sábado, 26 de julio de 2008

El Dúo Sacapuntas regresa


El dúo cómico durante su actuación. Foto de www.elpaís.com

Qué gran show el del otro día! Qué dos tíos campechanos donde los haya, qué dos magos indiscutibles del humor. ¿Por qué no vamos a la playa, uohuohuoh? dice el bajito tostado, el que se rumoreó comió algo más que sopas con la Campbell. Risas entre el público. Tengo una cosita para ti, contraataca el alto, el del Trident en la boca, al tiempo que se saca una camiseta de la manga con el ¿Por qué no te callas? estampado. Entonces, el chávez del ocho, con acento de superratón, le responde, socarrón: alguien le debe a alguien unos dinerillos por derechos de autor... El público estalla en risas.
Para terminar, el transatlántico dúo Sacapuntas realiza malabarismos sobre barriles de petróleo. Lo hacen mal adrede y tropiezan y resbalan y caen, sudorosos, haciendo muecas. El público aplaude a rabiar.
El alto, a modo de despedida, le dice al otro: pasa, amiguete, pasa y verás mi palacete. Y los Abbot y Costello iberoamericanos saludan al respetable antes de que caiga el telón.

Yo, los jardines de ese palacete los conozco bien porque mi madre tenía un microapartamento en el que podías lavarte las manos, poner una lavadora y freírte un huevo mientras hacías de vientre. Eso sí, daba justo al palacio de Marivent y tenía unas vistas espectaculares, con sus jardines reales y su mar azul a rabiar al fondo.
Era un edificio de lo más modesto, donde se apilaban todo el año multitud de inmigrantes de todas las nacionalidades, preferentemente de piel oscura, de cuyas puertas emanaba, preferentemente, bachata y merengue.
Uno de los vecinos me contó que mucha seguridad, mucho cachas pertrechado en la puerta, metralleta en ristre, pero que un día se les coló un guiri borracho como una cuba. Lo encontraron a la mañana siguiente, durmiendo la mona en los jardines reales, entre las rosas reales, de reales espinas, abonadas con real estiércol. A mí me hace gracia pensar que fue Sofía quien lo encontró, durante su habitual paseo matutino, ¿Juan Car, hemos invitado a los rusos?...

Pero a lo que vamos, que este dúo cómico de alto nivel, tras escenificar el gag del enfado, interpretó con gran éxito el gag de la reconciliación.
Y es que, aunque estos dos artistas proceden de mundos diametralmente opuestos, es indudable que tienen mucho en común. El uno llevaba siglos ejerciendo el poder y estuvo a punto de perderlo. El otro llevaba siglos sin ejercerlo y a punto estuvo de ganarlo. Ambos han sabido exprimir hasta la pulpa un golpe de estado. A ambos les gustan las hembras más que a Aznar un bigote.
Ayer, en ese apretón de manos se fundieron los dos cabos de una recta que le ha dado por curvarse hasta formar un círculo perfecto. Dos planteamientos que han recorrido miles de kilómetros, no sólo en horizontal, también en vertical, para acabar dándose la mano. La arepa venezolana y el flan Royal formando un solo menú. Y es que el poder une allá en las alturas. Tanto o más que el Superglue.
Muy cerca dormían los inmigrantes, aún más unidos que ellos. Pero en este caso, por la falta de espacio.

10 comentarios:

Reyes dijo...

jajajaj
me ha divertido , mucho, tu recreación del dúo .
Me reafirmo en la idea de dejar de leer periódicos.
No dicen ná interesante ni tan bien pensado, expresado como por ejemplo, blogs como el tuyo.
Te iba a opinar en la entrada del feminismo, pero al final me he desinflado, me ha dado una especie de ataque de inseguridad.´
Qué nivel el de los blogueros , hija mía.
Y el tuyo, por supuesto.
Enhorabuena.
Sólo iba a decirte que entre el fárrago de las etiquetas y el miedo que tenemos a ser "algo " distinto, contestatario, rebelde, las mujeres , siempre con la sospecha de que por eso no nos quieran , nos perdemos un poco,
y todo esto me resulta tan confuso como la vida misma.
Quizá yo ya estoy perdida para ver las cosas de otro modo, pero creo que lucho cada día , aunque no me dé cuenta,
sólo escribiendo,
en este rincón, tratando de no ser lo que se espera de mí,
y tú, por esa agudeza, seguramente también enarbolas tu propia bandera creativa, que yo reconozco (o me suena ) profundamente femenina .
No sé,
es algo sutil , pero sí que tenemos voces distintas,
creo yo,
de la misma manera que nos damos cuenta de otras cosas invisibles,
o amamos de distinta manera, o vemos más colores ,
eso dicen ,
yo siempre me he dado cuenta con horror de que con lo que me gustan los tíos siempre he encontrado más inteligencia y sensibilidad en las mujeres,
y ojalá pudiera decir lo contrario.
Pero bueno bueno, no se puede generalizar , y si le digo esto a cualquier hombre que escribe y piensa probablemente se cabreará conmigo, cosa que a mí , como hembra, no me conviene.
ves?'
ya estamos con la paciencia y resignación propias de la mujercita tranquila.
Pero cojones, ésa ha sido mi experiencia.
Qué le hago??
Bueno, no te aburro más,
que me encanta tu blog y espero volver por aquí.
Una vez comentaste sobre mi perrilla Lily en el blog de Antonio.
Gracias.
Y abrazos.

NáN dijo...

Unas buenas risas no vienen mal. Sobre todo con la ira nada risueña de la última frase.

Anónimo dijo...

Mucho ingenio, humor, pero...

Personalmente considero dos personajes y personas muy distintas, distintas ideas, distintas trayectorias, distintos respetos mas o menos ganados y perdidos que deberían suponer no meterlos en el mismo "duo", no obstante viva el ingenio al servicio del humor ya que no al de la objetividad...

FELICIDADES.

Anónimo dijo...

Mucho ingenio, humor, pero...

Personalmente considero dos personajes y personas muy distintas, distintas ideas, distintas trayectorias, distintos respetos mas o menos ganados y perdidos que deberían suponer no meterlos en el mismo "duo", no obstante viva el ingenio al servicio del humor ya que no al de la objetividad...

FELICIDADES.

Bárbara dijo...

Hola Reyes, no sé si es típicamente femenino pero comparto ese miedo a no ser querida, y me parece que explica muchas cosas que suceden... Estoy encantada de que pases por aquí. Un fuerte abrazo.
Nán, la verdad es que si no le pusiera humor al tema, andaría todo el día refunfuñando... Besos.
Anónimo, se trataba justamente de eso, de que a pesar de las diferencias, encuentran la manera mediante barriletes de petróleo de salvarlas... Solidaridad en el poder. Saludos.

NáN dijo...

Así lo entendí yo y por eso no me molestó, porque a pesar de todos los pesares y los caudillismos que aquí nos parecen infames, el pueblo que había carecido hasta el momento de todo tiene un bienestar desconocido. La clase media, que se llevaba las migajas de los que ganaban grandes fortunas y exportaban los capitales, es la más jodida en todo este asunto (y eso es malo). No se pueden tapar otras cosas con eso. Pero tampoco creer todos los ataques a ese país que dicen nuestros periódicos simplemente porque apoyan el Sistema del que nosotros aberramos (y hasta tienen intereses).

Y dicho lo dicho, lo del Dúo Sacapuntas, salvando las diferencias, me parece divertido.

strongboli dijo...

Desde luego, estos dos son bastante mejores que el Dúo Sacapuntas.
Lo malo es que representan, ante los ojos del mundo, a mucha gente, mal que les-nos pese a algunos.
Aunque a uno lo eligieron democráticamente, y al otro no, al que, encima, entre todos le mantenemos a cuerpo de rey, y nunca mejor dicho. A él y a toda su, cada vez más, familia numerosa. Parecen del Opus.
Son imitaciones de sí mismos.
En "Polònia", de TV3, son más auténticos. No me gusta mucho Carlos Latre, como imitador, pero al Chaves lo borda. Y Toni Albà, al Juanca, sublime.
En cualquier caso, vaya ejercicio de hipocresía. el dúo este...

El Hombre Blanco dijo...

En estos tiempos que corren de mojigatería y corrección política, el simple hecho de haber escuchado un “¡Por qué no te callas!”, fue todo un acontecimiento, un reencuentro con la pasión española en su más puro estado. Pero, claro, luego vienen los sesudos analistas políticos, los economistas, los grandes grupos empresariales y todo se va al carajo… donde dijiste digo ahora debes decir diego. Y todo vuelve a empezar…
Algún día alguien debería escribir un artículo que se titulara “Chavez vs Chaves”. Daría que pensar; creo que estos dos personajillos son muy, pero que muy parecidos.

Bárbara dijo...

Nán, no conozco a fondo la situación venezolana, pero sí, hay cosas que me gustan o me han gustado de Chávez y cosas que aborrezco. y otra vez: la diplomacia persigue un único interés. Lástima que no sea el interés general casi nunca.

Strongboli, no he visto a Latre haciendo de Chavez, seguro que lo clava pero Toni Albá sin clavar al Juancar es absolutamente genial.

Hombre blanco, da mucho que pensar lo de Chavez vs Chavez...
Abrazos

Marta Sanuy dijo...

yo por esta vez no me quejo del circo porque lo justifica el apaño: el barril a cien dólares y la diferencia invertida en tecnología para Venezuela me parece un trasfondo sensato.