sábado, 13 de septiembre de 2008

El idiota imaginario



El idiota imaginario, como pudiera parecer, no es una novela escrita a cuatro manos por Molière y Dostoievski, tras una curda intertemporal.

El idiota imaginario es un ser mitológico, alado, cuyo hábitat se sitúa mayormente en la árida mente del directivo televisivo, pero que puede igualmente localizarse en otros entornos de clima similar como la mente del político, del periodista, del guionista, del músico y hasta del escritor.

El idiota imaginario se alimenta básicamente de aire, de pan blanco y de ideas idiotas, de ahí su nombre (en lat. imaginarius idiotus). Es simpático, aparentemente inofensivo pero hay que desconfiar de él ya que va haciéndose sitio poco a poco en la cabeza, agujereándola de forma imperceptible, hasta dejar sólo la fachada en pie, al estilo de las termitas.

Al idiota imaginario le gusta la oscuridad más que a un vampiro porque con la luz del sol se derrite hasta desaparecer. Por eso nadie lo ha visto nunca.
El idiota imaginario es sin embargo el inspirador y el destinatario de multitud de programas televisivos denominados basura, de cientos de discursos demagogos, de libros hechos de papilla Blevit o de pegadizas canciones de verano.

El idiota imaginario sirve asimismo como coartada y hombre de paja ante las acusaciones de homicidio involuntario de la ética: el idiota imaginario lo pidió, fue un encargo.

El idiota imaginario puede colarse en los lugares más imprevisibles. Así, en programas en principio libres de sospecha como el concurso Saber y ganar, tras una pregunta al concursante del tipo: ¿qué famoso astrónomo danés usaba una nariz artificial que él mismo fabricó?, se cuela una pregunta aparentemente destinada al público pero dirigida sin duda al idiota imaginario:
- Completen la frase: a buenas horas, mangas….

Menos mal que la pizpireta azafata Pilar viene a arrojar algo de luz sobre este endiablado jeroglífico:
- Se trata de un color. Empieza por ver y termina por de. ¿lo adivinan?

Así que tengan cuidado. El idiota imaginario acecha.

Ya lo dijo Groucho: él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se dejen engañar: es realmente un idiota.

20 comentarios:

Reyes dijo...

Mmmmm...
me la sé . me la sé...
jajajjaja .
Qué bueno.
oye
el presentador de este programa , Jordi qué Cruz, no es algo así como el funcionario de la parrilla televisiva??
Mira que lleva años haciendo lo mismo...
un beso.

miguel baquero dijo...

Muy bueno el post y muy buena la cita de Groucho. Yo al Jordi Cruz ése o como se llame le tengo atravesado, pero es peor la voz en off esa relamida que va soltando las preguntas.
Joder, ¿no ase aburrirán de sí mismos?

NáN dijo...

Pues mira, yo a ese programa le tengo cariño, claro que no lo veo más de dos veces al año (eso el año que más lo veo, por una gripe o una fiesta local).

¿Y sabes por qué? Porque es austero y barato, pero la gente lo sigue viendo. Por su misma persistencia. Lo normal de estos tiempos ue corren (¿qué digo que corren?, que se precipitan, que se van a matar si alguien no los detiene) es cambiar por cambiar. Como los yogures Danone, que me encantaban de pequeño, cuando se compraban en farmacias, y luego empezaron a sacar sabores, textura, un cada vez mejor y un poquito más de lujo y más caros, hasta que han dado la vuelta y han sacado como mejora ¡el mismo yogur del principio!, pero más de lujo y más caro, claro.

¿Por dónde iba? ¡Ah, sí! ¿Y qué me dices de que hayan mantenido a la azafata, que debió ser una rubita cuando esto empezó y ahora es una mujer hecha y derecha? ¿No tiene mérito eso? ¿Que no salgan azafatas renovadas de debajo de las sábanas de los directivos?

Por todo lo dicho, me parece que ese programa se mantiene fiel a sus valores; casposillos, pero valores. Lo que me parece un triunfo rotundo en estos tiempos de crativos de mente hueca.

¡Ah, y una cosa más que me encantó! Una noche estaba viendo un reportaje sobre un mítico cabaré de Barcelona (creo que era El Bagdad o algo así). ¿Y quién estaba con un tipo de enorme panza, tajadillos los dos, más que cachonda y divertida en la entrevista que le hicieron? ¡Nuestra pizpireta Pilar! Para mí ganó muchos puntos.

Bárbara dijo...

Hurtado, Reyes, Jordi Hurtado, que debe dormir en formol todas las noches porque está igualito, igualito que hace veinte años.
Beso.

Hola Miguel, yo también le tengo cierta manía a Juanjo Cardenal (la voz en off), creo que es bastanete soberbio y tiene mal carácter. Acabé Martín, me he reído con él pero también me ha provocado ternura y pena. A ver si encuentro algún lugar donde comentarlo...

Nán, si a mi me gusta Saber y ganar, de hecho lo veo siempre que puedo, es como una costumbre digestiva. Lo que me revienta es que en contraste con la alta consideración a los concursantes y el elevado nivel en sus preguntas, a nosotros, su público fiel, nos tratan como afásicos a tenor de las preguntas que nos lanzan. Tampoco tengo nada contra Pilar (y menos ahora que sé cómo se divierte... el Bagdag me parece algo más heavy que un cabaret...) es sólo que a ella le ha tocado hacer las preguntas idiotas.
Qué bueno lo de los yogures, no sabía que se vendían en farmacias.
Tampoco que todas, de jovencitas, hubiéramos sido rubias...
Besitos.

El Viajero Solitario dijo...

Vaya, leía tu entrada y por un momento he dudado de, si en lugar de colocarme frente al monitor, no me habría puesto frente al espejo.
No veo ese programa del que hablas, pero sí tengo la impresión de que estamos rodeados de idiotas imaginarios (¿no seré uno de ellos?, me pregunto a veces con el vello erizado). Hay a alguien a quien le interesa que todos seamos idiotas imaginarios y no escatima en medios para lograrlo: la televisión, el cine, la radio, los libros.
Por suerte, existe un grupo de rebeldes (como en La Guerra de las Galaxias) dispuestos a despertar las conciencias de esos idiotas (Groucho era uno de esos rebeldes, el líder quizá). Pero la tarea que tienen es ardua.

Bárbara dijo...

Ja,ja. Seguro, viajero solitario, que te alimentas de algo más que de pan blanco...
Lo del programa era lo de menos. Yo quería decir -me parece que he flojeado- que cuando se escribe(o se crea) tenemos a un lector imaginario en la mente.
Hace un tiempo, descubrí que yo estaba infravalorando a mi lector imaginario, tomándolo por idiota (ya sabes criando imaginarius idiotus) y dándoselo todo masticadito (como hacen muchos de la tele). Ahora sé que tengo que ir al límite, (cada uno a su límite) y mostrar lo que me sobrepasa.

P.D. en tu caso, yo estaría tranquila porque tu mente no es su hábitat y el idiota no sobreviviría ni media hora.

NáN dijo...

Me fui por las ramas. Ya decía mi madre que era muy mono. Y cuando mi madre decía esas cosas había que echarse a temblar: el segundo de mis hermanos (yo fui el cuarto) mi madre no lo sacaba a pasear (lo llevaba una "chica" unos metros por delante), porque cuando alguien se paraba y se veía obligado a decir !qué mono! mi madre se lo imaginaba comiendo plátanos en un árbol y se moría de la risa. Luego resultó el guapo de la familia, pero nación con las orejas tamaño adulto (solo necesitó que le creciera el resto del cuerpo para armonizarse).

En cuanto a las preguntas, es el mercado. Un amigo que estaba en la realización de un programa de mierda decía que todas las noches recibían más de 100.000 llamadas de esas (que a la cadena les deja una pasta por llamada)... y que aunque preguntaran "un color que empieza por ver y termina por de", ¡había su porcentaje de errores! Así que las preguntas tienen que estar hechas a medida de los que son capaces de sacar el móvil y llamar.

O sea, que sí, que estamos rodeados de idiotas, normalmente por fuera, pero me temo que, al menos en mi caso, muchas veces por dentro.

FV dijo...

Compras un televisor, lo llevas a casa, lo conectas, no aparece Jordi Hurtado o Fernando Romay: te han colado una sandwichera.

NáN dijo...

la desventajas de las sandwicheras es que son de un solo uso. No hay quien las limpie después de hacer el primero.

Bárbara dijo...

nán,
el idiota imaginario a veces usa el seudónimo de "mercado". De todas formas, no sé, si el programa ése era una mierda, normal que llamaran cuando hacían preguntas de mierda porque el gusto del espectador y el tono de la pregunta coincidían. Todos contentos. Pero este no es el caso, y a mí me fastidian las notas discordantes, qué le vamos a hacer.
Y no, tonto, tú no eres idiota...:)
un beso ¿o prefieres un plátano tal vez?

Fv, el efecto al final es el mismo: la una te tuesta el pan y la otra el cerebrito...
¿cómo hemos acabado hablando de sandwicheras?

NáN dijo...

Bueno, como no tenemos todavía mucha confianza y no quiero que pienses que soy un abusón, esta vez te pido el beso.

El Viajero Solitario dijo...

Es complicado mantenerse en el límite, Bárbara. Uno nunca está seguro de estar ofreciéndole al lector más de la cuenta o, por el contrario, quedarse corto.
Nadie dijo que sería sencillo, por otro lado.
Supongo que hay que comenzar por pensar que quien está al otro lado del texto es cualquier cosa menos idiota.

P.D. No te creas, que a más de un idiota he tenido en mi mente de vacaciones, y de las de antaño: de ésas del mes de agosto completo.

strongboli dijo...

El de la nariz era Tycho Brahe, por casualidad?.
La otra pregunta, ni idea.

Bárbara dijo...

Ná, para allí va un beso en Alaris que el AVE del paraíso aún no ha llegado por aquí...)

De eso se trata, viajero solitario, de hacer funambulismo con las palabras. Nadie dijo que no fuera un deporte de riesgo...
P.D. Habrá que darle de vez en cuando vacaciones al inteligente ¿no?

jajaja, Strongboli, has acertado! y con ello has ganado dos puntos para una plancha de vapor último modelo.
Sigue buscando bajo las mangas que en breve informaremos de cómo conseguir los puntos restantes.
Besos

strongboli dijo...

Gracias, pero ya tengo plancha, aún sin estrenar, jaja.
Cambio los dos puntos por un punto y coma, que debe tener hambre.

NáN dijo...

Que he llamado a Renfe y llegan varios Alaris. Que en cuál lo enviaste para estar allí.

El Idiota Pillado

Enrique V. dijo...

sin duda la caja idiota es la matriz favorita donde estos seres se gestan (apenas equiparable a los bunker de partidos politicos), pero tienes razón tambien gustan de borbotear idiotez en algún diario, en un aula universitaria, en un blog, en un libro..

saludos!

Bárbara dijo...

Pues plancha, Strongboli, que eso es bueno para la salud.
También tenemos secadores de pelo...

Ja, ja, ja, te seguiré llamando Nán y mantendremos en secreto lo de tu verdadera identidad. (Nán, no como antes que te ninguneé quitándote una n)

Saludos Enrique. Sí, parece que nos tienen rodeados y nos obligan a rendirnos desde la telealtavoz...

Álex Sanmartín dijo...

Un blog interesante. Me pasaré a menudo.
Hay mucha gente normal que busca ser idiota por encima de todo, ya lo filmaba Lars Von Trier en Idioterne.

Saludos

Bárbara dijo...

Gracias Álex y bienvenido. (yo siempre uso H&S, que conste)