martes, 9 de septiembre de 2008

Bono y su melena de temporada


Foto el www. elpais.com
Aprovechando el verano, Bono se ha hecho un implante capilar. No me lo esperaba de él. Sinceramente, no me lo esperaba. Aún estoy conmocionada por la noticia. Y es que entre los cuatro puntos de ventaja que le saca la patata frita de McCain al pan de centeno de Obama, el lobo feroz de Ike soplando con furia sobre las casas de paja del Caribe, la noticia que se ha encaramado a mis ojos, la que me ha desconcertado, impactado, me atrevería a decir que hundido, han sido esos pelillos que, uno a uno, han ido plantando en la barbechada calvorota de Bono, dicen que extraídos de la parte de la nuca, encrespados en exceso a mi parecer, acaso por el microclima del hemiciclo en el que habitan.

¿Por qué, Bono, por qué? ¿A dónde vamos a ir a parar? No es que el manchego sea un personaje político al que yo admire por encima de todas las cosas, ni mucho menos, pero le tenía en cierta estima en cuanto a las formas, le hacía tesorero de unos valores eternos, atemporales, que distinguen lo importante de lo superfluo, a pesar de algunas salidas de pata de banca.

Y va él y siguiendo la estela de la muñeca pepona de Berlusconi, se hace un implante capilar. ¿Qué necesidad tenía? Me pregunto. So pena de parecer machista, diré que, a mis ojos, habrá ganado musgo en la azotea pero ha perdido virilidad. Y más que virilidad, credibilidad.

Es cierto que, hoy en día, sólo la mitad de los jóvenes que parecen gays resultan serlo. Es cierto que sólo la mitad de las barbis a las que se diría han implantado un pimiento morrón en lugar de cerebro resultan ser trasplantadas. Pero la mitad son muchos.

Paradojas de esta sociedad perversa: lo que debería ser un avance, liberar a la mujer de las estrecheces y asfixias del envase, se ha convertido en una moda de envasado al vacío que no distingue sexo, ni edad, ni clase social, ni religión.

Todos estamos abocados sin remedio a la decadencia física y no niego que quizá sea más digno resistirse, tratar de ganar una batalla aunque sea la última. Aunque se sepa que la guerra está perdida. Pero sin saltarse los códigos de honor militares. Si el cabello ha iniciado la maniobra de retirada, por Dios Sr. Bono, deje que lo haga con dignidad.

13 comentarios:

elpasadoquemeespera dijo...

Qué graciosa que eres Bárbara y cómo me gusta que de repente me hayan salido tantos amigos imaginarios.
A mí Bono siempre me ha parecido sospechoso. Esa apariencia campechana de tipo directo y que dice lo que piensa, sin pelambrera en la lengua...no sé...no sé. Y si ahora le añadimos lo del implante capilar, la verdad es que me temo lo peor.

elpasadoquemeespera dijo...

Ah, y me llamo Araceli, aunque ELPA...también me vale
Un abrazo

M. dijo...

Lo que me enternece es que haya sido El Mundo el que lo haya anunciado con más bombo. Me ha parecido notar cierto resentimientgo en PedroJota, como si a él no se le hubiese ocurrido antes. Veremos.

Reyes dijo...

Ay, qué risa, Bárbara.
Me he reído tela pero con un regusto amargo ,
porque ahora que me persiguen un 4 y un 0 veo las cosas de otra manera ,
y sé que la mayor decepción está por venir.
Será cuando te enteres de que por fin he hecho pasta y me he colgado unas tetas de goma debajo de los sobacos, yo, la que iba de guay y pasaba de unas simples gotas de maquillaje.
Y encima lo contaré en el blog.
Jejeje.
Un beso.

El Hombre Blanco dijo...

Lo dicho: aunque uno no lea periódicos, escuche la radio o vea la televisión... siempre termina enterándose de las noticias realmente importantes... España es así.
Besos
P.D: Te he enviado un email

NáN dijo...

Lo cuentas como Dios (y que me perdonen los ateos), pero lo que cuentas es indecente.

La superficialidad, hoy en día, me parece indecente. Me estoy refiriendo en este caso a la atención excesivamente mentirosa a la superficie física: a la no aceptación del paso del tiempo.



No ha sido santo de mi devoción, el señor Bono, pero que no acepte su calvorota, dadas sus altas funciones me produce un respingo siniestro.

Bárbara dijo...

Gracias, Araceli, maja, por lo de graciosa. Bien pensado, no estaría mal que Bono se hiciera también algunos implantes capilares en la lengua...
Otro abrazo para ti

m., ya me parecía a mí que la rata muerta que luce Pedro Jota en la cocorota resultaba sospechosa...
Besos

reyes, piensa que a los 50 añoraremos los 40, nos veremos tan jóvenes en las fotos, y así sucesivamente. Así es que mejor disfrutar ahora. Claro que si haces lo de las tetas yo quiero verlo.
Otro beso.

Hombre blanco, como ves, las grandes nioticias acaban llegando por un canal u otro. Ojalá pudiéramos permanecer aislados, inmunes a tanta tontería...
Más besos

Sí, Nán, Indecente, más indecente que Zaplana en tanga de leopardo.
Me encanta lo del respingo siniestro...
y más besos, que hoy parezco un clon del de El canto del loco

Nómada planetario dijo...

Al final todo es pura cosmética como las medidas que anuncian el resto de políticos. Pero fíjate que se lo puede desgravar en su declaración del IRPF como gasto, eso si no va financiado con cargo a la Visa oficial.
Me identifico en el modo que afrontas los asuntos en tu blog.
Saludos.

Bárbara dijo...

Hola nómada planetario. Sí, demasiada corporación dermoestética ¿incluirá el gasto en la partida de reforestación de nuestros montes? Me alegra que coincidamos. Un saludo.

David Condés dijo...

A mí también me sorprende que Bono se haya injertado ese césped en la cabeza, la verdad. Es un tipo medianamente inteligente y cabal, pero mira...
Con esta cultura del físico, de la salud, el equilibrio vital, el arte Zen, etc. llegaremos a cumplir 150 años, las mujeres tendrán la piel estirada, grandes tetas y piernas eternamente depiladas; los hombres el pecho liso, la melena de un león y un pene de 30 cm. siempre a punto; pero con un cerebro tan pequeño todos que no sabremos para qué narices nos sirve todo eso.

Bárbara dijo...

Sí, David, desgraciadamente el tiempo es limitado, y cuidar en exceso el envase implica descuidar el contenido, o como dices, incluso olvidarse de qué era lo que había dentro. Pero... ¿lo de los 30cm no es lo normal?
:-)

miguel baquero dijo...

jo jo jo
Pero por lo menos no se ha puesto el pelo estilo "teja de uralita", como el Anasagasti.
En el fondo de esto lo que late es que no todo el mundo está preparado para ser calvo, no señor. Hace falta ser de una pasta especial...

Bárbara dijo...

Miguel, tú la luces estupendamente. Los que reniegan de ella son unos desarraigados, que todos de bebé hemos estado más o menos predispuestos a la bola de billar...