realidad, los hombres, sin las mujeres, no seríamos nadie. Y el que no esté de acuerdo, que tire la primera piedra. Creo, incluso, que las mueres pueden subsistir sin los hombres, pero los hombres no podríamos subsistir sin las mujeres.

Y ahora, un piropo para nuestra querida Carmen. Carmen, no seas tan modesta. Si tú citas a Aristóteles, pues lo citas y ya está. Sobra la duda de que lo que dices sea de Aristóteles.

Yo, que algo entiendo de Griego Antiguo, te digo que la cita es cierta: Aristóteles decía que la virtud está en el “termino medio”. Lo dice muchas veces en varios lugares. Yo me he tomado la molestia de buscar entre sus obras y te voy a dejar aquí dos citas exactas de él. Son de la “Etica a Nicómaco”, en el libro primero, poniendo entre paréntesis la pronunciación y el número de párrafo en el que se encuentran:

[1106b] (35) ἐν μεσότητι... [1107a] (1) ... μεσότης
[en mesóteti: en la mitad].. [mesótes: la mitad].
Que lo sepáis todas y todos: es un placer compartir ideas y opiniones con vosotras todas y con vosotros todos.

Espero que siga la discusión.

Un beso o un abrazo, según proceda (beso para las mujeres y abrazo para los hombres)

Antonio

Anónimo dijo...

Gracias Antonio, pero no tenía duda, era que me había olvidado de la coma:
La virtud, cómo decía Aristóteles, está...
"La ëtica a NIcómaco" la tengo en casa. Estudié en Deusto, con los jesuías, en la primera promoción de filosofía pura. Una gozada. Sólo 15 en clase. Gozada y un auténtico privilegio. Tuvimos lo mejor de Comillas...

Se nota, Antonio, que admiras a las mujeres , y que las consideras. Y agradezco tus aportaciones. Me encanta que esto sea así!!

carmen dijo...

-- Que no era anónimo, que era yo, CARMEN, pero se me ha escapado el comentario!!!!!

carmen dijo...

Bueno a ver, por ACLARAR: se me ha escapado ahora, en este instante.

La otra anónima no era yo. Era ella. A ver si la estoy liando...

especies dijo...

Este tema me apasiona, me pone negra. Es la clásica discusión que dura horas, y la siguiente vez que la tienes dura otras tantas, y así.

Pienso lo mismo que tú, así que sólo ilustraré con un ejemplo delirante que vi una vez en una carta:

Estimad@ Direct@r.

O sea, que el femenino de director es directar.

El Viajero Solitario dijo...

A mí, todo esto de lo políticamente correcto, me le trae al fresco. Es cierto que el lenguaje es machista, que empleamos la forma masculina para definir el todo, mientras que el femenino tan sólo engloba al femenino, es verdad que hay palabras que en su versión masculina son un halago y en su versión femenina resultan peyorativas, pero, como dice sabiamente Antonio, no se puede ir en contra de siete mil años de historia, minuto arriba, minuto abajo.
Tampoco me importa mucho si la RAE borra tal acepción de tal o cual palabra. Por mucho que se empeñen, me seguirán llamando gallego cuando vuelva a Argentina, y esa palabra seguirá teniendo connotaciones negativas. ¿Y qué? El lenguaje no lo determina el diccionario, más bien al contrario. Recuerdo que Horacio Oliveira, el protagonista de Rayuela, llamaba cementerio al diccionario, porque las palabras que figuran en él están muertas, no son las empleamos el común de los mortales. En eso, el diccionario es como la iglesia, pero no tan lenta: siempre va con retraso. Pero, ya digo, en cualquier caso somos los hablantes los que establecemos tal o cual uso de una palabra, los que decidimos sus connotaciones. Y no me extrañaría que dentro de un tiempo el leguaje evolucione hacia la forma que propugnaba Juan Ramón Jiménez, que la b o la v acaben desapareciendo (sólo sirven para que cateemos en “dictado”), que la h se volatice (salvo si va precedida de c, como en chocho, por ejemplo), que la c, la k y la q terminen siendo una sola palabra... porque los hablantes tendemos a la simplificación del lenguaje (al menos los hablantes de este terruño llamado Andalucía en el que vivo, supongo que en el resto de terruños sucederá igual).
En resumen, concluyo diciendo, antes de que a los de la RAE les de por suprimir todas las palabras y acepciones peyorativas, que esto de pretender que los españoles no seamos gallegos en Latinoamérica es una soberana gilipollez.

Flavia Company dijo...

Pues voy a ser un poco nota de la discordancia pero... disiento. No creo que dé lo mismo qué uso se le dé al lenguaje, ni me parece que sea indiferente que -aunque se alegue que de modo cariñoso-, las palabras gallego o maricón se utilicen como insultos. El mundo que designamos es el mundo que tenemos y, como muy bien sabemos, los nombres que damos a las cosas importan y es necesario, para cambiarlas, darles nombres distintos, y así, por ejemplo, que una alcaldesa no sea la esposa del alcalde. En fin, de todo tiene que haber en la viña del señor... y la señora.

strongboli dijo...

Yo estoy hasta los dallonses de toda la corriente actual que se llama "lo políticamente correcto", y de que todo se tenga que regularizar. Aunque, en este caso , no sé hasta qué punto, lo voy a reflexionar (si me sale, que no sé). Después de leerte esta mañana, en el periódico había un artículo de Javier Ortiz que hablaba de lo mismo:

http://www.javierortiz.net/jor/dedo/a-vueltas-con-el-drae

Vesos (queda fatal, jaja).

NáN dijo...

A lo que se utiliza como insulto, hay que responder al insulto (si merece la pena). Pero la palabra en sí misma no lo es. Por ejemplo, "black" lo era en EE. UU., hasta que a los panteras negras (o algún grupo parecido) se les ocurrió lo de "Black is beatiful".

La lengua es así... en este momento, porque sin duda cambiará. Es compleja. Por ejemplo, a un extranjero le cuesta entender que "es un hijo de puta" es peyorativo, pero "es de puta madre" es bueno. Y que "hijoputa" suele ser bueno y decirse entre amigos.

Anónima, tienes razón: se debería decir "todas" y "todos" indistintamente, pero lo cierto es que muchos hombres se ofenderían. No hace mucho (oh, dios mío, sí, personalmente ¡hace muchísimo!) que iba al mercado y las señoras me cedían el puesto en la cola.

Lingüísticamente, las vacilaciones entre la palabra abandonada y la palabra nueva podían rastrearse en los libros durante 100 o 150 años.

(lo de Direct@r es buenísimo; por cierto, esa costumbre sí que la aguanto poco).

Bárbara dijo...

Me sumo al debate en general, si no os importa, agradeciendo a todos, todas (jeje) vuestras valiosas y en algunos casos desternillantes aportaciones.

Yo empecé a escribir este post creyendo que estaba de acuerdo con la exclusión del término gallego como tonto, pero a medida que escribía me di cuenta que no era así, es lo que tiene pensar con las manos....

No creo que la lengua se pueda forzar, sé que en muchas ocasiones el efecto acaba convirtiéndose en causa y evidentemente eso es un riesgo. Pero no creo que sea lícito suprimir todo lo que no nos parezca éticamente correcto del diccionario.
El proceso debe darse a la inversa, el diccionario no impone el uso de las palabras, sólo lo recoge. Hay muchos términos del argot que han ido desapareciendo del habla (ya nadie dice dabutten por ejemplo), hay ciertos anglicismos que han pasado a formar parte de la historia. Tal vez haya simplificado en mi post porque las palabras no entran ni salen tan alegremente del diccionario sino que hay unas normas para su inclusión, normas que desconozco (supongo que el uso debe estar extendido, debe prevalecer un cierto tiempo, etc…) y para su exclusión: se realizan informes, en este caso se encargó uno a Costa Rica para verificar si seguía dándose ese uso.
No es que me parezca bien lo del lenguaje machista (los coñazos o los cojonudos) pero me parece síntoma, no causa y no soy muy radical con eso, como sí puedo serlo con ciertas actitudes y hechos machistas. Pero no creo que se deba eliminar del diccionario toda palabra que pueda ser usada en sentido peyorativo. ¿Deberíamos quitar del diccionario la palabra sudaca porque no nos gusta? No, su uso es una realidad y el diccionario está para que podamos entender esa realidad, en él se advierte de su uso coloquial y peyorativo. Si fuera de otra forma, bastaría con quitar la palabra pedófilo para que los pedófilos dejaran de existir, y me temo que no sería así.
Dicho esto, yo creo que si una acepción recoge una realidad, es bueno que esté presente en el diccionario, y nos guste o no, hay una parte de latinoamericanos que ha venido considerando un poco tonto al gallego (español). A mí no me ofende que la acepción esté recogida en el diccionario, me ofende si alguien para insultarme me llama gallega a la cara. Pero gracias al diccionario, sabría que me está llamando tonta.
Muchos besos a todos.

Anónimo dijo...

Madre mía, chicos! (Carmen y Antonio), que piropazos, qué subidón de "Ego".
Muchas gracias por haber recibido lo que realmente quería transmitir.
En mi vida cotidiana, del día a día intento actuar de la misma forma, siempre desde el respeto, que no es una cuestión de género (cómo tú dices Carmen).
no sé si lo consigo, pero por lo menos lo intento.
No me importa que la gente no lo reciba como vosotros, pero el hecho de saber que lo hago lo mejor que puedo, me llena de muchísima satisfacción.
Carmen, muchas gracias otra vez; y seguro que volvemos a coincidir en otra ocasión.
Antonio, a ti, también muchas gracias.
Lo que pretendía era lo que tu explicas al final,que utilicemos todos/as, en un contexto determinado, agradable, amigable, sin acritud, sin faltar a la historía y sin que nadie se enfade, es lo ideal. Qué seamos abiertos, flexibles, no evoluciona todo?, pues porque aquí no podemos haberlo?.
Sin más, muchos besos y abrazos para todas.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Hola a todas y a todos otra vez,

Esto es divertidísimo, muy instructivo, muy inteligente, y “no hay Dios que lo pare”. Mejor así. Aquí haría falta un “deus ex machina” de ésos de las tragedias de Eurípides, que acabase la obra, haciendo los milagros correspondientes y poniendo a todo el mundo en concordia, y a cada uno en su sitio. Pero, gracias a Dios, no estamos en la época griega, porque, si analizamos lo que los Griegos, entre ellos Aristóteles, querida Carmen, al que tú, como es lógico conoces perfectamente, decían sobre las mujeres, habría tema para mucho. Y es que hasta los más sabios han dicho en su vida más de una estupidez: me estoy refiriendo a Aristóteles, que decía, entre otras sandeces, como el resto de los Griegos, que “las mujeres no tienen alma”.

Prosigo:

Carmen, elogio tus comentarios y tu sensatez, al tiempo que tus conocimientos. Haber estudiado en Deusto es todo un lujo. Y eso da carácter. Ya me di cuenta de que el que se había equivocado era yo, y no tú. Cuando te hablé de la duda, evidentemente que me equivoqué. Me di cuenta cuando el comentario estaba ya publicado y no tenía ganas de borrarlo y volverlo a Escribir. “Mea culpa”, “Me culpo”.

Con relación a los “Anónimos”, que si eres tú en éste y no en el otro, pues la verdad, a mí ahora “se me hace la picha un lío –y no es que vacile de tamaño, porque ellas dicen, decís, que “el tamaño no importa”-. Lo que ahora tengo claro es que eres Carmen y eres una mujer estupenda y muy cultivada. A propósito, te agradezco mucho que hayas visitado mi Blog. Ya te haré algún comentario desde allí. Creeo que podemos ser buenos amigos. Yo, como verás en mi Blog, estudie Filología Clásica en Barcelona.

“especies”: buenísimo lo de direct@or. Si utilizas el término “negra” para aplicártelo a ti misma, ¿quién nos puede impedir que lo utilicemos para otras personas, sin la menor connotación negativa, por supuesto?

“Viajero Solitario”,
Veo que, como buen andaluz –yo también lo soy-, vas a lo práctico, pero, claro, lo de suprimir letras añade algunas dificultades. Graciosísimo de lo de la “c” seguida de “h”. Es genial. ¿Qué opinas de los teclados ingleses, que no tienen la “ñ”?.

Flavia,

Encantado estoy de verte por aquí repartiendo sensatez y sentido común. Tú, como siempre, tan equilibrada y tan serena. A todos los que leen esto, aunque ya lo sepan, les recuerdo que acabas de publicar un excelente libro de cuentos titulado “Con la soga al cuello”. Es lo que estoy leyendo estos días. Me encanta.


“Strongboli”:

A mí me pasa lo mismo. Vivo en Cataluña y “se me’n fot” (para los que no entiendan Catalán, significa: “me la suda” o, como dice nuestro “Viajero Solitario, “me la trae al fresco”) eso de ser políticamente correcto. ¿Es que los políticos nuestros nos dan algún ejemplo a seguir? ¿Es que su Ética es la que deseamos para todos y todas?

NáN,

Como me parece que tú eres un experto en muchas cosas, te voy a hacer una pregunta, que hago extensiva a todas y todos. El lenguaje tiene sus códigos y sus entrañas. No podemos condicionarlo, ni podemos legislarlo. Yo me pregunto:

¿Por qué a un hombre, cuya mujer, o compañera, o, si quieres, pareja, es compartida (en la cama) con otros hombres, se le llama “cabrón”? Pienso que, en todo caso, habría que decir lo que es la mujer –rico es nuestro Castellano para definir ese concepto-, porque el hombre continúa siendo el mismo que era antes. Lo mismo valdría para “cornudo”, pero no es lo mismo, porque esta palabra tiene su correspondiente femenino.

Bárbara, tu intervención es excelente como moderadora. Se nota que tienes una formación lingüística sólida. Yo me apuesto lo que quieras
a que eres Filóloga y además de las buenas, y seguro que, como Carmen, has estudiado en una buena Universidad.

Anónimo, ahora creo que ya me aclaro un poco de quién es quién. Tu exposición me ha gustado mucho. La sensatez y el equilibro es lo que predomina en ti. Como nos recordaba nuestra querida Carmen, para ti, como para Aristóteles, la virtud está en el término medio.

Bárbara, perdón, por hacer estos comentarios tan largos, pero es que tú has tenido mucho arte y mucha sabiduría al exponer un tema tan interesante como el que has expuesto.

Estoy ya inquieto por saber cuál va a ser el próximo debate.

Os saludo a todas y a todos de la forma más correcta, a mi entender:

Un beso para vosotras, y un abrazo para vosotros (aquí sí que es imprescindible el uso de ambos géneros, porque yo no me reconocería dándole un beso a un tío. Como dicen en mi pueblo: “Eso no es”).

Antonio

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Naturalmente lo de García Márquez es una exageración descomunal, pues cualquier estridencia para cualquiera de nuestros sentidos nos pondría en guardia sobre cualquier potencial peligro y podría legar a salvarnos la vida.

Lo de la manía que tiene esa, la del esplendor y demás zarandajas, en anteponer a su labor de control y policía, lo políticamente correcto, me parece una memada; pero las cosas son como son y la RAE, va como va. Así, que a partir de ahora supongo que, como tantos otros aspectos de la vida, todo se valorará con esa vara de medir tan en boga: Son los tiempos modernos y ¡que no rechiste nadie!: ¡La censura ha muerto, viva la censura!: Fuera: ¡“Maricón el que no bote”! y: “Viva el que vote lo que vote, para que no se le note si pierde aceite”.

(Voy a tomarme la temperatura que estoy constipado).

Nota entre paréntes: (Lo políticamente correcto de las Américas, en la humilde opinión de uno:
Sudamérica: La de abajo en el mapa de la del norte y la del centro; también conocida como Suramérica.
Latinoamérica: toda la parte con origen lingüístico procedente de lenguas latinas. Ej.: español, italiano, francés, portugués, y los correspondientes eteces.
Hispanoamérica: La parte que comparte lengua con Hispania; conocida en la actualidad como España y sus autonomías.
Iberoamérica: Pues lo mismo de antes, pero vinculado a toda la península Ibérica, es decir el Estado de las autonomías y el otro: Portugal.
Pero, vamos, que esto... como los orchis para comer trigo... pero en contexto).

NáN dijo...

Prefiero Latinoamérica, MSM, porque incluye las islas y zonas de sustrato francófono. Es el término más incluyente de todos, dejando aparte tan solo las regiones con lengua anglosajona.

Queda el problema quebequiano, pero ya decidirán algún día.

Antonio, si hay alguna historia etimológica, ¡ya la estás contando!

En cuanto a significados, la diferencia entre "cornudo" y "cabrón" es que al primero la mujer le es infiel y el segundo lo sabe y consiente.

Es de un machismo tal que me resulta repugnante. La verdad es que a mí solamente me importa la fidelidad esencial, que tiene más que ver con la forma de ser que con el cuerpo. Y como dice mi amiga Ajo en sus "Micropoemas":

«No me hagáis hablar
que he sido punki
y llevo la cresta en la lengua».

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Muy Señores Míos,

No hago ningún comentario, por ahora, porque, al leer el tuyo, me ha entrado una risa tal que se me estremece todo el cuerpo, incluidas las manos. Me parece que se ríe hasta el ordenador. Cuando recuperemos el equilibrio, ya escribiré algo.

Espero que lo tuyo sólo sea un "constipado", no que estés "constipé", como dicen en esa parte de "Latinoamérica", a la que ahora llaman "Francia", O "Bélgica", o "Suiza", o incluso algunos países de África, como "Argelia".

Un cordial saludo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

NáN,

Gustosamente atiendo a tu deseo y con la urgencia imprescindible para el caso. Em mi Blog explico por qué a los hombres que tienen mujeres desvergonzadas, se les llama "cornudos" y todo eso.

Aquí dejo el enlace. Ya sabes, copiar y pegar, que de otra forma no sé hacerlo:

http://antoniomartnortiz.blogspot.com/2009/03/el-nacimiento-del-arbol-de-la-mirra-i.html

Un cordial saludo,

Antonio

carmen dijo...

Antonio: no te líes, soy Carmen ,no Anónima. Lo que pasa es que cuando estaba comentando, como soy un poco despistada e impulsiva publiqué sin poner el nombre. Y pensé: ahora sí que esto puede ser un lío... Y cuantas más explicaciones peor...
Gracias Antonio, esto me recuerda a las tertulias de mis benditos años de estudiante!!

Anónima, mira que esto es raro, llamarte así...Seguro que tu nombre es precioso, porque como dice Barbarita, los buenos guapos y los malos feos...
Un requeteabrazo a todos.
Un post fantástico, Bárbara!!!

TortugaBoba dijo...

Esto me pasa, como siempre, por llegar tan avanzado el tema. Después de todo lo leído poco queda por decir. Me parece una gilipollez absoluta lo de quitar "gallego", pero es una opinión como otra cualquiera. Si se están añadiendo cada vez más vocablos, ¡se van a poner a quitar otros! Creo que era "cocreta" una de las nuevas que estaban pensando en incluir en el magno diccionario (la leche).
Lo de Sudamérica Bárbara yo lo digo porque en francés "Sur" es "Sud", pero creo que siempre lo escuché como "Suramérica" entre mis amigos no francoparlantes.
Nán, eres todo un descubrimiento de bloguero. Muy buenos tus comentarios.
Beso Bárbara "belle".
P.D. Los gays son los primeros en llamarse entre ellos "mariconas".

TortugaBoba dijo...

Por cierto Bárb., ¿por qué siempre me sale publicidad al darle para escribir un comentario?
Simple curiosidad gatuna :)

Bárbara dijo...

TORTU, de lo de la publicidad que salta no tengo ni idea de por qué. A mí no me sale y por supuesto nadie me paga por ello. Si alguien sabe cómo eliminarlo, que lo diga, plis.
Besitos.

Reyes dijo...

Aquí una palurda que sólo hizo primero de filología hispánica en la Hispalense , ( y que después de arduas sesiones de cafetería sólo aprobó una signatura , adivináis cuál??Sí señores , literatura....
nunca entendí un carajo de Saussure , una pena.)
Pues no me resisto a preguntar sólo una cosa más,
Qué tiene que ver la forma de mear y cagar (perdones) de los dos sexos oficialmente reconocidos con la forma de usar el género en el lenguaje??
No me ha quedao claro.
Así debe entenderse que porque yo meo sentada y los hombres de pie , la sociedad va a seguir usando el masculino para casi todo ??
..
Y otra cosilla:
Por qué cada vez que se habla de esto se escribe extensamente acerca de lo necesarias, imprescindibles y maravillosas que somos las mujeres ?'
Suena a excusa , a "perdonadme , bonitas, pero los cojones van a seguir sonando mejor que vuestras bolsitas ováricas, no lo toméis a mal porque yo os quiero y os admiro ".
No lo digo de mal rollo que ya veo que tol mundo está contento y emprendedor y además es super culto.
Pero me gustaría saber por qué se adoptan esos clichés invariablemente.
A mí me gustan los hombres, indepedientemente de que estemos en una sociedad machista ,cuando trato con ellos (amigos , amantes , vecinos, camareros) no les pido explicaciones de por qué el mundo es machista, ya que probablemente ellos no tienen ni idea de por qué las cosas son así.
Tampoco las mujeres con dos deditos de frente y tres metros de eslora (jaja( vamos a sentirnos ofendidas por debatir el sentido de las cosas.
Creo que ahí está la base de un encuentro real entre sexos , un punto de vista personal más auténtico aparte de las ideas preconcebidas, el miedo a quedar mal delante del otro sexo, etc.
..
Por lo demás me lo he pasado pipa con este debate .
O debería decir que el debate es cojonudo??
Aclaro que la pipa no es de girasol?
Hace falta que diga dónde se sitúa??
Valeee, stop .
...
Bárbara , por favor , cuelga otra cosa ya o te quedas in blog .
Besos a todos ( y todas ).
Jeje.

El Viajero Solitario dijo...

Antonio, me parece una tacanería de tamano considerable que no haya n en los teclados ingleses, que estoy hasta el mono de la extraneza al recibir un texto pergenado en uno de esos teclados, que parecen escritos a canonazos, cono, como si en lugar de dedos tuviera punos, así de desmanados resultan. Y no es que esté empenado en un ensanamiento contra los ingleses, pero tampoco cuesta tanto anadir una puta letra más, digo yo. Y lo dejo ya, que tengo un sueno que pa’qué y manana, apenas tanan las primeras campanas del día, he de tomar un vuelo, leganoso aún, probablemente hecho un guinapo, de regreso a Espana.
Por cierto, no lo había dicho, escribo desde Inglaterra.

TortugaBoba dijo...

Reyes, la de tíos que mean sentados... jajajajja
Viajero, qué me he reído.
Bárbara, perdón por la intromisión, pero es que el debate es muy bueno ;)
Besito.

Jordi Santamaria dijo...

Si se presiona Alt 164 aparece una ñ ya sea en Torrepacheco o en Stratford-upon-Avon.
Sólo hay que memorizarlo y la eñe permanecerá en todo país que estéis.

Este invento lo creó la Fundación Fary con fondos reservados de la comunidad murciana. Apostolizarlo y la eñe vivirá allén de los mares.

TortugaBoba dijo...

Que te había creído durante un par de segundos Jordi... jajjajaja. Serán las horas.

carfmen dijo...

Que siga la fiesta, oiga!!
Que podíamos ir entrelazando ideas, temas, pensamientos ad infinitum.
Que el pensamiento fluya, que llegue y se transforme, que vuelva y revuelva, que líe y encienda luces. La luz siempre señala caminos. Hacia algún lugar llegaremos. Y entonces, volver a empezar con la palabra . La primera después de las tinieblas, la que se encarnó, la que se hizo vida ...

carmen dijo...

Carmen sin f de por medio....

NáN dijo...

Ayer, cuando vi que con tu contestación, Bárbara, se corría el peligro de estancar esto, me apené: "¡oh!, me dije. ¿No vamos a llegar al menos al 50?"

Por suerte, si no hay otra persona escribiendo ahora, este será el 49 y caerán unos cuantos más.

Me ha encantado, Viajero Solitario, la demostración que has hecho de la necesidad de reglas ortográficas y gramaticales. Basta la ausencia de una letra para que el texto requiera un esfuerzo para su lectura.

Carmen, buena idea la de la "f": podrías ser dos personas y usarla o no según cuál de las dos personas escriba.

¡Venga, el 50, que lo tenéis a huevos!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bárbara, te felicito por este post, que tanto y tan buen juego está dando, por la cantidad y el nivel de los participantes.

carmen dijo...

Buiena idea, Nan. Aunque me cuesta ser dos. Pero a veces ya me gustaría...
La de la f a lo mejor sale, sí! lo tengo que pensar. Me chiflaría que fuera una REFOLUCIONARÏA!!!

Bárbara dijo...

Pues no es que me recree en ese medio centenar de comentarios, que me recreo, pero es que no he tenido tiempo material de actualizar, ya pronto me pongo...
Mientras, ahí va otra tanda de besos variados, de gracias miles por la participación y a Viajero que tenga un feliz viaje de regreso a esta España cañí.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Carmen,
Estoy seguro de que desde “tus benditos años de estudiante (estudianta?)” ha pasado bien poco. En cualquier caso, según pienso, la mujer, con los años gana en belleza y sabiduría. No lo dijo Aristóteles, pero lo digo yo.

TortugaBoba,
A mí la palabra “gay” no me gusta, porque no es castellana. Lo correcto es lo que decimos todos, porque lo de “homosexual” queda como muy cursi.

Bárbara,
Tu coges (como lo entendemos aquí, no en Sudamérica, porque allí lo de “coger” tiene “jodienda”) el ordenador y un martillo de medio kilo y le das un martillazo. Así no aparecerán esos puñeteros anuncios (a mí tampoco me aparecen). Luego te vas a El Corte Inglés y te compras otro ordenador.

Reyes,
Yo he visto a mucha gente que no tiene ni “puta idea”, ni “zorra idea”, de quién fue Saussure y son felices. En cuanto a lo de “mear” y “cagar”, yo quería simplemente decir que hay cosas que no se pueden cambiar, como lo es el origen de los géneros en nuestra lengua. Yo no pretendo que las mujeres “meen” de pie ni que hombres y mujeres “caguen” también de pie. Sería muy incómodo, aunque la verdad es que todo el mundo “se puede cargar en lo que le salga del coño o de la polla, según proceda”, incluso estando de pie.

Eso de que las mujeres sois imprescindibles, es lo que se llama una evidencia. No voy ahora yo a demostrar la evidencia de lo evidente. Es así, sin más. Es que sois mejores que los hombres. Y más inteligentes.

Pues yo en este debate me lo estoy pasando, además “de pipa”, y “de cojones”, “con una coña increíble”. Y es que “el coño” también da para mucho.

Viajero Solitario,
Es que no sé como pueden vivir los ingleses sin poder escribir ”coño, coña, mucha caña, caño, año” y todo un sinfín. Muy gracioso tu comentario sin la “eñe”. Decirle a alguien que “está entrado en años” no es lo mismo que decirle que “está entrado en anos”.

TortugaBoba,
Y ¿cómo sabes tú que hay tíos que mean sentados?

Jordi Santamaría,

Muchas gracias por tu información, pero aún así, lo creo complicado. Son demasiadas cosas a memorizar. Prefiero memorizar el teléfono de mis amigas.

Carmen,
Pues sí, que siga la fiesta “ad infinitum”. Es que este cachondeo es “cojonudo” y, tal como están las cosas, no hay “huevos” para parar esto. Salvo que a Bárbara “le sude el coño” con este tema y decida cambiarlo. Pero daría igual. Como somos así de “cojonudos” y ellas también los tienen (los ovarios) donde hay que tenerlos, estoy seguro de que esto va a continuar.

Querida Bárbara,
Ha sido sin querer. Me he puesto a contestar a muchos, sin darme cuenta de que el Blog es tuyo y no mío. Pero, bueno, ahora que lo tengo escrito, no lo voy a borrar. Sería una “gilipollez”. Te felicito por la capacidad que tienes de provocar un debate tan interesante y tan divertido. La verdad es que todas las personas que han intervenido aquí tienen un gran nivel, todo un nivelazo. Esto sí que es Cultura, y así con mayúscula.

Me lo reconozco: soy un “gilipollas”, y se me ha ido la olla, porque tengo la “picha” hecha un lío, al apropiarme de lo que no es mío.

Para finalizar, propongo una campaña para que la RAE incluya en el término “cojonudo, -a” la siguiente acepción:
“En masculino: dícese del Blog tipo Bárbara
“En femenino: dícese de la página WEB estilo Bárbara”.

Un beso para vosotras y un abrazo para vosotros,

Antonio

carmen dijo...

Hay fiesta también en MSM... Digo por si alguien se anima....

Bárbara dijo...

Jeje, y esta fiesta continua en el after de aquí al lado, el excelente blog de Miguel Baquero:
miguel-baquero.blogspot.com
Y Antonio, no te apropias de nada, ésta es tu casa.
Bss.

carmen dijo...

Aquí un bellezón,Antonio, Síiiiii!!!!
Lo de la sabiduría... Es más amor a ella, que tenerla. Ya sabes, hay que saborear el amor poco a poco:descubrir, sorprenderse, no entender, buscar, compartir lucecitas en la noche...
Ay, qué bien!!!

Raúl dijo...

Que sí, que sí,.. que este debate ha sido precioso, a la par que isntructivo. Pero no nos recreemos, querida mí, y regalame/nos otra entrada, que ya va sieno hora.
Abrí yo el turno de comentarios, y quizá también lo cierre, empujándote con ello a la noble (y agotadora) tarea de volver a postear. Sonrío.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Os voy a dejar, para disfrute vuestro, la traducción que hizo Luis Antonio de Villena (Catulo, Colección Los Poetas, Ediciones Júcar, 1979) de un poema, el CXV, de Catulo (84-54 aC.), porque hace ya dos mil años ya había gente que hablaba como los dignos visitantes de este Blog. Hay que tener en cuenta que Catulo es considerado uno de los mejores poetas líricos de Roma.
Poema CXV
[Para el Picha]

“El Picha tiene unas treinta yugadas de prado
y cuarenta de sembradío: el resto son lagunas.
¿Por qué no puede aventajar a Creso en riqueza
quien en sólo una finca posee tantos bienes,
prados, cultivos, bosques enormes, montes y lagos
hasta los hiperbóreos, y hasta el mar Océano?
Todo eso es magnífico, pero él lo es mucho más:
No es un hombre; sino una inmensa picha amenazante”.

Nos explica el traductor, Luis Antonio de Villena, la dificultad que ha tenido para traducir la palabra “Mentula” [méntula] [picha, polla], utilizada como nombre común referido a la anatomía masculina y como nombre propio, como apodo de un individuo depravado. Y es que no hay, que sepamos, en Castellano palabra esdrújula alguna que tenga la sonoridad de “méntula”.

Yo hubiera traducido “Mentula” (en mayúscula) por “El Pollas”, de la misma forma que a mí, de pequeño, me llamaban “El Gafas”, porque llevaba gafas, y a un niño los demás le llamábamos “Sietecabezas”, porque tenía una cabeza descomunal.

Os dejo el texto en Latín, porque, como bien se sabe, toda traducción es una traición. Y puede que haya más de uno, y de una, que quiera disfrutar de la sonoridad del texto original.

C a r m e n C X V

[ad Mentulam.]

Mentula habet instar triginta iugera prati,
quadraginta arui: cetera sunt maria.
Cur non diuitiis Croesum superare potis sit,
uno qui in saltu tot bona possideat,
prata, arua, ingentes siluas saltusque paludesque
usque ad Hyperboreos et mare ad Oceanum?
omnia magna haec sunt, tamen ipsest maximus ultro,
non homo, sed uero mentula magna minax.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Carmen,
Pues sí, un bellezón es lo que eres tú, y, además de muy culta e inteligente, muy simpática.

Raúl,
perdón por haberme entrometido y quitarte la oportunidad de cerrar el debate.

En cualquier caso, tampoco estaría mal que lo cerrase, con broche de oro, el Romano Catulo, gran poeta allí donde los haya.

Bárbara,
Si dices que ésta es mi casa, yo me tomo al pie de la letra, y el día menoso pensado me presento en ella, para cenar. Espero que cocines bien, lo mismo que como escribes.

Besos para todas, abrazos para todos

Antonio

Albert dijo...

Aleote, aleote, maricón el que no vote.?????????????????


que coño es eso DE MARICON EL QUE NO BOTE, homofobos de mierda


youtbe vide en contra de la cancion "maricón el que no Bote"

-> http://www.youtube.com/watch?v=ZmWKZe03ZQ4

Bárbara dijo...

Vaya conclusiones absurdas sacamos, ALBERT, ¿homófobos? ¿quién es homófobo aquí? Supongo que ni te has leído el post.
En vez de perder el tiempo con chorradas como esa, prefiero luchar por causas importantes (entre ellas la igualdad de derechos para los homosexuales, sin duda) y no emplear esfuerzos en abolir axpresiones hechas o canciones chorras.

Evalangui dijo...

Este post es un poco antiguo pero bueno, internet es eterno.

Como el resto de la entrada me pareció muy bien razonada quería señalarte que lo de "maricón el que no vote" es diferente que lo del "gallego" porque se trata de un insulto que todavía no ha perdido su fuerza como insulto, a diferencia del término "gallego", que se usa en tono cariñoso (ya hace mucho que los "gallegos" que inspiraron el sgto de "tonto" se incorporaron en las mismas sociedades que crearon la equivalencia). Además, como la campaña implicaba que no votar era malo y por tanto que ser "maricón" lo era y como la primera acepción de "maricón" que le venía a la cabeza a mucha gente (como la de esas asociación) era el insulto tan doloroso, no me sorprende nada que se enojaran. Como decís, el lenguaje cambia el mundo, y por tanto, para cambiar el mundo hay que cambiar el lenguaje. No *negarlo* como pretende hacer a RAE con lo de gallego sino conscientizar a la gente de lo que está diciendo. Y lo que estaban diciendo no era solo "no votar es una cobardía" sino también "no votar es de homosexuales". La palabra tiene doble sentido y quien diseño la campaña debería haberlo tomado en cuenta, es todo.

Un saludo.

Bárbara dijo...

Eva, es la primera noticia que tengo de esa campaña (ni que decir tiene que me parece un despropósito). No, yo hablaba de la cancioncilla, desafortunada y antigua de maricón el que no bote, con "b" que se corea en algunas fiestas populares. Que es estúpida, sí (lo mismmo que para insultar a un hombre se le diga nenaza) pero que puestos a unir fuerzas y protestar, luchemos porque los homosexuales puedan acceder en las mismas condiciones a la adopción, por poner un ejemplo. Como mujer, una se puede sentir ofendida todos los días por las palabras, pero no les pongamos faldita a los semáforos, por Dios, los verdaderos cambios traerán también cambios en el lenguaje.
Saludos.