jueves, 12 de marzo de 2009

Echando cuentas


Leo el último post de la amiga Reyes: Estamos buenísimos y pienso en eso del atractivo físico.
Vi el otro día la noticia de la mujer más rica de Alemania, atractiva a mi parecer, demasiado rica a mi parecer, transitoriamente tonta a mi parecer, transitoriamente valiente a mi parecer, que ha sido extorsionada por un gigoló suizo al que ahora juzgan, sin contar con su parecer. Cuando se piensa en un gigoló suizo, una tiende a imaginar a un Darek macizorro, hablando un ininteligible dialecto romanche, lo que no hace sino incrementar su atractivo. Pero no, resulta que el amante de pago suizo tiene cara de acelga hervida, de pastor presbiteriano, a lo Absalón de Dies Irae: facciones severas, labios finos, rictus estreñido, tan común en los puritanos reprimidos, o en los degenerados sexuales, que viene a ser lo mismo.
Y me pregunto qué demonios habrá visto esa multimillonaria, casada, con tres hijos, en un tipo así.
Claro que incógnitas nacionales también las hay: yo veo a Elsa Pataky y pienso ¿nadie se da cuenta de que es fea? Y cuando digo fea quiero decir tonta, y cuando digo tonta, quiero decir no exenta de una cierta maldad (ver post de la bondad)
Y lo mismo me sucede con Velencoso, el modelo de la foto (vale, puede que en la foto no sea exactamente asco lo que da, pero no hay más que oírlo hablar para darse cuenta de que es feo, rematadamente feo).
No quisiera caer en el tópico de que lo que importa es el interior, y blablabla porque no creo que lo importante sea el hígado, el bazo, los humores o las vísceras.
Como tampoco creo que aquello que dicen que pesa 21 gramos exista como tal, de forma independiente. Bien podría ser una ventosidad.
No, hablamos simplemente de materia, de carne de la que estamos hechos, pero que es carne viva, con expresión ininterrumpida, hecha de labios que se mueven, de cejas que se enarcan, de músculos que se tensan, de voces que se modulan. Y de si esa infinita y única suma que somos resulta o no atractiva. Y aquí cada cual echa sus propias cuentas, claro está: algunos suman de cabeza, otros cuentan con los dedos, otros echan mano de la calculadora y los hay que, perezosos para calcular, o simplemente negados para las matemáticas, se fían del resultado de los demás que, en estos casos, suele ser erróneo.

21 comentarios:

carmen dijo...

Pues fíjate que este chico ni me mueve ni me conmueve, como a tí...
Pero no sé si es un tontofeomalo.

Porque yo me pregunto: dónde se encuentra para tí, Bárbara, esa maldad que no es tan visible como la fealdad o la estupidez??
Si es tópico hablar del interior, significa que no somos más que un trozo de carne con ojos???

Qué te hace exclamar que alquien es bueno, o que la bondad es más digna que la maldad y todas sus consecuencias?

Crees que nuestro ser es cuantificable? se gota con los hechos? Somos trnsparentes para nosotros mismos? Nos reducimos a una fórmula matemática?

Querida Bárbara, los tópicos que más funcionan hoy son los de "una conciencia planetaria" que piensa y decide por todos lo que es políticamente correcto.
Y el espíritu de manada, facilón y esclavo más que libre, lo que demuestra es que vivir con autonomía exige madurez, personalidad sólida y muchas narices!!!!

Y después de esto, un beso sin tópicos. Ya ves que he entrado al trapo...

Jordi Santamaria dijo...

Si el siglo XXI brillase, sería en parte porque se silenciaran y taparan sine die cuestiones manidas y requeterepetidas.

El debate sobre la belleza personal tendría que ser una de ellas, limitarse a actuar y dejarse llevar.
Y por último, informar de la conclusión concreta de cada cual con una escena vivida, o una sensación íntima notada.

P.D: estamos hechos para admirar la belleza, pero en lo humano, ella, la belleza, se sabe belleza, y se puede volver barril de petróleo, ponerse precio, y mercantilizarse.
La belleza en lo humano es esquiva. Yo sólo estaría con personas guapas, y quien diga que no miente. Pero sí, hay un gran % que no es visión, y un gran % que es independiente a uno. Pero ante un feo y un guapo igualicos, prefiero al guapo, que quede claro, nada de demagogiass

Jordi Santamaria dijo...

O sea, que el debate sobre la belleza lo marca la naturaleza, la impronta que tenemos, no la construcción compensatoria que queramos idearr.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Claro que a esa alemana poco parece que le atraigan el higado, e bazo o todas y cada una de las piezas de la casquería, porque parece que sea vegetariana... u ovolactovegetariano, para ser más exactos.

¿La belleza?... La belleza... ¿La belleza?... ... ...

BB dijo...

Pienso, amiga, que hay una epidemia
de mujeres con cerebro de mosquito.
El adefesio con que hoy nos regalas, no lo querría ni en una
isla desierta. Mientras termina
de acicalarse, ponerse en pose,
llega el rescate!!!
Besos
BB

Raúl dijo...

Sabes qué me ocurre en la mayoría de ocasiones que te leo. Pues que la elegancia de tus textos, la cadencia con la que se hilan las ideas, me acaba sustrayendo; por lo que me quedo empantanado en una suerte de deleite, que me cuesta romper para enfrascarme en el ejercicio de opinar sobre lo que me has contado.
Piropos al margen, el asunto de la belleza -según mi parecer, el único objetivo en la búsqueda humana- adolece de falta de definición.

strongboli dijo...

No sé, esto de la belleza es una suma de muchas cosas: el cuerpo, la cara, el pelo, el movimiento, los andares, los gestos, la mirada, las manos, el olor, el tacto de la piel, la sonrisa, la risa, la piñata... Y luego, una vez se logra reunir todo eso en una solo persona, va y se arranca a hablar.
Y entonces vas y te tiras por el balcón.
Petons

BB dijo...

Strongboli: Si, es el único
camino...cajitas huecas, nada
más.

Reyes dijo...

Antes que nada ,Bárbara, gracias por mencionarme ,ahora mi humilde blog es conocido en la parte elegante de la blogosfera .
En segundo lugar , la belleza no es más que una suerte de factores unidos que pueden transmitir armonía o caca de la vaca Paca , y esto sí es intangible , como el alma de las cosas que no la vemos pero cualquiera que no sea un cacho de canne puede percibir, sea la melancolía de un domingo por la tarde , el aire sombrío de una iglesia o el mal rollo que da alguna gente al cruzrase contigo en el bus o el rellano.
Decía una pofesora que tuve que las personas somos un conjunto , si las partes dan un todo armónico se es bello aunque tengas el culo del tamaño de un barril, por ejemplo, o tu nariz no sea perfecta .
Cuando charlas con alguien y te vas dejas en la persona una sensación agradable .
Eso es ser bello .
...
Luego están las portadas de las revistas , la macromierda para las microgentes , el marketing y el sexo de plástico;
otra historia.
Así que nada, que tú eres guapa por dentro y por fuera y que escribes de puta madre porque eres así mismito.
Y besos.
Y yastá.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amiga Bárbara,

Estupenda es la descripción que haces de lo malsano que es cultivar sólo el cuerpo. La verdad, a mí esos tipos que se moldean en el gimnasio haciendo músculos y no sé que más tonterías, pues, la verdad, me dan asco. Me parece bien hacer deporte, pero deporte por cuestiones de salud física y mental, para mantener un equilibrio, no para hacer de sí mismo una especie de estatua modelada según los cánones del momento.

Como de hombres entiendo bien poco, pues casi me sobra con mí mismo, voy a hablar de la belleza y la inteligencia en las mujeres.

Estoy totalmente de acuerdo contigo en que, si una se fija sólo en la composición de su cuerpo, además de fea, es tonta, porque la belleza de la mujer no está en la exuberancia de un cuerpo que impone, sino en la simpatía de un sonrisa complaciente, en una mirada comprensiva, en una palabra bien dicha, en un gesto cariñoso.

Además, ¿qué es un cuerpo exuberante? La verdad, yo creo que todas esas que salen por la televisión, en concursos de belleza o en desfiles de modas, no son ni guapas, ni inteligentes. Son tontas y parecen estatuas de yeso.

Ahí queda eso.

Te envío un beso inteligente desde mi alma, que no es tonta, y desde mi cuerpo, que no es como ese que nos muestras en la imagen,

Antonio

Casilda dijo...

No se porque se me ha venido ahora a la cabeza un libro de Monseraat Roig que hablaba de un tipo absolutamente genial en su interior, comprometido como pocos , adorado por todito el mundo que de puertas para adentro era un autentico imbecil ademas de feo.Los guapos siempre son sospechosos...demasiados tópicos, las rubias son tontas y si estan buenas más, los gorditos son felices y los intelectuales buenos.
La Patakis a mi lo que me parece es mala actriz, pero fea no...tonta menos .
Leí lo de la millonaria extorsionada y como a ti me sorprendió el cara-acelga, pero pensé vaya pico de oro debe tener el tio este porque de lo otro la millonaria andará sobrada .
Y Velencoso por mi que no diga ni mú...
La maldad tambien requiere de mucha inteligencia, la autentica y aunqne hoy vengo de abogado del diablo reivindico la bondad como camino y la belleza como armonia, sea de dentro para afuera o al contrario.
Un besazo
(jooo como ando hoy...)

Bárbara dijo...

Así me gusta CARMEN, que entremos al trapo...
No sé donde está la maldad, no creo que sea absoluta, ni patrimonio de nadie, pero sí sé que no me resulta atractiva, y no siempre fue así.
Lo que me chirría es la separación radical de interior y exterior, lo físico y lo espiritual, no son variables que se puedan aislar en un laboratorio para estudiarlas por separado.
No existe el vacío, un trozo de carne con ojos, la vida es una constante decisión.
Y claro que no somos cuantificables, somos una suma que tiende a infinito (sobre todo nosotras cuando estamos con el periodo, chiste fácil...)y aún así hemos inventado las matemáticas.
Pero estoy totalmente de acuerdo, vivir con autonomía requiere más esfuerzo aunque es mucho más gratificante.
Un beso sin cuernos.

Dejarse llevar, JORDI, yo también lo creo, pero paradójicamente para dejarse llevar, antes hay que haber sido analítico y calculador.
Y claro que sí, la belleza es un valor positivo, pero la belleza es global, es difícil diseccionarla porque además tiene siempre algo de misterio. Por eso el resultado de, pongamos por caso: feo+ cojo+ inteligente puede arrojar un número positivo mientras que guapo+ cobarde+ tonto uno negativo. Puede que también sea cosa de la naturaleza el saber compensar.

jajaja, MUYSEÑORESMÍOS, ovolactovegetariana, con un par... En esa pregunta se resume todo ¿la belleza?...

Mujeres y también hombres BB, desgraciadamente en eso hay igualdad. Jajaja, llegó el rescate y la isla sin barrer.
Besos.

Tienes toda la razón, RAÚL, no en las cosas bonitas que me dices, jeje, sino en que es una pregunta sin respuesta. Me gusta mucho un poema de Szymborska que se llama dos puntos. Habla de lo que debe ser un poema y concluye que basta que sean planteados algunos interrogantes,
"y como respuesta:
en todo caso, dos puntos:"

Jeje, sí, STRONGBOLI, es complicado ver a alguien completamente, casi provoca ataques de epilepsia tanto estímulo de golpe. Y para colmo va y se pone a hablar. Por eso a veces hay que prescindir de los ojos para mirar.
Petons.

Bárbara dijo...

REYES, sin duda la elegancia también debe de ser un concepto escurridizo y relativo...
Ese reguerillo agradable que se va dejando...me gusta como forma de medir la belleza, con reposo, en el recuerdo. Macromierda para microgentees, jeje...
Tú sí que eres guapa, cagoenlaostia...

ANTONIO, sutil pero fundamental esa diferencia al cultivar el cuerpo que apuntas. Supongo que se puede ambicionarlo todo pero no a costa de nada fundamental.
Besos, cuerpo.

CASILDA, claro que no todos los guapos son tontos, y tienes razón lo peor, de hecho lo único imperdonable de la Pataki es que sea tan mala actriz, una patati (segundo chiste malo).
Pero yo sigo empeñada en mi teoría de que la maldad no es verdaderamente inteligente, se queda siempre un escalón por debajo de la bondad.
Otro besazo para ti, y que siga ese ímpetu.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bárbara, te pedí una frase y tú, generosamente me la regalaste; pero es que tienes frases para enmarcar, hasta en tus respuestas. De esta aún no me he recuperado:

"Y claro que no somos cuantificables, somos una suma que tiende a infinito (sobre todo nosotras cuando estamos con el periodo, chiste fácil...)y aún así hemos inventado las matemáticas."

JAJAJJJAJAJJAJA

TortugaBoba dijo...

Yo pensé lo mismo que tú Bárbara cuando vi a elemento en cuestión (al suizo digo). Porque como bien dices, la señora vivía con su marido y sus tres niños, rodeada de lujos, con todas sus necesidades cubiertas... Momento. A lo mejor va a ser eso. Que el marido la tenía desatendida, y el otro se la cameló: no seré un adonis no, pero te voy a hacer ver las estrellas todas las noches. Y claro, eso no tiene precio. Es curioso porque esta historia es de hace más de un año y ha salido a la luz ahora, y encima el gigoló tiene antecedentes de la misma índole que no ha negado, es más, que ha relatado. ¿Qué las das Tomás? (no sé si se llamará Tomás, pero debería llamarse así, el cara acelga)
Beso.

El Viajero Solitario dijo...

Pienso en la belleza al hilo de tu texto, Bárbara. Y pienso que la belleza, en términos generales, nos es impuesta, toda vez que lo bello ha ido variando a lo largo de la historia. Hay algo que prevalece al fondo de todo, pero qué.
Pienso también en la ricachona. Quizá estaba ya harta de cuerpos musculosos, de vergas prodigiosas, de conversaciones de intelectuales, tal vez ansiaba tan sólo un poco de cariño, o conversaciones de supermercado, o sencillamante un pánfilo.
Pienso entonces que la belleza en lo inalcanzable, lo inaccesible.
Y no sigo pensando por hoy, para no darme tiempo a que monte otro argumento que contradiga el anterior.

Flavia Company dijo...

Hay una novela de Amélie Nothomb muy interesante para ilustrar este tema. Se titula "Atentado" -la publicó Circe-, y trata de la historia entre el hombre más feo del mundo y una belleza de pasarela que lo tiene constantemente a su servicio. (Un poco la Bella y la Bestia, sí). Un clásico traído a nuestros días con gran acierto.

Miguel Baquero dijo...

Muy de acuerdo contigo en que ahora la mayoria de la belleza se fía al cuerpo y no solo eso, sino a un modelo de cuerpo determinado, dictado por los medios de comunicación. Elsa Pataky es guapa porque sí, Penelope Cruz es bellísima porque no se te ocurrirá decir que no es para tanto... Y todo va por este camino. También en esto creo yo que, cada ve más, los gustos nos vienen impuestos, y el que se aparta de la regla aunque sea un punto es descalificado al momento. Por eso, aunque yo no he visto al suizo, me alegro de que los gigolos feos triunfen (triunfemos). ¿Por qué no?

Zorro de Segovia dijo...

he visto tanta gente hechizada por seres insulsos (físicos e intelectuales) que ya no me sorprende nada. La química del amor es un arcano.

NáN dijo...

La reina Victoria de Inglaterra (y de mucho más) dicen que tenía de amante a su caballerizo. ¿Cómo iba a ser de otro modo? Buscamos a "lo otro" (o lo otro nos encuentra) para complementarnos.

Y es un todo, o una toda. La belleza, además de un palabro de esos que se llaman "universales", y por tanto imposibles de describir, es rara. Hace que en "el lote" completo se incluyan rasgos que no son considerados bellos pero que nos marcan con un fetichismo absoluto.

He dicho (aunque no sé si creermelo, lo que importa es me creáis un poquito vosotros).

---------------------------

En defensa de la Pataki.
Mi sobrina menor tenía 11 años, así que mi hijo y casi-hermano de ella tenía 11 años y a la fiesta de disfraces cumpleaños de ella acudieron sus amiguitas y amiguitos del cole (11 años).

Había una niña disfrazada de punki. Al cabo de un rato, le dije a mi hermana: me voy a dar un paseo porque esa niña punki me está afectando y eso que a mí, como sabéis, no me gustan los niños.

Años después, en una larga poscomida, hablaban de la Pataki, una famosa. Como suele suceder, no tenía ni idea de quién era (no veo ninguna revista, programa de TV, conversación etc. que hablen de esa gente). Alguien me dijo, ¿te acuerdas de la niña punki que te ponía? Pues esa es la Pataki.

Conclusión, no sé si es fea o guapa. Desde luego no es mi tipo. Pero nació con magnetismo sexual.

Bárbara dijo...

MUYSEÑORESMÍOS, y tú me regalas imágenes (de otra vida paralela) para enmarcar...

Pues no sé que las dará el Tomás pero por lo visto, TORTU, está claro lo que les quitaba, y por eso le juzgan. Dicen que ha salido a la luz ahora porque la mujer, cansada de ser extorsionada, tuvo antes que luchar contra la vergüenza de hacerlo público. Besitos.

Pues yo tampoco sé qué es, VIAJERO, por mucho que se intente objetivizar. Pero sí creo que tiene algo de misterioso, algo que nos sobrepasa. Oye, a ver si vas a llevar dentro a otro mellizo que te lleva la contraria ;)

Pues tomo nota, FLAVIA, porque todo lo que has recomendado y he leído me ha gustado.

Jeje, que triunfeis, MIGUEL, lo dices porque eres gigoló, claro... Lo de Penélope Cruz es vox populi, Reyes la describió perfectaemnte como cara de pajarillo desnutrío pero me cae mejor que la Pataki y me parece mejor actriz (lo que no es difícil).

Es verdad, ZORRO, yo no sé por qué, igual porque algo insulso es fácil que se impregne del sabor que uno prefiera, puede ser atractivo a la carta, aunque sea sólo un espejismo. Saludos.

Yo te creo, NÁN, con los ojos cerrados, y los pies juntillos (que decía una). Y sí, la Pataki es guapa, y lo sabe, ese es el problema.
Así es que a la reina le gusta montar a caballos que no son pura sangre, vaya, vaya, y yo sin saberlo...