martes, 14 de octubre de 2008

La parte mayoritaria de la parte minoritaria



Se me ocurre, por pensar en algo y porque ya va siendo hora de actualizar este blog, lo tramposo que resulta hablar de mayorías. La mayoría del pueblo prefiere, la mayor parte de los encuestados afirma. Embaucadoras vaguedades como la “opinión pública” o el “público televisivo” se nos cuelan a dirario.

Pero ¿qué es exactamente la mayoría? ¿existe fuera de nuestra prejuiciosa mente? ¿es realmente ella quien mueve el mundo?
No nos engañemos, las cosas importantes se deciden siempre al margen de la mayoría.

Por ejemplo, si tenemos en cuenta que en las últimas elecciones de EEUU el 40% de la población no acudió a las urnas, ni el partido republicano ni el demócrata obtuvieron nada parecido a una mayoría. El partido más votado, el vencedor por goleada, fue el no partido, el partido fantasma, el conjunto vacío, la abstención.
¿Quiere esto decir que la mayoría de los americanos son anarquistas? ¿o es que sus cerebros son cachos de carne sólo apta para hamburguesas de Mac Donalds? Yo apuesto por lo primero.

Y es que ¿por qué negarle un valor a la nada? ¿Por qué razón los partidos tunantes, perdón, turnantes, olvidan automáticamente que están ahí por una minoría y no tienen presente que son sólo la segunda opción más votada?

Esto me lleva a afirmar mi postura de que quien decide, en todo, es una minoría que simplemente tiene mejores cuerdas vocales y grita más. Mientras, una tímida mayoría permanece callada.

Groucho lo explicaría a la perfección: la parte mayoritaria de la parte minoritaria será considerada la parte minoritaria de la parte mayoritaria.

En sociología se estudia un fenómeno sencillo que no deja de ser ilustrativo: la espiral del silencio. Dice esta teoría que ante unas ideas extendidas (sostenidas por una mayoría o una minoría que se cree mayoría) el que piensa lo contrario se abstiene de expresarse porque no es lo políticamente correcto, creándose una falsa sensación de homogeneidad.

Eso explicaría, por ejemplo, el porqué si ya nadie exhibe unas ideas machistas dignas de la España del tío Paco, siguen cayendo mujeres todas las semanas. Porque hay una parte que calla ante un clima poco hospitalario para sus ideas. Calla pero sigue matando, como la resistencia clandestina.
Igual que funcionó en su día la espiral del silencio en sentido contrario, haciendo que las mujeres ocultaran los malos tratos porque denunciarlos estaba socialmente mal visto.
Así, poco a poco, las minorías se van haciendo mayorías . Y también sucede al revés.

Dentro de uno mismo, también podemos encontrarnos con que nos dominan las minorías ruidosas, las que impulsan a coger un cigarrillo o a perseguir sueños imposibles, desoyendo las razones de peso de la mayoría.
Y también ahí dentro, la espiral del silencio nos lleva a acallar otras voces y pensar lo políticamente correcto: que somos dueños de nuestra propia vida, amos y señores de nuestros actos.

Mark Twain hizo una inteligente advertencia espacial:
Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar.

Kafka dijo sin embargo:
En tu lucha contra el resto del mundo te aconsejo que te pongas del lado del resto del mundo.
Aunque el resto del mundo esté dentro de ti. (Esto lo añado yo. O al menos la parte mayoritaria que hay en mí).

22 comentarios:

el pasado que me espera dijo...

Sí sí... eso de las mayorías da para mucho, Bárbara.¿ Acaso es Julio Iglesias el mejor de los cantantes porque es el que más gente ha reunido en un concierto? Yo ultimamente funciono más bien al contrario. Cuando una película o un libro tienen demasiada buena crítica ya pienso que no me van a gustar. Y casi simpre acierto. No es que me sienta superior a nada, es solo que comparto con Goytisolo aquello que dice de que prefiero equivocarme por mi cuenta a acertar por consigna.

El Viajero Solitario dijo...

Comparto contigo la idea de que quien maneja los hilos es una minoría. Pero se lo han montado tan bien que nos hacen creer que somos el resto quienes decidimos, mientras ellos contemplan, con un puro, ahora en la mano, ahora en la boca, cómo van engordando sus cuentas corrientes (que de corrientes no tienen nada, por otro lado).

NáN dijo...

en cuanto a los americanos, apuesto por la segunda opción. aunque parezca una tontería, muchas gente guarda silencio no po sabiduría, sino porque no se les ocurre nada que decir.

El mundo lo mueven minorías (normalmente las minorías contrarias a aquellas de las que formamos parte).

Vamos, mayormente.

condonumbilical dijo...

Me quedo con Mark Twain.

Reyes dijo...

Qué interesante texto para reflexionar , Bárbara.
Y perdona esta forma de expresarme , pero me has embaucado totalmente.
Me has hecho rayarme.
Ahora no sé si soy de la minoría o de la mayoría.
Ostias, no lo sé.
Socorro.
Menos mal que tú no eres encuestadora .
Contigo sería más difícil hacer listas, pero el resultado sería mucho más inteligente.
Un beso.

El Hombre Blanco dijo...

No se quien fue el que dijo que el individuo es inteligente pero la masa es estúpida... La verdad, no sé si hoy en día le daría la razón. Creo que, por norma general, el indiviudo es perezoso,vago, comodón, odia pensar por sí mismo y no quiere salirse (bien por comodidad, bien por miedo) de las normas que la sociedad ha establecido para él.
Atrás quedaron los tiempos en los que los jóvenes salían a la calle a protestar y a intentar cambiar las cosas luchando por aquello en lo que creían. Ahora viven inmersos en la idiotez, vagando sin rumbo entre el fútbol, la televisión y los videojuegos...
En todo caso, tenemos lo que nos merecemos... ni más ni menos...

strongboli dijo...

Desde que el gobierno de los USA asesinó (legalmente, claro) en 1927a Sacco y Vanzetti creo que a la gente de allí se le quitó las ganas de seguir a Bakunin.
A mí me da mucha rabia que, ya sea en el país que sea (es lo que tiene la globalización de las narices), haya una altísima abstención (demasiado poca, para mi gusto) y no se vuelvan a convocar elecciones, sólo por eso ya no valen.
Pero claro, a ellos les da igual si sólo representan a una ínfima parte de la población: ellos ya han pillado la poltrona. Y hala, a subirse el sueldo, lo primero, que para eso mando yo.
Es como el bipartidismo este (también de las narices) que se intenta implantar (y me temo que ya lo está del todo): qué pasa, que tengo que pensar de una manera o de otra, y ya no hay más opción?
El problema es que de los partidos minoritarios tampoco uno se fía, y a la historia me remito.
Yo lo que creo es que falla el sistema. Y por eso no voto, aunque alguna vez no cumpla esa norma.
Hagamos campaña por el NO VOTAR, venga. Total...
Y también me pasa, la peli que gana los Oscar, el libro que ganó el Planeta, el disco más vendido, la serie más vista, el acontecimiento del año... Pues que les den, así de entrada.
Aunque siempre hay alguna excepción: "El Paciente inglés", por ejemplo.
(Vaya rollo que me ha salido).

DavidL. dijo...

Lo cierto es que las minorías juntas, suelen ser más que la mayoría, por lo que podemos decir que las minorías son mayores que las mayorías, ¿no?

Por cierto, siempre quise participar en una de esas fotos, pero poniendome al fondo, que me da vergüenza, jaja.

www.cosasquehacenPOP.com

Bárbara dijo...

Pero ¿cómo, ARACELI, que julito no es el mejor cantante del mundo? Al menos es el más bronceado... Yo también desconfío de los bestsellers, y de que si una mayoría opina algo, ese algo se convierta en axioma. Pero a veces la calidad o la verdad coinciden con la gran difusión. Y también a veces Goytisolo se pasa un pelín de elitista ¿No te parece?

Sí, VIAJERO SOLITARIO, el sistema democrático estadounidense tiene esa perversión: que el pobre desgraciado llegue a pensar que su desgracia es responsabilidad suya. Porque todo el mundo sabe que si un solo hombre alcanza el sueño americano, es posible para todos...
(pregunta de lerda infromática, ¿cóm se pone la negrita en los comentarios, que te he visto usarla?)

NÁN, yo también creo que hay gente que no tiene elaborado lo que piensa, no es que no piense sino que no se lo ha contado a su propio cerebro. Pero postura ante la vida, como el culo, todos tenemos. Mayormente, claro.
Y como soy muy envidiosa, yo también he empezado a incubar mis propios virus en el ordenador. Espero que funcionen los cuidados que le estoy aplicando....

CONDONUMBILICAL, ¿te gusta más Twain en general o lo dices por las citas? A mí la verdad me resulta imposible elegir entre dos escritores tan, tan diferentes.

Qué más da REYES, en algunas cosas somos mayoría, en otras minoría.... Lo cierto es que puede que sí fuera una buena encuestadora porque sólo se me ocurren preguntas, ninguna respuesta.

HOMBRE BLANCO, ante la duda que planteas no sabría decir si la masa o el individuo, si el huevo o la gallina. No sé, creo que la masa, como el individuo no son estáticos y eso complica las cosas. También es cierto que hay masas muy distintas. (Mi preferida la de las crêpes, si duda).

la verdad STRONGBOLI es que me asusta que vayamos a un sistema bipartidista, como el de EEUU. Es como que te digan: puedes comer lo que quieras. ¿qué quieres sopa o lentejas? no, es que a mí no me gusta ninguna de las dos cosas, póngame un chuletón. ¿sopa o lentejas, maldito asocial antidemócrata?
Me pienso lo de no votar, que es que tengo muy arraigada la costumbre de ir a echar la papeleta.

DAVID, podemos decirlo. De hecho debemos creernos lo de que las minorías unidas tienen mucha fuerza.
A mí también me hacía gracia participar en una foto de ésas, sentirme tan pequeñita, cobijada entre tanta humanidad. Hasta que vi que en Barcelona los puso a todos arrodillados boca abajo, muy juntitos, enseñándole hasta el intestino delgado al de detrás. Y pensé no, gracias.

El Viajero Solitario dijo...

Como suele ocurrir con casi todo, Bárbara, es más fácil hacerlo que explicarlo. Lo de las negritas, digo. El caso es que la exposición del mecanismo implica la ejecución, dejando ocultos los engranajes, y uno se ve obligado a recurrir a circunloquios, de los que no soy muy amigo.
Me explico: para proceder a significar una palabra en negritas, escriba el signo menor que <, luego una b, y después mayor que >; a continuación escriba la palabra a resaltar; una vez hecho, vuelva a escribir el signo menor que <, luego una barra inclinada por el viento de levante /”, luego una b, y finalmente el signo mayor que >. Disculparás que no escriba directamente todos los signos, pero si lo hago, estos desaparecen y ceden el protagonismo a la palabra o palabras encerradas (la necesidad de encerrar lo que necesitamos resaltar, otro tema, que no viene al caso).
Si lo que desea es poner una palabra en cursiva, proceda de igual modo que con las negritas, pero sustituyendo la b por la i.

Todo esto me lo explicó una amiga bloguera, pero lo hizo en mi correo, con lo que podía disponer todos los signos en el orden correcto, sin temor de que se ocultara.

Espero que estos circunloquios te hayan servido para tu propósito.

Vaya, me acabo de dar cuenta que estos símbolos vienen representandos justo aquí debajo de donde estoy escribiendo el comentario, donde dice Puedes utilizar algunos códigos HTML, como (el resto no lo copio porque no me dejaría enviar el mensaje). Pues encierra la palabra entre uno de esos símbolos y el mismo con la / delante de la letra.
Por cierto, no sé para qué sirve lo de la a. A ver: subterfugio
Ondia, me lo pinta de azul y lo subraya. ¿Y ahora qué?

PD. Si has entendido algo, me lo explicas, que yo ya me he perdido.

Bárbara dijo...

Jajaja, gracias viajero. Creí haberlo entendido pero mira:
latifundio y nada.
subterfugio y nada.
(me hace gracia que uses palabras así, tan comunes como subterfugio para probar...)
Algo debo estar haciendo mal. (aunque yo secretamente ya sospechaba que era mucho más difícil ser negrilla que blanquilla...)
Beso

P.D. Si no te has agotado con la explicación y quisieras hacerme una demostración práctica vía mail...

Bárbara dijo...

Joder, que ha funcionado!!! yo pensaba que sería automático y lo vería in situ mientras lo escribía...
Si es que soy un as en informática, soy a las nuevas tecnologías lo que José Luis Moreno al humorismo español...
Thanks

NáN dijo...

Queridos, solo para decir que dos veces dejé de votar y las dos veces, con ese rollo de que todos son iguales, se instaló la derecha más rancia.

El problema es si piensas que tu vida política se limita a votar o no. Pero si no es así, en mi caso considero una obligación unir mi voto a la barricada que impida que se impongan los valores de la Conferencia Episcopal y de lo peor del sistema económico.

Todos son iguales, pero algunos son más iguales que otros y no cuesta nada votar 1 vez cada dos años contra los peores. No sentir emoción y, dos semenas después, estar en la calle siempre que haga falta.

Sorprendente capacidad innata la tuya, Bárbara, para el manejo de los chismes de teclear.

Bárbara dijo...

Ya veo, Nán, que así como quien no quiere la cosa, me restriegas, querido, tu excelso dominio informático.
Lo hemos hablado otras veces. Se me hace difícil creer hoy en día que la política pueda cambiar las cosas. Yo tendría ganas de salir a la calle para contribuir cambiar el mundo. Pero al girar la primera esquina, siempre me pregunto ¿a dónde voy?
¿El Piter te arregla el ordenador o qué?

Bárbara dijo...

maldición, no consigo cerrar la negrita...y eso que trato de seguir las instrucciones al pie de la letra. En fin...

Bo Peep dijo...

Hay otra cuestión que a mí me llama la atención. El presupuest0 de Obama en las primarias era muy superior al de Hillary y, claro está, ganó Obama. Ahora, el presupuesto de Obama es también bastante más alto que el de McCain, y no sé por qué pero me da que en esta ocasión también ganará Obama.

El Viajero Solitario dijo...

Bárbara, inmediatamente después de escribir la palabra que quieres resaltar, sin darle tiempo a reaccionar, coloca el signo <, luego la barra inclinada por el levante /, a continuación la b y, por último, el signo >, así, sin pensarlo.
Pero recuerda: justo detrás de la palabra que quieras resaltar en negrita, no de todo el texto.
Ah, y no le des de comer después de medianoche. ¿O este consejo era para otra cosa?).

Bárbara dijo...

Sí, Bo peep, los candidatos políticos cada vez se parecen más a los yogures, a las bebidas de cola o las compresas: son productos, y los que mejor márketing tengan, más presencia en nuestros hogares. Pero espero que gane Obama.

Viajero: yo he seguido las instrucciones al pie de la letra, pero se ve que he fallado en algo. ¿Por qué me resulta tan familiar esta sensación?
Probaré a darle de comer después de medianoche a ver si así...
último intento:
escorbuto
Gracias por la paciencia. :)

Bárbara dijo...

albricias! lo conseguí!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Interesantísima esta entrada, que no voy a comentar, por estar, en absoluto, de acuerdo con todo lo que dices. Podría llegar a poner algún ejemplo a algunas cosas que comentas, pero no voy a intentar -aunque sé que no podría- quitarle un ápice de brillo a tu texto.

Con salud.

TortugaBoba dijo...

Yo me decanto más por Twain sinceramente.
Por cierto ¿cómo se hacen los dibujos?, es que he visto por ahí algún que otro dibujito muy mono, todo va a ser ponernos ¿eh?
Por otro lado, ¿te importa si te añado a mis favoritos? Así accedo de manera más rápida a tu blog y tus actualizaciones, que si no, me pierdo cosas.
¡Beso minoritario!

Bárbara dijo...

Ya será menos, Muy señores míos. Seguro que tus ejemplos son buenos, y más si tienen forma de viñeta.

No me importa nada, Tortuga, más bien todo lo contrario. Yo también te añado.
besos