lunes, 20 de octubre de 2008

Ray ya sólo habla de amor



Ray ya sólo habla de amor.
Como si pudiera hablarse de otra cosa, pienso yo, que entre mis novelas preferidas están Rojo y negro, Mme Bovary o El amor en los tiempos del cólera. Que si en un western no salen chicas, no me interesa.
En una entrada anterior, le hice una
entrevista ficticia a Ray Loriga. Y en ella le preguntaba: ¿de qué trata su próxima novela? Él respondía: El amor. El amor son todas las enfermedades juntas.
Así, inconexo, enigmático. Eso fue cosa mía, claro, pero la frase era suya, extraída de otro lugar.

Y ahora resulta que:
Ray Loriga ya sólo habla de amor.
No tenía ni idea. Ni siquiera sabía que preparaba una nueva novela. Lo inventé.
Lo me lleva a pensar que hay ¿casualidades? ¿ duendes?, ¿es acaso la verdad tan brillante que se divisa desde lejos?
Y sobre todo, ¿puede la ficción ser un camino para llegar a la realidad?

Yo creo que sí, pero no a la realidad ésa con tan mala fama, la que considera que un cáncer de páncreas o levantarse a las 6 de la mañana para ir a trabajar a la fábrica es más real que un deseo etéreo o que todo el arte que despliega un prestidigitador en su show nocturno.
No. La ficción de imaginar la realidad en toda su amplitud.
La creencia de que, a fuerza de pensar, pueda llegarse a certeras conclusiones.
Si, como dice Flavia que dice Grace Paley: la verdad, cuando encuentra su nivel, flota.
Yo creo firmemente que sí.

Y he de confesar que, desde hace algunos años, son esas pequeñas boyas en el mar el auténtico motor de la vida. Esas conclusiones extraídas de las relaciones a la vez enigmáticas, a la vez reales despiertan mi curiosidad por ver hacia dónde se mueve todo, por tratar de captar el ritmo de una partitura que no logro descifrar pero que me hace mover los pies.

Resumiendo, que estoy deseando leer Ya sólo habla de amor. Y gracias al amigo Miquel, y a los ejemplares de promoción, la leeré gratis, lo que no hace sino incrementar el placer.

21 comentarios:

CA dijo...

Suerte la tuya con el libro, suerte la tuya con el amor, el real o el ficticio, el imaginario o esperado. Te lo digo sobre la línea imaginaria que divide la ficción de la realidad, esa sobre la que es tan difícil caminar por más que lo intentes. Ay! me caí.

Bárbara dijo...

Jajaja, conrado. Como diría chiquito: ¿te has hecho dañoooorrr? Por cierto, qué bien se movía Chiquito sobre esa delgada líena de la que hablas.
Cada día te camuflas bajo unas siglas distintas..

carlos dijo...

Como bien dices, no puede hablarse de otra cosa, así que la novela estaba en marcha, pero Ray leyó tu entrevista ficticia y fue cuando decidió el título. Todo para sorprenderte. Ahora seguro que leerá tu post partiéndose de risa y sintiéndose por un momento como un pequeño dios que hace a sus criaturas cuestionarse sus cosas... :-)

Esto son los guiños que hace la vida de vez en cuando para dejarnos pensando: ¿será pura casualidad?

Sobre mini-sincronías escribí hace poco un post. Eran pequeñas cosillas, pero sucedieron todas seguidas y me dieron la sensación de vivir instalado en la casualidad permanente, de que algo se tejía ante mis ojos sin que yo me enterase bien. Burlón el azar.

Miguel Baquero dijo...

Bueno sí, de eso se trata, imagino. De vivir la realidad de una forma artística. Igual somos muy malos para escribir, pintar o tocar música, pero nadie nos quitará contemplar siempre las cosas con un poco de estupor. Eso cre que es lo artístico. No sé si me estoy explicando. "Imaginar la realidad en toda su amplitud". si es tuyo, te has salido (otra vez)

TortugaBoba dijo...

El título ya engancha, no quiero ni pensar cuán poco voy a dormir para leerlo con avidez.
Tomo nota.
Beso

strongboli dijo...

Prefiero a Ray Coniff, la verdad...

NáN dijo...

No existe la raza, pero sí el azar. Lo mismo que solo existe Roma.

El azar son las boyas esas. Creo, no sé.

Ese azar de tu broma justifica el libro de Ray, que tanto te gusta y que yo no creo que lea, como no he leído los otros salvo, hace mucho tiempo, dos de ellos que no me acuerdo ni del título pero sí que no me gustaron. Lo que no quiere decir nada (porque soy un adán, como decía una tía mía solterona).

No obstante, me hace feliz que un libro te haga feliz.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Gracias a esta entrada he podido conocer tu entrevista a Ray Loriga, que no me creo que sea falsa, como tampoco puedo creer que el sabor amargo del Bitter Kas, te desagrade.

Fantástica –que no fantasiosa- que viene a demostrar cómo se le pueden hacer verdaderas entrevistas a personajes que sólo existen en nuestra imaginación. ¿O es que vas ahora a dudar que “pueda la ficción ser un camino para llegar a la realidad” o, sencillamente, que se encuentre detrás de ésta?

Bárbara dijo...

Carlos, seguro que sí, que Ray le pone títulos a sus novelas para sorprenderme, jeje.
la verdad es que aunque una sea una descreída(egocéntrica eso sí) hay pequeñas casualidades, guiños como dices (y no me refiero a esta chorrada de la casualidad en la entrevista ficticia) que dan que pensar. Y mucho. Sobre ellos algunos construimos nuestra fe.

Miguel, así que el arte consiste en mirar con estupor. Nunca lo había visto así, pero es verdad que una cierta mirada asombrada sobre la realidad cotidiana es necesaria para poder recrearla.

Tortuga, espero que te guste. Loriga no es santo de devoción de muchos pero a mí me encanta.

Strongboli, ¿¿¿¿Ray Conniff???? Dios, sí que odias a Loriga. ¿Ese no cantaba lo de If you leave me now, como si le estuvieran pisando el huevo izquierdo?

Sí, Nán, puede que todos los caminos conduzcan a Roma o al amor.
Hablando de anagramas, el otro día leí unos curiosos. Ahí van:

Diego Maradona = mago adinerado

Jorge Rafael Videla = ideó vejar, flagelar

Mariano Rajoy = animar rojo ya

Risto Mejide = sí, dije temor

Isabel Pantoja = antes loba pija

Voy a ver si me sale algún anagrama con mi nombre. Lo poco que sé del tuyo es que por ahora, no me da para mucho.

A mí me gustaría que leyeras El hombre que inventó Manhattan porque no es posible que pueda no gustarte.

Bárbara dijo...

Te aseguro, muy señores míos (qué falta de coordinación gramatical) que no me gusta nada el Bitter Kas. Nunca he sido capaz de beberme uno entero.
Seguiremos investigando por los inextricables caminos del señor, digo, de la ficción... :)

El Viajero Solitario dijo...

Nunca he leído nada de Ray Loriga, y esto no ha sido ninguna casualidad, sino una decisión firme, sustentada en ese tipo de prejuicios, acaso azarosos, que de tanto en tanto hacen que descarte tal libro y escoja tal otro, porque para todos no hay tiempo.
Ya que sacas su nombre a relucir y que te veo puesta en su obra, ¿qué libro suyo me recomendarías?

Por cierto, yo no creo que cambiara el título al leer la entrevista que no le hiciste, sino que escribió un libro nuevo para hacerse merecedor de la entrevista.

Bárbara dijo...

Jajaja, Viajero, seguro, seguro que sí.
Pues yo creo que el mejor que tiene es El hombre que inventó Manhattan. Me parece un prodigio de construcción, tremendamente inteligente y sensible.
También me gustó Tokio ya no nos quiere porque es muy poético y claro, habla de amor, o de desamor. Es una historia un poco marciana, entre ciencia ficción y road movie (no recuerdo el equivalente en novela) pero que no está tan conseguida.
Si te lees alguno dime si te gustaron. O si no te gustaron.

Anónimo dijo...

Bárbara Blasco es también otra aliteración. Con tu nombre me sale Bar Amara, y Barba de Vasco, a elegir.

Ray Coniff no cantaba, tocaba el puto piano cuando en la megafonía de Aviaco decían que estabas a punto de aterrizar en el aeropuerto de Murcia, por ejemplo.
Por lo tanto se pillaría los huevos con la costura del pantalón y la banqueta.
Físicamente es un cruce de pelo de Javier Nart con sonrisa de Vital Dent. Algo fuera de serie.

El amor también les afecta a los pianistas. Yo me imagino a la mujer de Conif pasando de él y teniendo un lío con un músico heavy que le quite la ropa sin dejar de tocar la batería.

Besos,
Rafa, "la avutarda".

Anónimo dijo...

Añado a lo anterior... y diciendo "aumba buluba, balam bam bú".

Rafa

Bárbara dijo...

Jajaja, Rafavutarda. Me quedo con el vasco en el amable bar. Y lo de la mujer de Conniff haciendo tutti frutti con el heavy sólo puede ser real, real y verdadero.

A mí de Rafael Martínez me sale
Feliz, entrama

de hacer entramados, en esta acepción:
3. m. Conjunto de ideas, sentimientos, opiniones, etc., que se entrecruzan en un texto.

Para añadirle Simancas, necesito más tiempo.
Besos

strongboli dijo...

Jo, si que da juego el Ray Coniff este (va con una sola ene). Podría haber dicho Ray Milland, Ray Liotta, o Ray Losmatabienmuertos, yo qué sé.
Además, en realidad, no me gustaba Ray Coniff, prefería a Paul Mauriat.

Mmmm... Cualquiera que cante "If you leave me now" canta pisándose algo, hasta el los Chicago. No odio a Loriga, ni a nadie (bueno, a casi nadie). No he leído nada de él, ero he leído entrevistas que le han hecho, aparte de la tuya, y me parece de una pedantería, de un sobrao y de un trascendente ante cualquier cosa que le pregunten que me da un poco de rabia.
Va de estrella del rock.
Me recuerda al Bumbury (el Tony Leblanc con pelo), que va de lo mismo.
Ya sé que para poder opinar debería leer algo de él, pero es que no me apetece.
Eso sí, el día que se suicide seguro que lo leo.

Marta Sanuy dijo...

Barbara como me gusta leerte y como me impresionas. Me dejas sin palabras, fíjate.

La leeré yo también, la comentamos.

Bárbara dijo...

Juajuajua, strongboli, ¿Ray losmatabienmuertos? ¿Paul Moriat, en Aranjuez con tu amor?

Sé lo que quieres decir pero a veces unos se pierde ciertas cosas quedándose sólo en la imagen. Yo creo que Ray es tímido y también muy inteligente, y eso hace que pueda parecer, sobrado, pedante y etc. Claro que tampoco ayuda que desde que salió su primera novela lo estén linchando sin piedad.
A mí no me gusta Bumbury, ni su música ni su pose pero le reconozco un cierto valor a lo que hace. No como todos los Bisbales, Enriquesiglesias y un largo etc a los que se lo dan todo hecho. Y muy mal hecho por cierto.
Y ese "casi" te salva, que hay que odiar un poquito en esta vida...

Marta, exageras.
Y a mí también me gusta mucho leerte. En cuanto me la pasen y la lea, comentamos.
Besos

strongboli dijo...

No, si al final tendré que leerlo...
Coincido con lo de Bumbury, pero a que se parece a Tony Leblanc?

Miguel Baquero dijo...

Strongboli, estoy contigo. Yo nunca he leído nada de este tío porque gasta esa pinta de "gua, mirad, que interesante soy" que echa para atras. Es una cosa así como el Bumbury, exactamente, aunque no llegue al nivel de este cuando canta lo de "avalancha", que es lo más de lo más de lo más (fatal) que he oído yo nunca (un respeto para Los Chicago, joder). Pero bueno, es verdad que es un prejuicio: si encuentro esa que dice Barbara de Manhattan pues igual le echo valor y la leo.

Bárbara dijo...

Tendrás que leerlo, Strongboli. Y por más que lo miro, poer arriba, por abajo, de medio lado, no acabo de encontrar el parecido del que hablas...

Igual...Algo vamos logrando, Miguel, al final conseguiré que te guste Ray, aunque sólo sea un poquito.