jueves, 29 de enero de 2009

Anacleto, agente secreto


Otra de espías. Pero no a lo James Bond sino más castiza, a lo Anacleto, agente secreto. Con carajillos de coñac tocados, no manchados, en lugar de martinis movidos, no agitados.
Resulta cansino esto de los espías. Y entonces ¿por qué escribes sobre ello? Pues porque no se me ocurre nada sobre lo que escribir, y porque hay días en que asomarme al balcón de mí misma es asomarme a un gran vacío que ni siquiera devuelve el eco.

Digo que me cansa lo de los espías. En general, me cansa cualquier noticia escandalosa que tenga que ver con la política y que se supone debiera hacer que nos rasgáramos las vestiduras en ademán histriónico. Pues no, oiga, mis vestiduras hace tiempo que están rasgadas y remendadas por cien sitios distintos.
Ahora resulta que es un escándalo esto de que se espíe, como si el instinto voyeur no tuviera residencia fija en el ser humano, como si no fuera un acto habitual en toda organización que se precie. Si no te espían no eres nadie.
Lo que no me gusta es el papel que me han asignado en esta película. No me gusta que me utilicen como a un león de circo, al que le tiran la carnaza al centro del ruedo, esperando que salte, jaleado por su instinto.
No me gusta engrosar lo que ellos entienden como opinión pública, es decir el mismo monstruo deficiente y bobo de siempre, con ansias de sangre.
Claro que se espía, yo espío, tú espías, ellos espían, en el facebook, a nuestra pareja por el rabillo del ojo, a nuestros hijos por los barrotes del colegio. Hasta a nosotros mismos, siguiendo las pistas aún frescas de nuestros sueños.
La pregunta es ¿por qué se ha sacado a la luz que se espía?, ¿qué interesado, o despechado, o con mal de amores anda detrás de todo esto?
Yo, claro, no tengo ni idea. Pero es divertido observar las reacciones.
Hay silencios elocuentes, como el de Rajoy o el de Aguirre, pertrechados el uno en el gesto de tranquilo pasmo, la otra en una sonrisa más falsa que el Coloso de Goya.
Y también hay senilidades elocuentes, como la de Fraga: “En mis tiempos si alguien espiaba, yo le cascaba”. “Políticamente” añade, consciente de que, por su pasado, se hace necesaria la puntualización.
En sus tiempos, dice Fraga, y yo me pregunto, ¿cuáles son sus tiempos? ¿qué delimita los suyos de los otros?, ¿la edad, el poder? Su historia, como una parte de LA HISTORIA en mayúsculas, tan dilatada en el tiempo, puede no obstante resumirse en un microrrelato: cuando despertó, el dinosaurio seguía allí.

Pero a lo que íbamos, que asistimos con la nariz tapada, al trasiego de las bolsas de ropa sucia, sin saber qué contienen exactamente.
Y es divertido ver el nerviosismo de algunos, ver la cautela con que se cuidan de estirar de la manta, no vaya a ser que aparezcan unos calzoncillos sucios, olvidados en una cama por la que nunca debió pasar. O unos calcetines que combinan perfectamente con una faldita y unos tacones.

Los espías con falsa identidad también han llegado al facebook donde se ha creado un perfil de Mariano Rajoy que tiene ya 10.000 amiguitos. Pero es falso. Así es que desde el pepé, en su gran cruzada por la transparencia, se plantean ahora lanzar un nuevo perfil de Mariano, esta vez auténtico (creado por sus asesores, claro, pero el auténtico).
Y es que parece que las lindes de lo falso y lo auténtico pierden sus contornos en política, y a menudo es la prensa la que juega a ser frontera, la prensa o el fino hilo que les une a esa entelequia llamada opinión pública. Y quien dice opinión pública, dice caladero donde llenar las redes de votos.

19 comentarios:

carmen dijo...

A mí no me extraña nada de lo que pase con los políticos...Lo que yo percibo entre algunos de ellos del PP es la verdad de lo que eran , y que gracias a Dios ha salido a la luz. Eso eran muchos: mentiras con gomina .Y dentro tambien los intestinos con gomina. Porque hay que tener las tripas pegadas para que a uno no le estalle tanta porquería!!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Cuidadín, que esta es otra de las que me pone (con permiso de... )... (“Y no se me ocurre naaadaaa........” –Serrat-); pues para no ocurrírsete nada el juego de las bebidas, no está nada mal.
En fin, ya ves me he dicho, “voy a darme una vuelta por la de Bárbara, a ver si le espío lo que ha escrito algo con enjundia... como veo que no, tendré que criticarla ferozmente... pero... ejem... este Anacleto de la hez (¡que feo suena; suena peor que de la mierda, incluso que “de la mierda” con el cursi “con perdón” a continuación”), pues eso, que este Anacleto del depósito no financiero... (hostia, qué iba a decir, con tanto paréntesis me he perdido... sería mentira... como siempre... como casi siempre para no decir mentira)...

Es más que evidente que aunque felina, no eres ese león, que dices no ser; más bien yo diría que eres esa gacela de Thomson que el gatazo nunca cazará, porque el muy zote se lanza a por la chichaza. El predador no sabe de finuras ni de diseño ni de figuritas de Lladró -sin ánimo de ofender-, ni siquiera de la existencia de Carla Bruni.

Cuando desertó e dinosaurio se encontró al lado el camión de Spielberg que le estaba emulando; pasando el emulado a emulador y viceversa. O sea...

Me gustan, ¡qué quieres!, tus toques de maldad gaceliana tan oportunos.

Cuando estés lúcida, avisa para leerte con gafas de sol.

Reyes dijo...

Querida , estoy tirada en el sofá con dolor de cabeza y comiéndome uno a uno una bolsa de croissants manufacturados,que en teoría eran para la niña.
Todo lo que aquí explicas me parece lúcido y todo eso que se dice cuando una es en verdad una palurda, a eso me refería con los besitos palurdos que te mandé el otro día.
La mayoría de las cosas se me escapan y en cuanto a los políticos...
se me escapa todo,pero todo.
Ahora ya sé por qué nunca hubiera sido periodista.
Escribes muy bien , hija mía.
Se te ocurren unas cosas muy cañeras.
...
Vaya mierda de comentario, perdona.
Échale la culpa a la bollería , sin segundas, por dió.
Sólo sé que me encanta leerte cuando criticas a los monstruos.
Besos palurdos (ahora ya sabes por qué)

Anónimo dijo...

Es cierto Bárbara, nos espiamos a nosotros mismos siguiendo las pistas frescas de nuestros sueños. También yo me he pasado por aquí por espiarte y seguir maravillado por lo lúcido de tu mirada. Hasta de la política eres capaz de hacer poesía, jaja, ay que joderse...
Martí

NáN dijo...

Yo soy espía, pero pobre: mis dossiers solo se nutren de la prensa escrita y cuando intento pasarlos todos se ríen de mí.

Por eso disfruto cuando espían a los ricos. No me como la carnaza. La miro, como si fuera un cuadro de Bacon, y me parece repugnante y maravillosa.

Es lo que tenemos los pobres.

Cosas no tan divertidas de esta Comunidad: a un familiar mío que se puede morir a partir de dentro de seis meses, a pesar de presentar el diagnótico le han dado la primera cita con el especialista para finales de abril. Así no engrosa la lista de espera.

(no os pongáis tristes por esto. la vida es un enredo y cada día un milagro)

(no hay que espiarla, hay que comérsela)

Jordi Santamaria dijo...

Cifras subjuntivas: 12 años de PSOE en el poder.
Efectos pre-somáticos: convulsiones y fiebres en el pé pé. Capítulo 20: espías meidin Espe.

Tienes un nutrido (comen bien) número de lectores y seguidores, que te aprecian y admiran.
No hay acompañantes mejores para asomarte al balcón de ti misma. Todos están con las gafas de cariño esperando ver algo quizás más dramático, pero bello-humano-y especial, como suelen ser tus ex-presiones.
[Eso sí :), cuando toque si toca]
Un abrazzo

TortugaBoba dijo...

Es curioso, pero con lo que me gustaba a mí la política (lo admito), sobre todo me ínteresaba la geopolítica, ahora es que veo un caso de este tipo y ni leo la noticia. Miro el titular y paso de página. No sé nada de lo que ha ocurrido o de lo que se supone que está ocurriendo. Eso sí. Como tú, observo a Rajoy, a Espe, escucho a Fraga y sus divagaciones (este señor se podría jubila dignamente de una vez), pero sigo sin enterarme de nada. Me divierte ver sus caras de póker.
Nán, no me pongo triste porque así lo pides, pero lo que cuentas lo he vivido. Hay que joderse, luego hablan de la sanidad de eeuu.
Reyes, te he visto (no imaginado, sino visto) comiéndote los cruasanes. Me siento identificada porque estoy aquí con una tableta de chocolate.
Bárbara, jamía, qué bien escribes.
Beso con tintes de chocolate negro.

strongboli dijo...

Cada día aparecen noticias más esperpénticas, donde nadie entiende nada (ni los protagonistas, me parece). Ni el mismo Valle-Inclán comprendería todo este embrollo. Sin embargo, en las noticias hablan y hablan de todo esto sin parar... No me extraña que haya gente, como dicen por aquí encima, que cuando lee un titular sobre el tema pase de página. Qué asco dan, madre...
Y encima intentan imitar a Anacleto (en hacer gracia), sí, pero Vázquez les da un millón de patadas. Por cierto, tiene uno de los mejores gags comiqueros que he visto: Anacleto cae el vacío, se enciende un cigarro tranquilamente mientras baja a toda velocidad, y a un metro del suelo frena, para en el aire y pega un saltito de nada. Y se va, fumando tan campante.
Petons.

ca dijo...

Espían con los ojos y hacen las cosas con el ojete. En fin, siento lo soez, pero es que estoy muy cansado de esta gentuza... es lo que tiene vivir en Madrid (aunque apartado en un reducto de resistencia llamado Vallekas... vamos estilo aldea gala).

especies dijo...

Me encanta tu párrafo de Fraga.

Casilda dijo...

Pues no sabes lo al loro que viene esto que yo ultimamnete tengo la certeza de llevar dos ojos pegados al cogote .
Por eso me he pasado al grupo de las blogueras secretas, contraespionaje puro y duro .
Un abrazo

El Viajero Solitario dijo...

Como a tí, también me cansan estas historias de espías. Es cierto lo que dices: todos espiamos. A qué tanto escándalo. Tal vez lo que encuentre más escandaloso de todo esto es con qué dinero se ha formado ese grupo de espías de pacotilla. Porque una cosa es que se espíe, pero otra es que se haga con mi dinero sin que haya solicitado el servicio.
Pero sí, estás en lo cierto: tratan de hacernos pasar por escandaloso noticias intrascendentes (y no lo digo sólo por este caso).

Por cierto, genial lo de resumir la historia de Fraga con el famoso micro de Monterroso.

Pedro dijo...

Que los políticos se espíen entre sí, sobre todo los del mismo bando, no sorprende demasiado: no es ni de lejos lo más canallesco que se pueden hacer entre ellos para tenerse controlados unos a otros, para garantizar un mínimo control en esa permanente tensión dinámica en la que viven, siempre en la zozobra de pasar a la categoría de "prescindibles" y con ello al ostracismo, a la nada. Llevo ya muchos años, demasiados probablemente, interesándome por la política y casi nada por los políticos, algo así como un esteta que tuviera que convivir con una infección recurrente de estafilococos del cuerpo amado.
Debo confesar aquí que yo estuve una vez a punto de iniciar una carrera política traicionando todos mis principios, pero lo habría hecho por amistad, que es siempre la mejor excusa. Un buen día este buen amigo se me acercó en una "copa de vino español" durante la inauguración de algo en evidente estado de agitación, me llevó a un aparte y me preguntó si yo estaría dispuesto a irme a Madrid a un ministerio. Le miré atentamente por si el vino español se le había subido más de lo recomendable, pero el brillo de sus ojos -además de etílico- era de otra categoría, de los que se ven por fin en los aledaños del poder. Socialista con carné de muchas dioptrías pero algo relegado por su marxismo militante, mi amigo no había pillado hasta el momento nada, y por fin, gracias a un artículo que había publicado sobre algo relacionado con protección civil, se hablaba de él en el partido para el puesto de Secretario de Estado de la cosa, y me proponía que me fuera con él como secretario particular, "por mi gran cabeza", dijo. Yo de cabeza voy normalito, lo mío siempre ha sido la nariz, así que dejé pasar el cumplido. Pero acepté: le tuve que prometer que si lo hacían Secretario de Estado, yo sería el secretario del Secretario del ministro del Gran Jefe Indio, a la sazón Felipe. Cómo ha llovido, por dios, y qué poca pena me da que -una vez más- el destino hubiera pasado de largo por su muy discutible perfil de protector de civiles. Mi amigo acabó pillando, eso sí, y yo perdí mi pase a las alturas del poder.

Mega dijo...

Todas estas miserias públicas de espionajes secretos me resultan tan tediosas y mezquinas...
¿Cuánta sordidez más es capaz de generar la clase política? Mejor no me respondas... Un sinvivir...
Besos

Raúl dijo...

A mí también me cansa un montón; me aburre la frivolidad con la que ciertos gerifaltes encaran estos tiempos de penurias. De ahí que no diga nada más sobre el fondo de tu entrada, y subraye, por bonita y triste, esa frase que se te ha colado de rondón: "...y porque hay días en que asomarme al balcón de mí misma es asomarme a un gran vacío que ni siquiera devuelve el eco."
Abrazos.

Bárbara dijo...

CARMEN, no me extrañaría que lo tuvieran todo pegado con gomina, hasta los sentimientos...

MUYSEÑORESMÍOS, lo de Soraya, pase, pero que te ponga Aguirre está catalogado como preversión aberrante en grado superlativo, que lo sepas...
Como te lance un zarpazo, te vas a enterar...;)

Sigo sin comprender lo de los besos palurdos, REYES. La política es como el fúrgol, entender no entiende casi nadie pero todo el mundo opina. Y bien mirado, le has hecho un favor a tu niña, que esos cruasanes llevan muchas cochinadas y poco alimento. Besos, reguapa. Y deja ya los cruasanes...

Hola MARTÍ, parece que todas las cañerías conducen al mar... Me encanta que pases por aquí a espiar, shhhh...

NÁN, la verdad es que para ser un experto en un tema, basta con leer a diario la prensa y hacer el seguimiento de una noticia. Tendríamos dossieres más completos que los del ministerio de interior.
Lo de tu familiar es para denunciarlo.
La vida, aún en estos casos, más en estos casos, no deja de ser un don. Muchos ánimos a todos.

Más dramático, más dramático... me programaré, JORDI, aunque cuesta, desvestirse así, con este frío que no cesa...
abrazzo con todo el atrezzo.

TORTU, yo también oteo las noticias en lugar de posarme sobre ellas. Cuando el objetivo inicial de la política se ha perdido de vista, todo se vuelve demasiado absurdo.
Besos fondantes.

Bárbara dijo...

STRONGBOLI, son noticias que entienden los implicados, es como el gran hermano, si no lo sigues pues te pierdes...jaja, eso se llama caer con elegancia.

jeje, pues sí, CA, con el ojete. Así es que Vallekas resiste ahora y siempre al invasor, y ¿cuál es el secreto de vuestra poción mágica?

ESPECIES, es que el Fraga está como para hacerle párrafos y párrafos... Lo que debe de saber ese hombre...

Hola CASILDA, pues nos veremos por aquí, con nuestros diarios, nuestras gafas de pego y nuestros bigotes postizos, dándonos al contraespionaje con desenfreno...Un abrazo.

VIAJERO, pues no había pensado a nombre de quién haría la factura Anacleto. Claro, como soy de otra comunidad. Pero encima tener que pagar es la gota que colma el vaso.

PEDRO, las batallas más cruentas se dan siempre entre los de la misma sangre.
No creo que perdieras nada, pero tampoco creo que de haber salido, hubieras traicionado tus principios. Si a uno le dan la oportunidad de mejorar las cosas, aunque sólo sea un poquito, debe aprovecharla. Nos iría mucho mejor con gente como tú por aquellos andurriales.
Por tu gran cabeza, es inútil negarlo.

Pues eso, MEGA, no te respondo. Sigamos viviendo. Besos.

RAÚL , lo cierto es que lo del balcón a mí misma no es mío, lo he oído antes pero no recuerdo dónde...Sólo ahora soy consciente de ser una vil plagiadora, glups...
Un abrazo arrepentido.

Javixu dijo...

Tener cuidado y mirar al pasar la calle es lo que siempre me dice mi abuela, ahora habrá que añadir que mire por si me siguen.... En que mundo vivimos lleno de espías, trafico de influencias y demas hitorias que solo vemos la punta el iceberg

Bárbara dijo...

JAVIXUUUU, la puntita solo del iceberg y ya lo deja a uno helado... Cuánta razón tienen las abuelas, hay que hacerles caso. Besotes.