miércoles, 22 de octubre de 2008

De madrugada



Llueven sílabas sobre la ciudad dormida
y tú sólo tienes esta paz aturdida de un golpe,
el azul eléctrico y mojado
de las calles que, limpias de cadáveres,
transidas del humo de vejaciones diarias
se tienden sobre la noche, ofreciendo su lomo
en busca de caricias antiguas.

También tú buscas en la ventana,
lo buscas todo, distraídamente
y ves cruzar por un paso de cebra
a una tristeza japonesa con paso de gacela
que no responde a ningún nombre
cuando la llamas sin voz,
una tristeza con abrigo de pelo largo
que deambula sin pasado
bajo la turbia y llorosa luz de las farolas
en busca del último corazón abierto.

Se aleja
y sigue siendo madrugada
de suaves gatos en el aire
de perfume fresco de asfalto,
pasa una armonía azul
dentro de cada coche de luz
blanca.

Y disfrutas mansamente
del melódico taconeo de la japonesa
que aún resuena en tu mirada
y te abres a esta madrugada
que acaricia despacio soledades,
que exhala un aire denso
de sílabas llanas,
de palabras graves.

18 comentarios:

PEGASA dijo...

Seguro que te dará cuartelillo o una tregua como bien dices tú. Bueno yo soy nueva en este blog, entré por el blog de mi querida Tortu y como los amigos de mis amigos son mis amigos pues....
Te diré que todo en la vida tiene oportunidad si se mantiene la armonía. ¿Verdad?. Ya veo que también conoces a Carlitos (La Nota Discordante) y a Juan (MSM), me alegra saber que te rodeas de personas tan entrañable como ellos.

TortugaBoba dijo...

Al ver la foto y leer tus palabras, me ha llegado el olor a tierra mojada y el frescor que deja la lluvia. Qué maravilla tú...
Beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Hablas y haces enmudecer: no sé si es justo...

Anónimo dijo...

Todo lo que nos está permitido soñar empieza en una calle desierta, mojada y a ser posible nocturna. Luego comienza el laberinto, se cruzan los faunos, caen los rayos con noticias de nuevas lluvias, y la cabeza se llena de pensamientos con eco que vuelven al lugar de donde salieron, y todo lo que miras es verdad y nada de lo que puedas pensar es mentira.

Tu calle es un deseo azul oscuro, por eso atrae. Y, quizá algo más, puede que un mar y tú el náufrago superviviente.

Rafa M-Simancas

Reyes dijo...

Leerte esto ha sido como asomarse a una ventana a las cuatro de la madrugada.
Por eso, me ha encantado.
Besos.

Bárbara dijo...

Hola Pegasa, esto ya va pareciendo un club. Sí, lo difícil siempre es mantener la armonía. Bienvenida.

Lo cierto Tortu es que estamos rodeadas de agua por todas partes. Aquí no deja de llover, resulta de verdad excesivo, especialmente para los depresivos...

Lo que no es justo (merecido) es que me digas esas cosas, Muy señores míos.

Rafa, podríamos inventar un género: la poesía epistolar (igual ya existe), una larga poesía de correpondencias. A esta naúfraga le han encantado tus palabras, son como un pedazo de boya en altamar.

Reyes, para eso estamos, para abrir alguna ventanita que otra y que corra el aire.
Besos, siempre.

jesus vera dijo...

.. una tristeza con abrigo de pelo
largo
que deambula sin pasado ...

,, Pudierá ser cualquiera de nosotros ..

.. Surrealista tu poema ,, hermoso.

Raúl dijo...

Reconociendo que las formas poéticas a veces se me atragantan, he de decir, sin embaro, que me ha encantado el tono y la cadencia de tu propuesta.
Un buen descubrimiento, el de tu blog.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Hola, pasaba por aquí... debes de estar preparando un entrada... o quizá una salida... esperaré.

Saludos.

condonumbilical dijo...

Llueven sílabas cual caspa en la frente de mis hombros.

velero dijo...

Dicen que las sílabas no forman las mismas palabras en la noche, tras el bullicio inhóspito en el que su resonar tan sólo reproduce una ecografía, que durante el día y en medio del estrépito.

El Viajero Solitario dijo...

Sí, no sé por qué, pero las madrugadas tienen una belleza peculiar, nostálgica. ¿A qué se debía el insomnio?

Por cierto, asombrado me dejas, yo aún no soy capaz de distinguir a una china de una japonesa (y eso que estuve en China este verano), y tú a la primera y de madrugada, con la sola ayuda de la turbia y llorosa luz de las farolas.

Bárbara dijo...

Es verdad, Jesús, todas nuestras soledades se parecen sospechosamente... Me alegro de que te gustara.

Raúl, no siempre los canales por los que llega la poesía están abiertos. Me ha sucedido que un mismo poema, según el día, me ha conmovido o me ha dejado fría. Qué bien que en este caso te haya llegado algo. Bienvenido.

Bárbara dijo...

Uf, uf, uf, llego corriendo, dame tiempo, Muy señores míos, dame tiempo. No todos podemos ser tan prolíficos como tú.

Jajaja, condonumbilical, lo de la caspa se arregla con el H&S, lo de la frente en los hombros, con un buen descontorsionista (¿existe eso?)

¿velero? jeje, totalmente de acuerdo, las palabras no nos resuenan lo mismo dentro de noche que de día. Qué bonito lo has dicho.

Jajaja, Viajero, podría decir que es una licencia poética, o que la susodicha llevaba puesta una máscara de kabuki, un ramo estilo ikebana en la mano y se marchó en un Toyota.
Qué envidia, la China! Arráncate con un cuento chino, anda...
Y lo del insomnio me sucede muy pocas veces y nunca sé cuál es la razón exacta.

Bárbara dijo...

Como ves, Viajero, mucho preguntar por las negritas para luego no hacerles ni caso. Es que me pareció tan complicado...

El Viajero Solitario dijo...

Bárbara, precisamente a la vuelta de China escribí dos cuentos chinos. Si te apetece leerlos, puedes hacerlo pinchando aquí y aquí.
(No me preguntes cómo se hace eso, si con las negritas ya te cuesta... jeje).

Bárbara dijo...

Viajero, Me han gustado mucho, para variar, sobre todo el de Amor a secas. El de Paranoia ya lo había leído, creo que justo entonces empecé a engancharme a tu blog, sin saber siquiera que eras un prodigio de la informática...

TortugaBoba dijo...

Madre mía Viajero Solitario ¿cómo has hecho esooooo???? (lo de los enlaces me refiero) ☺