martes, 24 de febrero de 2009

Algunas noches


A Delphine
Algunas noches tus manos
son sartenes sin mango
sin la grasa de la tierna lascivia,
tu cuerpo mudo, afilado
es una daga sin empuñar,
sin intención de dañar,
más hiriente que nunca.

Pero no son tus manos
ni tu cuerpo,
es sólo mi cuerpo solitario
en las blandas manos de la angustia.

Me piensa el horror con serenidad
mientras tararea el cansancio
su letanía de eterno presente,
¿Qué fue de aquella música bebop
alegre, de los años cuarenta,
de aquellos pasos violetas,
mi pie menudo sobre tu pie velero?
Dime,
¿siguen haciendo corros de luz los niños
cosidos de la mano a un cielo en flor?

No me rindo,
entra un rayo de sol negro
por la ventana de tu boca.
Sonríe, sonríe ahora,
algún minuto de septiembre
nos espera ahí fuera.

19 comentarios:

NáN dijo...

Fíjate, estaba oyendo Chet in Paris (vol. 2), cuando he visto tu entrada.

Luego me he dejado acariciar por tus imágenes (aquel pie menudo con pasos violeta).

El bebop sigue. Está más vivo que nunca.

No te rindas

Mega dijo...

"...algún minuto de septiembre
nos espera ahí fuera."

Seguro que sí. Esplendoroso de cabo a rabo (el poema, digo).

carmen dijo...

Entra un rayo de sol "travieso" Déjate de rayos negros. Eso nooooooooo. Al sol, que tanta falta nos hace,después de tanta oscuridad invernal, no le quietes la luz. Bárbara!!!

ca dijo...

Veo que la soledad te va inundando cada vez más, de una forma inmarcesible, y las letras, ¿qué nos hacen estas letras?

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Es lo que hay que hacer: sonreir y esperar, estar abierto a la vida y no dejarse vencer por el cansancio ni el tedio. La esperanza de que cualquier situación siempre puede mejorar. Hasta el silencio puede cambiar a más silencio: sería el silencio que uno desea para poder estar consigo mismo.

Casilda dijo...

Brindo por ese minuto ...
besos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Por detrás de esas bellas formas, se intuyen arcanos pensamientos, profundos e inaccesibles para la mayoría, presumiblemente más hermosos aún.

Como siempre...

BB dijo...

Ese cuerpo solitario que se
abandona en las blandas manos
de la angustia,
ese tararear del cansancio,
siempre presente.
Por qué, si los niños seguirán
"haciendo corros de luz, cosidos
de la mano a un cielo en flor"?
No te rindas, no, que por esa
ventana de la boca que adoras,
sonreirá el minuto de septiembre
que espera ahí fuera.
Bello poema, Bárbara

El Viajero Solitario dijo...

¿Por qué será que los meses de septiembre resultan tan evocadores?
Muy bueno el poema y fabulosa la frase con la que lo cierras, que reviste de optimismo a la nostalgia que venía arrastrando.

Raúl dijo...

Soy torpe para leer poesía, con lo que no sé que comentarte, pretendiendo ser ante todo honesto.
Me gustaron, eso sí, esos cinco versos finales, incluso aprtándolos de su contexto.

Donce dijo...

Lee otra vez el comentario de Muy Sres. míos y hazte a la idea de que ahora te lo digo yo
-eso no es plagio, verdad?-
Y qué cosa más bonita ese "mi pie menudo sobre tu pie velero"!!

Y ahora venga niña, que no queda ná, olvídate del mundo (de casi todo el mundo) y disfruta como nunca!

Muacccccccc

Bárbara dijo...

Chet Baker supongo, en Paris, cuántos cruces de casualidades últimamente, NÁN.
No nos rendiremos. El jazz nunca lo hizo.

Gracias MEGA. Un besazo.

CARMEN, cómo se nota que este invierno está siendo crudo, sobre todo por allí donde vives. Pero mi sol era negro, travieso y negro. Hay que ver la mala fama que tiene ese color...

jeje, la soledad me ha superado, CA. He tenido poco timepo para dedicarme a ella como se merece. Pero no podrá conmigo. Eso sí, apabullada por el nivel estoy.

ANTONIO, es verdad que todo cambia, hasta el silencio. Nunca dos silencios son iguales. Esperancearemos sin descanso.

Preparada te veo para disfrutarlo CASILDA. Un beso.

MUYSEÑORESMÍOS, tres puntos suspensivos que me saben a gloria. Pero no sé por qué dices que inaccesibles a la mayoría.

Bárbara dijo...

Gacias BB. No nos rendimos, espero que tú también te asomes a una ventana amada.

VIAJERO, era necesaria un poco de esperanza final. Últimamente me dicen que sólo escribo cosas tristes. Septiembre siempre me pareció nostálgico sin embargo.

No puedes ser torpe, RAÚL, es sólo que a uno le van más unos géneros que otros. O puede que no hayas encontrado aún a ese poeta que te agarre de las vísceras y no te suelte.

Claro que no es plagio, DONCE, creo que lo llaman inspiración fiel.
¿Te gustó esa mentirijilla? (porque yo de menudo nada, gasto un 38...)
Ay, qué poquito queda...
Requetebeso, guapa.

TortugaBoba dijo...

Como a Donce, me gustó lo de "mi pie menudo sobre tu pie velero". Dulce y evocador. Como siempre.
Beso.

Anónimo dijo...

Sus dedos índice y corazón, hipnóticos, se acercaron lentos, como una bendición, a mi boca para cruzar y sellar mis labios, que apuntaron en respuesta un beso.
Mis ojos descansaron engarzados en los suyos.
Cuando mi mano sobrevoló como una gaviota el cálido colchón de aire de las olas del sedoso estampado de flores, animales y aves, ascendiendo hacia el primer botón que cerraba mi blusa, sus dedos bajaron labios, subieron mentón, sus uñas arañas en el techo de mi cuello, en una zambullida inacabable a cámara lenta en sus profundidades, continuando por mi pecho palpitando, para acabar deteniendo, aprisionando mi mano menuda, ya sobre el ojal desabotonado.
En el claro del humo, de la gente, apoyé mi cabeza en su hombro mientras la música nos seguía envolviendo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

porque supongo que toda esa profundidad la expresas desde otra aún más profunda e íntima, a la que los que pululamos por tu blog, dificilente podreomos acceder. El autor (en este caso miembra) siempre se guarda una parte para sí. Creo.

Bárbara dijo...

Un beso dulce, TORTU.

ANÓNIMO, tiene la dulzura de un vals, acariciador y volátil, aunque el ritmo que lleve en la sangre sea el del maravilloso Chet Baker.
Es preciso. Gracias.

Sí, bueno, MUYSEÑORESMÍOS, supongo que todo nace de un sentimiento, de una experiencia personal e intransferible, pero si algo llega es porque se refleja eso mismo en el otro. Quiero decir que, en el fondo, nos parecemos tanto...

carmen dijo...

Palabras incandescentes, melodías, arañas en los escotes, sin tela.Juegos entre mayores. Mañanas
con dedos sin vaselina , negros. Y el sol perdido en la blanca luna.
Palabras incandescentes. Juegos de mayores...Sin más abrigo que las sonrisas de humo,
entre las gentes?
Nada! Era todo una broma.
Qué caramba! A veces hay lecturas que ...
Vaya, anónimo...Yo
podría haber seguido con más palabras, sin pensar ni un sólo minuto.Palabras.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No sé, pero si me parezco tanto a ti, ¿por qué habré sacado sólo lo malo? ;-)

(La M con la A: MA. La M con la E...).