lunes, 7 de julio de 2008

La memoria y el mar



Rescaté lo de la memoria y el mar. Aunque no era como recordaba, un doblón de oro, sino más bien una bota vieja. En fin, me suele suceder.

Me gusta la frase de Lennon, la vida es lo que sucede mientras estamos haciendo planes.
También me gusta esta foto de Jan Sandek (el corrector de Word se empeña en rebautizarlo Sandez, él sí hace sandeces…) aunque no rime con nada de todo esto.

Tú dijiste que algunos días hieren de azul
celeste como el desencanto.
Yo sonreí con la almohada.
Tú dijiste que a menudo somos como perros
buscando cobijo bajo una sombra de compañía
y al final de la cadena
un amo cuya cara nunca vimos.
Yo toqué la punta de mi pie con tu pie.
Tú dijiste que a veces una canción es como un mar
revuelto de memorias,
y que la memoria es siempre el mar.
Yo cerré por un instante los ojos.
Tú saliste de la cama, desnudo
velado océano embravecido
para ir al baño a mear.
Yo dije que nunca he temido tanto
ver tu nuca caminar
alejándose entre las olas.
Pero ya no me oías.

3 comentarios:

NáN dijo...

la foto es extraordinaria, como el adió del poema. Tan bien llevado poco a poco hasta que no hay tú.

Bárbara dijo...

Lo poco que también va quedando de yo te dice: gracias!

moreiras dijo...

Hola Bárbara, yo también lo encontré (aunque para mí fue más fácil, me diste la llave exacta).
Y me alegro, me encantó tu poema, sobre todo: ...tú dijiste que algunos días hieren de azul celeste como el desencanto...para ir al baño a mear...pero ya no me oías...)
La foto es maravillosa.
Ya de paso he estado rebuscando por el baúl de los recuerdos de tu blog o tu tú digital, y sí, enganchan o enganchas, supongo que todo en uno.
Sabes, me gusta eso del doblón y la bota; yo creo que en realidad el doblón es la bota, y viceversa. El dinero no alimenta el alma.
A riesgo de jugarme a un único punto nuestra “partida de tenis”, aquí te dejo esto, por si te pica la curiosidad: www.elnidodelcuco.spaces.live.com
;)