martes, 7 de octubre de 2008

Mi parte femenina no cree en Dios



Que soy mujer es un hecho. Que tengo glándulas mamarias, un clítoris, una vagina y de guinda, dos ovarios que lo avalan. Un todo completito.

Que tengo rasgos de hombre me lo dicen a menudo: que soy desastrada, que soy más bien precoz en alcanzar la cima del placer, que me quedo inmediatamente dormida, que cuando engordo tiendo a acumular grasa en el centro de flotación: en la barriguita cervecera y no en muslos y culo. Que soy impulsiva. Que me reí con la conjura de los necios.

Que poseo rasgos tópicamente femeninos, también: que cumplo a rajatabla las tres fases de la pre-regla, (angustia vital, ganas de ahogarme en chocolate, reventón en lágrimas y sangre).
Que cuando escribo tiendo a una cierta cursilería que me lleva a envolverlo todo con un lazo a motas rosas. Que tiendo a explicar cómo se sienten los personajes en lugar de ponerlos a mover el culo.
Que a pesar de ser clínicamente desastrada, cuando Mona Lisa, la chica que limpia mi casa una vez a la semana (se llama Mona Lisa ¿no es maravilloso?) me ordena la ropa, los suéters en degradado como un arcoiris, las braguitas apiladas con candor, en ese agujero que algún día será un vestidor pero que hoy más parece un puesto de mercadillo tras la visita de las hordas en rebajas, se me empañan los ojos de la emoción. Mi parte masculina ya le ha dicho si quiere casarse conmigo.

Que no tardé en hacerme la picha un lío con lo de mi parte masculina y la parte femenina de él, y mi parte femenina de serie, y su parte masculina de serie, y que todas juntas acabaron montando un sindicato y exigiendo por convenio unas condiciones laborales claras, la delimitación explícita de los turnos de trabajo y de las vacaciones de cada parte.

Que me hubiera gustado ser una sex symbol a lo Marilyn Monroe, y a la vez un sabio, intelectual y bonachón, a lo Unamuno. O una mezcla de ambos (¿?).

Que todo esto no son más que tópicos.

Que a menudo me siento confusa, que veo lobos tras el deseo, y hombres que consideran que merezco un castigo, y mujeres que muerden y compiten como lobas por el macho, y clubes que me cierran las puertas en las narices.

Que ya lo dije una vez: soy feminista porque no puedo evitarlo, porque soy mujer, como cualquier negro que se precie es mandelista, como Fidel Castro es castrista o Sánchez Dragó, sanchezdraguista.

Que en definitiva soy un caos que no hay Dios que lo arregle.

Que sé que si alguien tiene la culpa es Dios. Esa figura de género masculino, grabada a fuego en la infancia, ese ser omnisciente que nos cuida y nos vigila. Ese ser superior. Él. Dios, que no me hizo a su imagen y semejanza.

Que por eso mi parte femenina hace tiempo que dejó de creer en él.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha encantado. Para mi hija Dios es femenina y feminista

carlos dijo...

Será un tópico, pero lo del lado masculino y el lado femenino yo creo que tiene parte de verdad.

De hecho las personalidades más interesantes y complejas son esas, en mi opinión.
Los tíos muy tíos y las tías muy tías son más previsibles y menos interesantes. Las tías muy tíos y los tíos muy tías (yo me entiendo) a mí también me interesan menos, pero eso ya es puramente arbitrario por mi parte. A mí me resultan generalmente más interesantes los tíos con un pequeño lado femenino y las tías con un pequeño lado masculino, suelen tener un encanto especial.

A mí ya de pequeño me caía mal el chulito que manejaba Mazinger Z (Koji Kabuto o algo así) y me caía bien el torpe malo, el Barón Ashler, aun sabiendo que iba a perder en cada capítulo. Y acordaos de que el Barón Ashler era un tipo de doble cara (y supongo que doble cuerpo), mitad masculina y mitad femenina.

No envidio las complicaciones físicas de las mujeres, son un poco rollo, los tíos somos más simples anatómica... y mentalmente. Tampoco me gusta lo de tener que jugar permanentemente a las adivinanzas, yo soy más cortito, de tener que hablar las cosas. La sensibilidad femenina sin embargo sí me parece un don muy envidiable. No está nada mal tampoco lo de la intuición y lo de saber hacer varias cosas a la vez, pero eso ya es como los extras en los coches, que está bien pero si no lo tienes pues qué le vas a hacer.

Y sí, como decía el anterior comentario, yo creo que Dios no es sólo masculino.

elpasadoquemeespera dijo...

Pues a mí un amigo astrólogo me dijo: Qué curioso...tienes una carta astral muy masculina. Y pensé: será porque de pequeña quería mear como mi hermano, de pie (cosa que hacía, para desesperación de mi madre)porque me parecía un privilegio anatómico del que también me quería beneficiar.Será por eso...

Reyes dijo...

Querida Bárbara;
y si fuera Diosa??
Tiene más sentido que sea un ente femenino, de hecho hay textos teológicos que hablan de esto.
Así se percibía en las sociedades paganas, la divinidad era femenina porque se relacionaba con la madre tierra; hasta que llegaron los curas con sus churras y los imanes con sus churras y en todas las partes del mundo se quiso criminalizar a la sucia mujer.
Tan sucia es la mujer como la vida , y tan cambiante y tan llena de matices.
Pero en fin ,sea hombre o mujer, es un error esperar su ayuda.
Tenemos que apañarnos solitos hasta que llegue el momento de volver a su seno.
Me ha encantado tu entrada.
Bien , bien , bien.
Te pongo un diez.
No, mejor , un quince.
Besos .

strongboli dijo...

Siento envidia sana de la mujer por, generalmente, saber explicar tan bien sus sensaciones y sentimientos.
A mí me cuesta un montón, a pesar de mi (dicen) parte femenina.
Sigo sin encontrarla.
Pero yo no creo que Dios tenga la culpa de nada, porque no existe. Mis partes (masculina, femenina y homosexual (?)) no creen en él desde que leí una vez que Dios y las religiones se inventaron para dar alguna explicación a lo desconocido, por miedo a ello.
A partir de ahí y usar ese miedo para dominar las mentes del pueblo y así detentar el poder, un pasito de nada.

condonumbilical dijo...

Todo depende de la fecha de tu nacimiento y las energías que descargaron sobre ti los planetas en ese momento.

miguel baquero dijo...

Jo jo jo, una mezcla de Marilyn y Unamuno, de Pío Baroja y Ava Gardner, de Machado y Rita Hayworth... las posibilidades son infinitas y maravillosas.
Imagino que yo también (como todos) tengo mi parte femenina, y sospecho que es la mejor.
Por lo demás, no digas esas cosas de Dios, mujer, que te vas a condenar

El Hombre Blanco dijo...

Consiénteme, por favor, un ataque de vanidad arrogante vertido en una autocita que explica por qué Dios es varón...
"La Iglesia –y, en general, el judaísmo, el cristianismo y el islamismo– ha otorgado a la mujer el papel de la “Bestia”, representándola, al menos en el cristianismo, por el número arquetípico 666. En esa cifra se engloba todo lo que la mente humana –la masculina, por supuesto– no comprende y le conduce a la angustia: lo puramente intuitivo; la fertilidad con la que el hombre no ha sido bendecido; la fuerza y la resistencia de la mujer y su dominio sobre la mente racional masculina; el poder sexual que la mujer ejerce sobre los hombres; unos órganos genitales ocultos, misteriosos, capaces de dar la vida, en los que el hombre debe introducir su miembro más preciado; la sangre menstrual emparentada con los ciclos lunares; el dominio incontrolable del corazón frente a la razón… En definitiva, todo aquello que el hombre racional, ignorante y acomplejado, teme de sí mismo".

elpasadoquemeespera dijo...

Enhorabuena por tu cita Hombre blanco.Tienes bastante desarrollada tu parte de mujer blanca, por lo que veo.

Bárbara dijo...

Me alegro anónimo, hija lista la que te ha salido.

Carlos, sí hay características típicamente femeninas y otras masculinas basadas en esas pequeñas diferencias. Claro que luego también hay grandísismas diferencis entre persona y persona basadas en carácter, educación, etc. A mí me resulta difícil desgranar el trigo de la paja.
¿y qué me dices de Afrodita A y sus pechos fuera?
Con lo del Dios masculino, sólo quería expresar el daño que hace a las niñas que los mitos de nuestra imaginería sean masculinos.

Hola Araceli, la verdad es que siento cierta aversión por las las cartas astrales pero me hace mucha gracia que intentaras mear de pie. Besos.

Sí, Reyes no deja de ser significativo aunque coherente que en nuestras sociedades se creara a un Dios del sexo masculino. Tal vez simplemente no debería tener sexo, como los ángeles, o como las metáforas.... y yo también creo que estamos solos y que es absurdo, cómodo y peligroso dejar nuestros asuntos en manos de una fuerza superior.

Strongboli, claro que Dios es como Papá Nóél, o como el ratoncito Pérez, una invención un poco benévola, un poco perversa. Te debo mail.

Condonumbilical, ¿de verdad crees en esas cosas? Yo creo que más bien es debido a causas mucho más terrenales.

Sí, Miguel, estuve pensando en quién podría encarnar una mezcla así, o como las que apuntas. ¿Se te ocurre alguien?

Hombre blanco a ti se te consiente todo. Yo no sé cuál será el origen del machismo, no creo que la mujer tenga tantas capacidades envidiables como dices, pero coincido contigo en que el orgien está sin duda cerca del temor.

Pablo Gutiérrez dijo...

Desde que leí esto no logro quitarme de la cabeza la imagen de Unamuno con medias de red y altos tacones.
Y no es una imagen muy agradable.

Bo Peep dijo...

Me ha gustado tu post. Creo que somos muchas las que nos sentimos así y, en cierto modo, creo que es lo natural, lo normal, aunque no siempre sea lo corriente.

Bárbara dijo...

Jajaja, Pablo, mentiría si te dijera que lo siento. También puedes imaginar a Marilyn diciendo aquello de Unamuno: "Una de las ventajas de no ser feliz es que se puede desear la felicidad." Sin barba.

Bo Peep, reconforta que alguien se sienta identificada.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Es que Dios es muy suyo.

NáN dijo...

jó lo que me estoy perdiendo (en el trabajo se ma ha puesto difícil la cosa).

Dios no existe, pero tú sí. Y otras muchas y variadas y angustiadas gentes que hacen que me emperre en que la existencia merece la pena.

Qué frase hecha tan redonda, verdad: algo hace que merezca penar para tenerlo. ¿La alegría puede merecer la pena?


Cásate con Mona Lisa, no lo dudes, pero dejando bien claro que te seguirá cuidando. Así podrás escribir más y más y más.

Para mi complacencia. (El egoísmo, ¿es masculinoo femenino?).

Voy a hacer una terapia regresiva en una ciudad del norte de España. Iré una vez al mes, y así veo el Cantábrico. Si funciona y yendo patrás llego a ver a Dios (el que no existe), le cantaré las cuarenta en tu nombre. No por mí, porque a mí no me molesta más que un troll o el Yeti.

Hala, dentro de unos días te leeré de nuevo.

Bárbara dijo...

Nán, así es que ahora vives el bloguerismo como en Canarias, con un post de diferencia...
Qué bonito lo que dices.
No sé si el egoísmo es masculino o femenino pero el tuyo es mejor que muchas generosidades puestas así, una detrás de otra...
Yo pensaba que el mar de tu infancia era el caldoso Mediterráneo...
Besos

NáN dijo...

cierto, pero el muchacho que me ha va a hacer regresar no sé dónde atiende en Donosti.

jesus vera dijo...

.. Me has hecho el dia...

... M encanta la forma en que te tomas las cosas ,,, tu femineidad ,, tu parte masculina ,,, que se quiere ligar a la Mona lisa ,, quien quite,, y se haga...
.... Menudo chazco, te llevarias ,,, ya que fueran pareja... JAJAJAJA.. tendriás que hacerlo tu,,, el areglar tu vestidor ,,, te diriá,, YO lo he hecho todo el tiempo,, te toca..jajaja

.... ciao

Bárbara dijo...

Sí, Jesús, la relación con Monalisa sin duda cambiaría. De todas formas no creo que llegue a comprobarlo, a estas alturas mi heterosexualidad es ya irreversible. Y dicho esto, me voy a arreglar mi vestidor...
Beinvenido :)