lunes, 10 de noviembre de 2008

Espiral

Yo antes escribía cosas simples.
Como esto:

La tarde pasa
con pereza
se enreda su estela
en cada telaraña
de la habitación
miro al techo
y el aire se espesa
vacío de ti
éter maldito
duele tu recuerdo
duele tu olvido
mariposa espectral
que escapa
de entre mis llagas.
Písala. Mátala
Escapa. Vuela.
Tiempo de vida
absurdo
nube eterna
animal domesticado
niño cansado
guerra.
¿Cuánto más
tardaré
en olvidarte?

O esto otro:

Tu piel sincera me alimenta
bebo su caldo proteínico
guisadito al sudor
me relamo, gozo
y abro los ojos
el armario está ordenado
las bragas blancas
calladas por el almidón
se ordenan con candor
huele a limpio, sólo a limpio
el tiempo es ya una nube
escapada de entre las bragas
jugamos con él
mientras hacemos el amor
algo ha dejado de doler
hoy.

O también esto:

Si no me quieres, yo tampoco
si me quieres, yo también
así de fácil, así de aséptico
así de simple
así de cierto

ya no hay placer en el sacrificio
ni siquiera en la redención
lo he matado con mis manos
ya no patalea de dolor

soy sencilla como el trigo
trenzado al caer el sol
si no me quieres, yo tampoco
pero si aún me quieres
por favor
dímelo.

E incluso esto:

Persigo sombras
camufladas en el negro:
son rincones
me acerco y descubro
pequeños gusanos
que se enroscan
cuando los toco
con la yema de los dedos,
¿a dónde irán a parar
todas esas patas?
el reflejo de un rayo
huye dando saltos
rojos y amarillos
la mesa, quieta
la lámpara que observa
y yo
contando los versos
que me quedan
para verte.


Cosas simples como botijos conteniendo amor o desamor. Amor o desamor. Palabras abruptas en renglones cortos. Pero no creas que me sonrojan.


Ahora, la voz de otros poetas se me ha solidificado dentro, haciendo mi voz más compleja (creo) y mis sentimientos más simples (espero).
Y me asomo cada día a la ventana de un inmenso poeta que es una roca, y yo, que soy un pequeño guijarro pulido por la lluvia y el sol, trato de hacer mío el paisaje que se perfila en su fondo, un horizonte de árboles robados a la bruma, un hermoso, lúcido y delirante escenario que sé que no me pertenece.
Porque yo soy sólo el compás que clava su hiriente punta en el pasado y proyecta su mancha de grafito en tierra ajena, con la esperanza de poder encontrarme en algún lugar del círculo delimitado.
Pero ese círculo se vuelve espiral con el nuevo día. Y en él se cuelan tantos rastros de lo que fui que se me hace imposible distinguirme
.

16 comentarios:

Reyes dijo...

Excelente , excelente.
Vuelvo a la vida y me encuentro con esta entrada cuyo nivel hace intragable la lectura de otras cosas que van de guays y que pertenecen al mundo editorial.
....
Pasmada te suplico;,
puedo colgar en mi blog eso de "Si no me quieres, yo tampoco , pero si me quieres, yo también ??"
POR FAVOOOOOOR
QUÉ BELLEZA.
POR SUPUESTO DIRÉ QUE ES TUYO, faltaría más.
Me ha encantado.
Y menos mal que eras simple .
Si los botijos fueran así se llamarían catedrales.
Besos.

Anónimo dijo...

De nuevo el amor caníbal que o te come o te hierve, pero nunca te deja con la boca fría. Me apunto a esa teoría gastronómica.
Y en tu final hay un aire flamenco, de taconeo y rasgueo de guitarra. Un sonido que llena, vuelve, rebota y repite.
Amar de esa forma es el camino recto a la locura, y ser felices es la senda de abandonar la cordura, que viene de cuerda. Por eso el buen amor, ni ata, ni se entrega. Sencillamente mata, y al día siguiente entre sábanas arrugadas, vuelve a nacer.

Rafa Mtez-Simancas

Miguel Baquero dijo...

Me ha gustado mucho eso de que tu expresión es cada vez más compleja y al mismo tiempo tus sentimientos cada vez más sencillos. Yo creo que eso es señal de que uno se va dando cuenta de que en realidad hay pocas cosas importantes, pero, eso sí, son muy importantes.

No sé si me he explicado con esta pseudofilosofía de baratilla.
Un beso y perdona si en algo te molesté de tu anterior entrada

El Viajero Solitario dijo...

Desde luego, todo un ejercicio de valentía, el tuyo. Dudo mucho que yo me atreviera a rescatar textos antiguos.

Había un poema de Benedetti (y lo habrá, no creo que haya desaparecido -¿te imaginas que lo buscase en sus libros y hubiera una página en blanco allí donde debiera estar? Paro ya, que deliro-, decía que hay un poema llamado Defensa de la alegría, con el que es imposible estar en desacuerdo. Pues yo también escribiría otro que se llamara Defensa de lo simple. Aún no se ha encontrado algo más efectivo que un botijo para conservar el agua fresquita.

En mi humilde opinión, vas mejorando con el tiempo, aunque es estos poemas que rescatas ya hay alguna imagen de lo más sugerente.

pd.- en el primero de los poemas, ¿decías de lah abitación a conciencia -la juventud es rebelde y uno cree que cualquier manifestación contra corriente es revolucionaria- o ha sido un error de transcripción?

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No cabe duda de que apuntabas maneras. Punto y seguido, por supuesto.

luis felipe comendador dijo...

Un beso.

Bárbara dijo...

REYES, exagerá. Claro que puedes cogerlo, te lo regalo.
¿y qué es eso de que vuelves a la vida? Por cierto, mándame un mail que el tuyo no lo encuentro y así te comento algo de lo que hablamos. Besos.

RAFA, parece que arranca gastronómica la semana. A mí también me encanta comer, el amor y lo que me pongan de acompañamiento en el plato. Me gusta siempre lo que dices.

Bárbara dijo...

MIGUEL, creo que he entendido tu pseudofilosofía. Y no te preocupes que no me molestaste, cada uno tiene sus fobias. Un abrazo.

la verdad es que el botijo, VIAJERO, es un gran invento. Y lo de lah abitación es una errata peluda que paso a coregir ya. (¿te das cuenta de que siempre son las malditas haches, haciendo de las suyas a la chita callando?

Bárbara dijo...

LUIS, de guijarro a roca, otro beso.

TortugaBoba dijo...

Me gusta lo que escribes ahora y lo que escribías entonces. El espíritu es el mismo, la poesía más compleja y llamativa a la vez quizás ahora, lo que hace que uno ponga los 5 sentidos cada vez que te lee.
Toda una proeza revolver al lector de esa manera.
Beso.

strongboli dijo...

Curioso, que guardes lo que escribías entonces; curioso también que, de adolescente, casi todo el mundo piense o escriba sobre amor y desamor (sobretodo desamor), y curioso es que los sentimientos se vayan simplificando con el tiempo.
Y menos mal, porque si no...

Estelle Talavera Baudet dijo...

Te había escrito una larga nota y se me ha bloqueado el ordena... así que empiezo de nuevo, Bárbara, pero resumido (qué rabia me dan estas cosas!): eres un auténtico hallazgo. Me ha encantado tu blog. Ya no sólo porque te guste comer las pipas a la velocidad de un hamster (por cierto, mira este vídeo: http://es.youtube.com/watch?v=tRzTfgds0UI&feature=related Es auténtico)y porque además te guste Alejandra Pizarnik... sino porque tienes algo especial. Ligereza, espontaneidad, desvergüenza. Enhorabuena.
Ahí va esto de nuestra querida Alejandra para ti:

FUGA EN LILA

Había que escribir sin para qué, sin para quién.

El cuerpo se acuerda de un amor como encender la lámpara.

El silencio es tentación y promesa.

Un besazo, escritora.
E.

Bárbara dijo...

Gracias, TORTU, es un lujo poder revolver algo dentro de tu caparazón. Beso, guapa.

STRONGBOLI, lo bueno de la poesía es que es muy democrática y habla de lo que todos compartimos.

ESTELLE, sí que da rabia sí,
pero me alegra que no hayas desistido.
y ciertamente he descubierto que me aferro a mis pipas cual hamster a su palomita...
Gracias por esta sorpresa alejandrina que no eclipsa la verdadera sorpresa que eres tú. Te leeré despacio pero te echo un lazo desde ya (tranquila es un lazo holgado). Enhorabuena por ese libro. Besos.

NáN dijo...

Aunténticos hallazgos en un entorno de esfuerzo. Pero ya mis compañeros comentaristas se han referido a todo eso. Destellos que prometían, lejos de lo plano.

Y las promesas se hacen realidad. ¡Qué alegría, ratona!

Un hombre a una nariz pegada dijo...

Tus letras te hacen especial y están recubiertas de una fina membrana que, por alguna razón inalcanzable a mi entendimiento, transpira. Así que sencillamente me convierto en una nariz que desde la distancia esnifa tu rima, esa que la sociedad, perdón suciedad, desconoce. Besos.

Bárbara dijo...

Sí, NÁN, parece que voy alcanzando altas cotas en mi miseria...
Mordisquitos ;)

UN HOMBRE A UNA NARIZ PEGADA, de roedor a roedor, esta vez sabía que eras tú. Gracias por tus palabras. Besos.