viernes, 31 de octubre de 2008

Presentes

Foto Sergi Albir

Desprendíamos tanta soledad pulida
que las palabras resbalaban
por nuestros cuerpos relucientes.
Callamos.
La tarde se alargaba con violetas
y un pájaro de fuego atravesó el cielo
veloz.
Y más lenta era la tarde
más corta nuestra vida.
No quedó nada por decir.

15 comentarios:

Sergi dijo...

Muy evocador. Muchas gracias por poner mi foto, aunque he de reconocer que me siento superado. El tiempo dedicado a la imagen fue de unos cuatro segundos para hacerla y minuto y medio para procesarla, así que no me siento como si hubiese hecho algo digno de meterle un texto tan sentido. Espero no desmerecer tus letras ;)

TortugaBoba dijo...

Preciosa foto.
Adoro los silencios. Se pueden decir tantas cosas con tan pocas palabras... Además para mí es un sinónimo de complicidad. Qué bien se está callado y en compañía.
Beso.

Julio Torres dijo...

Ay los silencios!!!!! Se puede decir más con un silencios que con palabras. Y con miradas!!!
http://alareiramaxica.blogspot.com/

jesus vera dijo...

....
Desprendíamos tanta soledad pulida ..

.. Esta sola oración , para mi ,, es toda una historia, entre dos seres bruñidos en dolor ..

... Hija,, de verdad. Sublime tu poema.

una letra dijo...

Me gusta porque tus palabras siempre surcan los cielos, resbalan por los cuerpos, recorren la ciudad y eso significa que todavía seguimos vivos.

NáN dijo...

me gusta mucho el poema. Pero me resulta inquietante el verso final.

strongboli dijo...

Diría que es un texto de punto y final, no creo que trate de los silencios.
Por cierto, no sabía que la soledad se pudiera pulir (así como con papel de lija).

strongboli dijo...

Diría que es un texto de punto y final, no creo que trate de los silencios.
Por cierto, no sabía que la soledad se pudiera pulir (así como con papel de lija).

Oscar Alonso dijo...

Muy hermoso.

Bárbara dijo...

SERGI, un segundo en disparar pero se te olvida lo que cuesta aprender a disparar, cargar el arma, y sobre todo, dar en el blanco. No es que no desmerezcan estas palabrillas, es que las mejoran.

TORTU, parece una paradoja pero es así, hay veces que las palabras nos limitan. Besito.

Efectivamente JULIO. Que vaya bien la campaña.

JESÚS, una sólo junta palabras pero quien les da un sentido es quien las lee. Bruñidos de dolor...Gracias.

UNA LETRA, ¿qué letrita es? Ya me dijeron, ya, que habían visto a mis palabras en los peores antros de la ciudad... Seguimos vivos, Una letra, seguimos vivos...

NÁN, tiene algo que no funciona pero no sé qué es (y mira que hay poco donde equivocarse). Tal vez es demasiado abrupto lo de: y más lenta era la tarde, más corta nuestra vida pero no sé qué poner en medio. La última frase expresaba esa sensación bonita y triste a la vez, es bueno que ya no quede nada por decir pero eso nos acerca a la muerte.

STRONGBOLI, no trata del silencio pero el silencio participa. Es difícil expresar una sensación, supongo que por eso una trata de poemizar y ni por esas. Esta era una sensación de paz, agradable aunque con matices, como siempre.
Y sí, a la soledad se le pasa el papel de lija y te queda la mar de reluciente. Lo malo es que a la que te descuidas, vuelve a estar rugosa otra vez...

Gracias ÓSCAR. Contenta de que te hayan liberado los de las mafias telefónicas, supongo que previo pago del rescate.

Anónimo dijo...

Es un poema a quemarropa, si no te apartas a tiempo te mata. De ahí su grandeza.

Por si te vale, decía Rafael "El Gallo" que había sido muy amigo de Juan Belmonte... "tanto como para pasarnos cinco horas en el campo sin hablar". Viene en la biografía de Juan escrita por Cháves Nogales, otro de nuestros grandes malditos y olvidados.

Vuelvo a leer tu poesía y, no sé por qué, me viene a la cabeza una greguería de Ramón: "cada vez que anuncian por megafonía que se ha perdido un niño, pienso que ese niño soy yo".

Rafa Mtez-Simancas

Bárbara dijo...

Qué buena esa greguería, RAFA, qué pánico soltarse de la mano de mami en un lugar infinito como el Corte Inglés por ejemplo, dentro de una ciudad sin límites...
Aún estoy pensando en esa curiosa asociación tan misteriosa y reveladora a la vez(parafraseándome o repitiéndome más que el ajo).
Yo no soy muy torera la verdad, pero comparto con los toreros eso de entrar a matar o a morir.
Y ni idea de quién es Chaves Nogales. Investigaremos.
Besos.

luis felipe comendador dijo...

Bonitos versos, amiga.
Gracias por visitarme.

Muacs

NáN dijo...

Exactamente, Bárbara. Y no es que no me guste ese verso, lo que pasa es que lo que significa es algo más que triste: es duro.

Somos palabra y pensamiento (también sensaciones y sentimientos, pero expresados con palabras). Cuando está dicho todo...

Bárbara dijo...

LUIS FELIPE, ¿gracias? No sólo es un placer leerte, además me alimenta. Pongo mis colmillos sobre tus letras y succiono con fuerza de tus palabras. Gracias a ti por seguir escribiendo.

NÁN, es difícil hablar de abstracciones (difícil pero apasionante). Para mí esa sensación era más hermosa que dura. Evidentemente, no es bueno no tener nada más que decir, pero sentir que es así durante un instante, que uno entiende de qué va todo esto y el otro también, sin necesidad de haber comentado la jugada, puede ser bonito.