miércoles, 19 de noviembre de 2008

En secreto



A veces soy un hombre bajo tus brazos
soy yo la que transita
por los pasillos de tu carne
confundo tu vello con mi vello
tu sexo con mi sexo
tu deseo con el sueño.

A veces soy mujer y tú eres hombre
y un dulce abismo se abre
entre nuestros cuerpos,
desnudos como el cielo raso.

A veces somos uno solo
componemos un bonito tópico
en el que no tienes principio
ni yo tengo final.
Te miro
y no sé quién soy
bajo tus brazos.

A menudo estoy sola
entre tanta intimidad
y tengo un miedo feroz
que te ha ido devorando
dejando sólo tus huesos
a los que me abrazo
con fría desesperación.

22 comentarios:

Raúl dijo...

Controvertidas sensaciones, son las que nos proporciona el amor. Ser o no ser; ser tal o cual cosa; sero yo y ser tú; o ser ambos,...
Hermoso.

ca dijo...

Preciosos tus juegos y precisos entre emociones encontradas. Me gusta tu lucha entre la percepción de alguien y la sensación de soledad amarrada en los recuerdos.

TortugaBoba dijo...

Me gusta el cambio de roles o simplemente, que no haya rol alguno. Sólo sentir.
Beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sigues estrujando las ideas hasta el límite: me gusta. Siento que cualquier comentario que hiciese, sería baladí.

el pasado que me espera dijo...

La imagen de abrazarse a unos huesos es muy perturbadora. Consigues emocionar, que no es poco.

El Viajero Solitario dijo...

Vaya turbación, no saber si debes ponerte arriba o abajo, si aplicarte russian red en los labios o dejarlos tal cual, si depilarte las ingles o resurarte las barbas.

Ahora en broma: qué grata la sensación de no saber dónde acaba uno y empieza el otro, aunque desconcierte y en ocasiones duela.

Reyes dijo...

Yo no sé qué decir, Bárbara.
Sólo que me ha gustado.
Besos.

Bárbara dijo...

Sí, RAÚL, uno a veces empieza hablando de algo bueno y le acaba saliendo una amargura de la chistera. Por otra parte me encanta la comida agridulce :)

Gracias, CA. Creo que esa lucha la llevamos todos amarradita bien adentro. ¿o no?

TORTU, supongo que para derribar los roles hay que deshacerse de toda identidad. Beso.

MUY SEÑORES MÍOS, pues no, no sería baladí. Así, categóricamente, como lo de muy señores míos. Seguiremos estrujando a ver qué sale...

ARACELI, es mucho, emocionar es la más alta de las pretensiones. No me gustan esos versos perfectos que dejan perfectamente fría.
y al final lo que perduran son los huesitos...

En serio VIAJERO: jajaja. Desconcierta y duele, será que estamos vivos.

Pues querida REYES, con eso basta y sobra.

strongboli dijo...

Inquietante... En secreto de alcoba, donde todo vale.

Churra dijo...

Pues no se que comentar ...me gusta.
Un abrazo

Sergi dijo...

Mmmmm... Tengo el día flojo. No me suelo confundir.
Pero me ha gustado.
;)

luis felipe comendador dijo...

Crepita y desentiéndete,
porque la piel es áspera
después de la batalla.

Luego vuelve tus manos
y mira en el envés
al hombre que te tuerce.

Sé veleta.

Anónimo dijo...

Cometes un acto de canibalismo, te quedas abrazada a sus huesos y lo envuelves en poesía. Te advierto que aunque el poema es bueno de narices, a la poli no les va a colar la coartada. Otros/as como tú he visto que han ido "palante" con decir menos palabras.

Me gusta tu poesía de forense y esa idea de que los huesos son los mármoles desmontables de nuestras estatuas. Sin vísceras no hay emoción pero sin hueso tampoco hay "caldo".

¡A Garzón que vas!, que lo sepas.

Rafa Mtez-Simancas
(el de la página güé)

Bárbara dijo...

STRONGBOLI, también a mí me intrigan algunos de tus secretos... y hasta aquí puedo leer.

CHURRA, pues no digas nada. Besos, maja.

SERGI, yo vivo permanentemente en uno de esos días. Me alegro (de que no te confundas y de que te haya gustado).

LUIS FELIPE, seré veleta, con los pies bien clavados en la tierra, pero dejando que la cabeza se mueva según sople el viento. Gracias por tus siempre hermosas palabras. Besos.

RAFA, el de la güé, jeje, siempre lo llevas todo al terreno gastronómico, es decir, a lo verdaderamente importante. Así es que soy una delincuente... llamaremos a los del CSI, a ver si resuelven el entuerto, o en su defecto, hacen un buen cocido con los huesos... lo de Garzón, un disgusto del que aún no me he repuesto. Besos.

curioso pero con esta entrada de pérdida de identidad también se fue mi foto... qué habré tocado...

Anónimo dijo...

Tu nueva foto muestra cara de inocente. Jeje... no cuela. Garzón te sigue la pista, que lo sepas.
Ya sabes que ninguna buena acción queda nunca exenta de su justo castigo.
Los presentes nunca pensamos "darte una tregua". Ni de coña.

Rafa

Anónimo dijo...

Tu nueva foto muestra cara de inocente. Jeje... no cuela. Garzón te sigue la pista, que lo sepas.
Ya sabes que ninguna buena acción queda nunca exenta de su justo castigo.
Los presentes nunca pensamos "darte una tregua". Ni de coña.

Rafa

TortugaBoba dijo...

Anda Rafa, pues yo no estoy de acuerdo contigo. Tiene cara de pillina :)
Estoy contigo en que a esta mujer no se le puede dar una tregua.
Muá guapa.

Bárbara dijo...

jajaja, RAFA, eso espero. Ya lo decía Heráclito, el principio es la guerra, de la constante confrontación (o frotamiento) surge la vida. A Garzón lo espero sentadita, fumándome un cigarrillo...

Así me gusta, TORTU, que polemicemos sobre temas trascendentes, la cebolla en la tortilla, mis rasgos faciales de delincuente... :) Más besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Mi admiración por el único cambio que he encontrado hoy en tu blog.

Bárbara dijo...

Ejem, gracias, MUY SEÑORES MÍOS. Ya sé que me he demorado en esta última entrada... Besos...

Señor De la Vega dijo...

A veces imagino ¿qué sería?
si un verso me hubiese travestido
y siendo usted yo, la hubiese poseído
llenando sus curvas con mis huesos.

A veces imagino yo, un abrazo,
donde brazo y mano
fuese forma y parte de su pecho
y en el respirar
estrecharme fuerte y tanto
que sintiese
entre mis yemas, su latir intenso.

Y cuando imagino esto,
la soledad me olvida y el frío es caldo.
Suyo, Z+-----

Bárbara dijo...

Impecable, señor de la Vega, estas cosas sólo se pueden decir así, con poesía. Gracias.