lunes, 19 de enero de 2009

Fantasías


Las fantasías son tan necesarias como el comer. Aunque no sé para qué. No sé qué cuerpo alimentan, a quién engordan. Quién sabe si a la realidad.
Dicen que el cuerpo eterno del hombre es la imaginación.
Yo no creo en nada eterno pero sí en las fantasías. ¿Quién no tiene fantasías, quién no trata de aderezar la realidad, de aliñarla a su gusto, echándole una pizquita de sal y de pimienta allí donde la lengua la adivina sosa? ¿Quién no se pone a cocinar ensaladas imaginarias, perfectamente lubricadas, a partir de una mirada sostenida, de una frase inteligente?
Pero no sólo de fantasías ígneas se alimenta la imaginación, ¿quién no saca el minipimer mental para preparar una exquisita crema fría de venganza? ¿quién?
En la fantasía no existe la hipertensión, ni el colesterol ni los triglicéridos. La fantasía siempre goza de buen apetito.

Dice un proverbio que nada se nos parece tanto como nuestras fantasías.

Fantasear no es llevar una vida paralela (ni síntoma de una vida mediocre), para eso ya está la propia vida que despliega sus múltiples vidas paralelas, bajo el goteo incesante de la realidad, sin interrupciones, que le confiere a todo un toque psicodélico, y va dejando a su paso un rastro de lo que fuimos, un reguero de vidas extinguidas.
No. Las fantasías viven en la realidad, se alimentan de ella, son su voz interior, aunque permanezcan encapsuladas, cobijadas bajo su sombra.
Y es bueno que permanezcan encapsuladas, que su contenido sólo se disuelva en el interior del propio estómago. Porque no sé si lo sabes, pero la mayoría de las fantasías no sobrevive a la luz directa del sol. Es un hecho conocido: no hay forma más rápida de matar una fantasía que escribirla en nuestra biografía.

Schiller lo dijo así:
"Sólo la fantasía permanece joven; lo que no ha ocurrido jamás, nunca envejece."

La fantasía bien pudiera ser una memoria hacia delante (esto se me ha ocurrido a mí).
Puede que la literatura sea eso, hacer fantasía la fantasía, completar el resto de la historia en la imaginación. Proyectarla hacia delante.

Me gusta la concepción del tiempo de Proust, me gusta que pensara que el presente no es el único estado posible de las cosas. O que el amor es el espacio y el tiempo medidos por el corazón.

Y es que me gusta que se entremezclen realidad y fantasía, que flirteen, que retocen a su ire, pero no que se confundan. Me gusta que al caer la noche, cada una tome su camino de regreso a casa.

42 comentarios:

LilVia dijo...

Me ha encantado esta entrada. Me siento muy identificado y creo que jamàs había leído con tanta claridad y de una forma tan reconocible ese tipo de sensaciones. Un abrazo

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Qué bien escribes y qué bien que escribes.

Nada más.

Mega dijo...

Está pero que muy bien que cada cual, fantasía y realidad, tome el camino de regreso a casa, sí señora.

La estupenda definición que propones para el concepto de fantasía como "una memoria hacia delante" me ha recordado otro binomio: el que planteara Luis Cernuda en su libro "La realidad y el deseo".

Una entrada fantástica, Bárbara.
Abrazos

luis felipe comendador dijo...

Fantaseemos en esta conversación interbloguera.

La fantasía nos da la capacidad de hacer real lo que nunca hubiéramos imaginado desde la realidad.

Un besote.

Jordi Santamaria dijo...

Deprisa te comento que la fantasia tb es una queja del inconsciente, instinto inconformista, timon de maximos, y poco calculador de riesgos.
Volvere al post y comentare mas ampliamente.
Y sere muy critico, q aqui todo son halagos, y no puede ser, escribes lo suficientemente bien para q no todo sean halagos, se ha de ser mas exigente con usted, pienso yo.

Donce dijo...

"La fantasía no sobrevive a la luz directa del sol", "memorizar hacia delante"...
Pero qué boniitoo, cachi en diez!

Jo, hoy estáis sembraos!
Un beso.

carlos dijo...

"Yo, como don Quijote, me invento pasiones para ejercitarme" (Voltaire).
Comparto tu reflexión y me encanta, especialmente, la parte final. Yo soy muy de ir caminando con los pies en el suelo pero con la mirada -y a veces la mente- lejos. Es compatible.

náuGrafo digital dijo...

La fantasía está muy bien cuanto más se acerca a la realidad, pero sin tocarla. No obstante, hay que dar vida a la fantasía hasta que casi se convierta en realidad, forzando sus límites. Porque la realidad puede romper el encanto.

Anónimo dijo...

Si la fantasía eres tú, me apunto.
Si la fantasía es no despertar, también.
Si hay que morir que sea dentro de una fantasía.

Nada hay más real que lo imaginado, ahí somos dueños. "El hombre es un Dios cuando sueña y un mendigo cuando reflexiona", Hölderlin

Rafa Mtez-Simancas

Reyes dijo...

Qué buena , qué rica la fantasía, me la como enterita y con queso y sin queso, me estafo a mí misma una y mil veces, me invento la historia de reyes según reyes, todo apócrifo, todo mentira , pero cómo mola, y qué buenos ratos me hace pasar...
yo creo, querida Bárbara, que es gracias a la fantasía por lo que todavía me levanto cada mañana .
Besos para la ilustre pensadora que me pone a pensar a mí en pleno acto rumiante.

BB dijo...

Qué sería de nosotros sin fantasear
a veces? Cabalgamos a lomos de la
fantasía hacia sitios que la realidad nos escatima.
Bárbara, qué bárbara eres para
escribir.
Por allí había una alegre canción
para una Bárbara, a la que le decían, entre muchas otras cosas:
eres toda, toda una obra,
completita estás de verdad
ni te falta, no, ni te sobra,
eres una barbaridad!
Bárbara, pero, qué Bárbara!
Un abrazo. Es un placer leerte.
No, no es fantasear.!
BB

el pasado que me espera dijo...

Qué bien lo dices. Esto de la memoria hacia adelante, yo también lo pienso. A esa sensación yo le llamo recuerdo futuro. Lo de que el tiempo es lineal y unidireccional es otra de las cosas que nos han hecho creer.

Donce dijo...

Y que le estoy dando vueltas a la cosa.... pq álguien dijo que la poesía es "vivir recordando el mañana" (que es algo parecido a tu bonita frase), pero es que no recuerdo si fue Lorca el que la dijo... glupss, si me lee el Súper que me corrija, por favor!

strongboli dijo...

Qué bonito... Aunque no estoy demasiado de acuerdo con la última frase. Hay fantasías que hay que uno necesita cumplirlas, igual que de vez en cuando uno no quiere volver a su casa por la noche (ni de día tampoco). En cuanto una fantasía se cumple, surge otra en seguida.
Digo yo, vamos...

Miguel Baquero dijo...

A mí también me encanta la concepción del tiempo de Proust y me encanta que a ti también te encante. Si uno se concentra en recordar o se concentra en fantasear, es verdad que durante esos momentos está viviendo de pleno derecho en el pasado o en el futuro. Una vida tan real como el presente tangible.

Aunque también estoy muy de acuerdo contigo en que en determinado momento esas realidades paralelas han de recogerse, abrir los ojos y volver a la luz del día.

Churra dijo...

Vaya , parece que no ha salido mi comentario...que diita llevo ya desde por la mañana .
Pues te decia que me encanta esa idea de una memoria hacia adelante..
Y que como esiempre es un placer leerte .
Besos

Fran dijo...

Haces bien en necesitar e inventar fantasías, escribir es la mejor manera de inventarlas y nunca silenciarlas.

Yo estoy con la Gopegui "lo que callamos, ¿a dónde irá?"

Por si acaso hay que soltar, como has hecho muy bien de abogada de la fantasía.

Un beso. Pura fantasía.

NáN dijo...

Bueno, Fran, yo con la Gopegui estoy siempre, a las duras y a las maduras.

Y hablando del tiempo, tenemos una comentarista con un nombre estupendo: El pasado que me espera.

Por ahí pueden ir las cosas en este escrito tuyo que tanto nos hace pensar.

Esta vez me ciño a tu última frase. Cuando llega la noche y no se van cada una a casa, llega la locura.

Y pienso que ese tiempo entre la no separación y la locura visible desde fuera, cuando a veces todavía logramos dar el pego, es de los más hermoso.

Mr. TAS dijo...

a mi lo que me gusta es leerte....XD

Violetera dijo...

Yo creo que las fantasías, aunque no sean sexuales, sólo sirven para alimentar esa parte de nosotros que desea ser follada a toda costa, y que por cierto, es insano no alimentar.

Bárbara dijo...

LILVIA, si es que en el fondo nos parecemos todos tanto, no sé por qué no nos entendemos más entre nosotros. Otro abrazo para ti.

MUYSEÑORESMÍOS, gracias y gracias, de forma exagerada.

MEGA, lo que no sé es si el deseo se diferencia de las fantasías, en que sí hay que aspirar a hacerlo realidad. Igual tampoco. Megaabrazos.

Desde luego, LUIS FELPE, hay fantasías que son más reales que muchas realidades. ¿o esto tambien es una fantasía?
Besos.

JORDI, espero con los brazos en cruz y las palmas hacia arriba tu crítica. No tenemos por qué estar siempre de acuerdo... :)

Cuatro tonterías mal plantadas, DONCE (me refiero a las mías, claro).Un besito, guapa.

Es compatible, CARLOS, a veces creo que es la única manera de caminar. Sigamos voltaireando.

Lo díficil, NAUGRAFO, suele ser establecer la frontera, esa línea borrosa y convencional. Pero sí, a mí también me gustan las fantasías verosímiles.

Desde luego RAFA, que no hay mayor fantasía que la muerte (¿eso qué es?) Sigamos siendo dioses y fantaseemos hasta que llegue.

Tienes razón REYES, es el mejor despertador. A ti la fantasia se te sale por los poros, chiquilla. Besos.

Bárbara dijo...

Jajaja, BB, qué linda canción!
Para mí es un placer tenerte por aquí, con tus comentarios verseados (ya sé que no existe la palabra pero tú ya me entiendes...) besos.

Estoy segura, nadie mejor que tú, EL PASADO QUE ME ESPERA puede entender lo de la memoria hacia adelante. El tiempo es la mayor fantasía inventada, ¿verdad?

Yo tampoco sé de quién es la frase DONCE, pero es magnífica, ya sabía yo que lo de tener una idea original a estas alturas de la humanidad es harto complicado...

Pues entonces, STRONGBOLI, ya no sé si es una fantasía o un deseo. Claro que antes de hablar, también podría ir a echarle un vistazo al diccionario a ver qué dice... Voy pallá...

Dicen, MIGUEL, que la vida realmente sólo se vive cuando se recuerda. Me has hecho pensar que también en los recuerdos interviene de forma estelar la fantasía.

Pues ya verás CHURRA, cuando me arranque con mi fascinante idea de la memoria hacia los lados, también conocida como memoria bilateral :) besos.

FRAN, qué frase interesante. Supongo que se podrían hacer varias vidas más con nuestros retales de silencio. Besos.

Pensé en hablar de la locura, NÁN, de cuando la fantasía se nos escapa de las manos y se convierte en enfermedad.
Siempre esos leves momentos fronterizos como un amanecer o un atardecer son los más hermosos.

Jeje, gracias MR.TAS

Supongo que lo de ser follada, VIOLETERA, lo dices en sentido estrictamente positivo. Y sí, yo también creo que no hay nada más insano, casi pecado, que matar la propia fantasía.

Violetera dijo...

Me siento ofendida. He sido la única no contestada de toda esta tanda. No se enfade, Bárbara, que no estoy molesta porque su inclusión en la vida facebookiana de mi marido.

Violetera dijo...

*Porque= por

Bárbara dijo...

Me siento perdida VIOLETERA...
suelo contestar por orden y siempre llego hasta el final aunque a veces tome aire entre medias... y eso que sientes por tu marido sí que es pasión, sí, que dure!

Jordi Santamaria dijo...

Revengo. La verdad que el post, pasada la introducción, es muy bueno. Y luego dice qué otros hacen pensar. La felicito. No hace falta que se ponga en cruz ; )

La idea de un tiempo discontinuo, hinchado a veces, lineal otras, denso, o preñado, o explosivo en otra fase... a la vez que conectado al pasado y al futuro por conductos más o menos cortos, y más o menos veloces...
en una especie de retícula emocional, es una idea sabrosísima.

El tiempo bajo según qué sustancias se densifica o estrecha, encarnando un tiempo más proustiano. O sea, que este tipo de tiempo o destiempo existe.

Eso sí, prefiero la imaginación a la fantasía, a mí sólo me posee la realidad (con rotundidad chanante :)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bárbara, que conste que yo no me repetía.

Por lo que leo por ahí: A ver, a ver que ardo de curiosidad por saber qué es eso de la memoria bilateral. Promete...

Spassky dijo...

Que las fantasías fueran tan necesarias como el comer es una buena fantasía.
Por desgracia para mucha gente el comer es un deseo o sueño (que llamaríamos fantasía los que comemos todos los dias), abandono este frente...

Y sigo, la fantasía es un lujo que se pueden permitir las mentes fantasiosas, relativamente cultas, relativamente pensantes, a los que el camino de la vida les permite mirar a los lados y disfrutar del paisaje.

Me encanta la fantasia como filtro personal cotidiano para hacer la realidad más comestible, me gusta justificar maldades, actitudes y reacciones, al fin y al cabo mis pensamientos son mi templo inexpugnable y lo gobernamos todos mis yos mediante dictaduras temporales por riguroso orden de ánimo.

Y para la hora del fantaseo me inclino por los sueños teledirigidos llenos de generosidad, altruismo y lascividad acabando en lo alto de un podium, jeje, ego al fin y al cabo.
¡¡¡Suerte tenerte!!!!
Surtido estepeño de besos.

Victoria dijo...

Hola Barbara. Te sigo muy de cerca y es hoy cuando no he podido dejar de intervenir en tu post porque qué seríamos sin nuestras fantasías. Yo las llamo "f. en control" ya que, para mí, éstas no significan evasión ni huida, sino pura elección sin complejos de la realidad que quiero tener. A través de nuestras fantasías edificamos/creamos ese mundo que no llega porque, muy probablemente, no lo necesitemos todavía... Estoy realmente convencida del principio de que las cosas llegan a nuestra vida en el justo momento que deben llegar, sin embargo, en nuestro interior algo clama por salir y la fantasía nos sirve de vehículo para calmar la terrible ansiedad que suscita la espera y que hace que nos sintamos mal (fatal).
Victoria.

Bárbara dijo...

Menos mal, JORDI, porque lo de los brazos en cruz es de lo más caasado...
Supongo que el tiempo se divide en: presente, memoria (pasado) e imaginación (futuro). Pero todo sucede en el presente, también la hora chanante :)

jeje, MUYSEÑORESMÍOS, por ahora es un concepto vacío pero ya iremos rellenándolo. Y no, tú nunca te repites.

SPASSKY, pues ya no sé si las fantasías son productos de lujo o de primera necesidad, casi me inclino por lo segundo.
Puede que el tamaño del ego esté relacionado con la cantidad de fantasías, cuanto más grande, más películas necesita interpretar.
Perfecta esa combinación de ingredientes en tus fantasías.
La suerte la tengo yo.
Besazo.

VICTORIA, es verdad, son instinto de supervivencia, tienen algo de revolucionario, y también de sedante, aplacando esas ansias lacerantes. Lo malo es que a veces, de tanto fantasear, acabamos idealizando determinadas cosas y perdiendo pie con la relaidad. Yo también me quedo con las f.con control. Me alegra que te decidieras a comentar. Un abrazo.

Raúl dijo...

Asimo dijo en "el sueño de los robots" que el hombre necesita soñar para poder ordenarse. Si no es entrando en disquisiciones filosóficas, no sé muy bien si entiendo lo que quiso decir el maestro. O sí. No lo sé. Pero la frase es sencilla y genial.

TortugaBoba dijo...

A mí me encanta fantasear. ¡Qué sería de mí sin la fantasía! Yo vengo a ser Tortuga Boba la fantástica :)
Es un poder que nos da la mente, para qué desperdiciarlo.
Beso.

LICOR DE MANDRAGORA dijo...

Bárbara, es verdad, las fantasías, son de dominio propio, son de esencia inalienable, tienen copyright propio, nos sustraen de la monotonía, de la obligación, de la lacerante rutina y nos transportan a un mundo onírico, uno mejor. Esas muchas que aún están irresolutas, nos amplían deliciosamente las expectativas. A veces pienso en aquellas que me conducirían a una vida febril y disoluta, ¡oh! como me renuevan y enriquecen, es por eso que ahora me he lanzado al fascinante abismo de hacer un poco de literatura. Aunque con el riesgo de asestarle un golpe letal a la misma fantasía, hay que arriesgarse y escribirlo. … A veces para la propia realización de esas inconfesables fantasías es mejor no existan en la mezquina frugalidad de lo que no se dijo, en el limbo de un pensamiento fugaz.
Dios siga bendiciendo tu pluma de elocuente expresión y sensibilidad.

Flavia Company dijo...

Muy apropiada la excelente imagen, para tu entrada. La fantasía nuchas veces nos mantiene a flote, mientras la realidad intenta hundirnos una y otra vez en su lago sin nada al fondo.

fmop dijo...

Las fantasías son la vacuna contra la práctica psiquiátrica.

Pedro dijo...

Bárbara, qué añadir, estoy de acuerdo punto por punto con todo lo que dices, no sé si te leo o me leo... (Bueno, esto último no es posible, no podría nunca expresarlo así). Pero dime, ¿no hay también una fantasía "mala", esa que dicen algunas madres de su hijo (es muy fantasioso, no sé qué va a ser de él el día de mañana), o se deja entrever en expresiones como "perdido en sus fantasías", "vivir en un mundo de fantasías", "sin fantasías ni zarandajas"? Así se encuentran con frecuencia combinaciones como "fantasías estériles / descabelladas / disparatadas / inconfesables / cuarteleras / paranoicas / impropias / reprimidas / pervertirdas / desbocadas"... (y un largo etcétera tomado a bote pronto del corpus Crea de la RAE para obras de ficción.) Se diría que la fantasía es algo muy humano, capaz de alcanzar cimas de belleza sin igual y al tiempo caer en las más horrendas simas de la ignominia. Es el reverso de la realidad, pero no necesariamente un reverso mejor. ¿Dónde está la frontera, por ejemplo, entre una fantasía sexual que nos perfecciona para el amor y otra que nos precipita en el desastre? ¿Qué diferencia la fantasía creadora de la autodestructiva? Quizás es la fantasía como un caballo: lo llevas bien sujeto de las riendas y lo conduces al paso por caminos trillados, tendrás un camino seguro pero poco apasionante; le sueltas la brida y lo dejas galopar libre al viento de los espacios sin dueño y sin duda tu camino será infinitamente más rico y provechoso. Pero si pierdes en algún momento el control, si en el momento delicado no sabes refrenarlo y hacerle evitar el escollo, la caída, entonces el desastre está asegurado: la realidad no suele mostrarse comprensiva en estos trances. ¡Qué hermoso debe ser cuando el jinete se hace uno con el caballo, cuando la vela es viento, cuando las alas son nube! Ah, la imaginación...

Bárbara dijo...

Gran frase, RAÚL. Yo, que soy atea, digo que rezar sirve para ordenar los deseos. Abrazo.

TORTUGA LA FANTÁSTICA, por eso eres fantástica. Debería estar multado desaprovechar nuestras capacidades. Aunque claro, no se libraría ni dios.

LICOR DE MANDRÁGORA, me gusta eso de la literatura como la línea divisoria entre las fantasías sanas y las que nos harían perdernos, como el antídoto. Creo que también así la uso yo. Mucha suerte con ese abismo y un fuerte abrazo.

FLAVIA, supongo que la fantasía es el flotador pero el agua es la vida, aunque a veces se nos atragante. Un abrazo.

Las buenas, FMOP, los delirios son carne de psiquiatra.

PEDRO, qué hermoso debe de ser y qué bien lo cuentas. La frontera entre la fantasía buena y la mala no sé dónde está, supongo que es un punto móvil que hay que ir buscando constantemente, como el Polo norte. Pero sí creo que hoy se valora en exceso el materialismo y la ley del propio interés y no está mal abogar por la fantasía. Abrazo.

Miss Totem dijo...

Nuestras fantasías son el fruto de nuestros mayores deseos, esos deseos que no podemos decir , que están reprimidos y que guardamos en nuestro interior. Son esos deseos que nos hacen sonreír en una situación que deberíamos a lo mejor llorar.
Fantasía o sueño ? que los diferencia ? el uno es la idea , y el otro es su aplicación en la mente .
Con la edad perdemos esa facultad de fantasear....Parece que sea algo solo para los niños. Para ellos todo es fantasía, la vida misma es una fantasía. Pero los adultos somos tan realistas, tan cartesianos que pasamos al lado de este jugoso placer de fantasear. Que lastima!

Bárbara dijo...

Hola, MISS TOTEM. El uno es la idea y el otro es su aplicación en la mente. Me gusta esa distincción de fases en la cabeza.
Y sí, es una lástima que seamos tan cartesianos. Tenemos que aprender de los niños y de su magistral manejo de las fantasías.

LICOR DE MANDRAGORA dijo...

Creo que yo tendría más de un embargo por no pagar las multas del ministerio de la realidad y asuntos obvios.
Como escribes Bárbara, ahora estoy envenado de ti, lamento la virtualidad de los blog.
Orlando Name

Hammett dijo...

Bueno,...en mi opinión no es mas que una foto. En blanco y negro virado a tono sepia, pero eso es lo de menos,...como decía Bárbara,....lo que importa es la mirada, y no precisamente la de la modelo de la foto,....lo que importa es la nuestra, esa a la que nunca sabemos ponerle párpados por delante ya que nunca ha sido real.
Realmente, creo, de lo que estais, estamos hablando es de nosotros, y de nuestros ojos internos.
Está muy chulo la manera que lo has contado Bárbara.

Bárbara dijo...

Ahí le has dado HAMMET, es la mirada sucia de otros la que los delata, ¿por qué no lo ven? Besitos.